Los encuestados para implantar la OLA se decantan por aparcamientos disuasorios

La escasez de plazas de aparcamiento en el centro de la ciudad obligan al Ayuntamiento a estudiar distintas alternativas
La escasez de plazas de aparcamiento en el centro de la ciudad obligan al Ayuntamiento a estudiar distintas alternativas / Luis Palomeque
  • Un estudio revela que el 95% de los ciudadanos considera favorable esta medida frente a la creación de nuevos parking de pago

Un 95% de las personas encuestadas sobre la implantación de la OLA en Torrelavega considera favorable la propuesta de aumentar los aparcamientos disuasorios gratuitos en la ciudad, frente a un 3% que le parece «mal» o «muy mal» y un 2% al que tan solo le parece «adecuado». En cuanto a la propuesta de aumentar el número de plazas de aparcamiento con nuevos parking subterráneos y de pago, un 51% lo considera «mal», un 30% se muestra favorable y a un 18% le resulta «adecuado».

Estas son solo algunas de las principales conclusiones del estudio para la implantación de la Ordenanza Limitadora de Aparcamiento (OLA) que el Ayuntamiento ha encargado a la empresa Vectio. Las encuestas se realizaron en una única tanda el 16 de febrero, y los horarios de cuestación fueron desde las 9.00 a las 20.00 horas, con un equipo integrado por tres encuestadores. Estos se desplazaron por las principales calles de la ciudad de forma que se pudiera obtener un mayor número de captación. Con estas entrevistas se pretende identificar el motivo, frecuencia y procedencia de viaje a la ciudad de Torrelavega, el tiempo, hábitos y costumbres de los desplazamientos y estacionamientos por la zona del centro; su conocimiento de la problemática de la situación del aparcamiento y sus sugerencias para resolver este inconveniente.

Todo ello permite conocer las necesidades actuales de movilidad y su posible cambio de patrón o conducta. Entre los datos que arroja el estudio destaca que la edad predominante de las personas que estacionan su vehículo en la zona del centro es igual o superior a los 50 años, y se muestra un equilibrio entre mujeres y hombres, del 47,39% y 52,61%, respectivamente.

Los usuarios sometidos a estudio predominantemente son vecinos de Torrelavega, un 65,06%, frente al 34,94% que son de fuera del municipio. Un pequeño porcentaje de los residentes en la ciudad tienen su vehículo censado en otro ayuntamiento (3,61%), habiendo un 61,45% de los usuarios de estacionamientos que tienen su vehículo censado en Torrelavega, y un 38,55% los que lo tienen en otro municipio. Respecto al origen de los usuarios de vehículo encuestados, el principal es el propio área de estudio, con un 43,95%. El resto de usuarios, el 34,68% proceden del resto de municipios de Cantabria, un 20,56% viene de otras zonas periféricas de Torrelavega y un 0,81% de otros municipios de fuera de Cantabria.

La decisión de encargar el estudio es un nuevo intento en los últimos años de concretar una propuesta para implantar una ordenanza limitadora como una de las fórmulas para paliar el déficit de estacionamientos y revitalizar el comercio.

El equipo de gobierno trabaja con alternativas para implantar la OLA que no perjudiquen al comercio local, como no cobrar a los automovilistas por la primera hora o aplicar una ordenanza que coordine el estacionamiento limitado con el uso de los aparcamientos privados ya existentes. Aunque socialistas y regionalistas aseguran que la propuesta final saldrá de las distintas alternativas que marque el estudio encargado a la ingeniería.

Positivo para el comercio

Colectivos de empresarios como Apemecac y la Cámara de Comercio han reclamando la implantación de la OLA en varias ocasiones durante la última década, la última de ellas en 2013 coincidiendo con el anunció del entonces alcalde, Ildefonso Calderón (PP), de llegar a cabo un estudio para implantar esta ordenanza limitadora.

El primer estudio para implantar la OLA en Torrelavega se produjo en 2004 cuando una empresa presentó al entonces equipo de gobierno PRC-PP una propuesta para implantar esta ordenanza, de forma gratuita y a modo de experiencia piloto, una idea que se abandonó con el cambio en el gobierno municipal. En aquella ocasión se proponía regular unos 700 estacionamientos en las calles comerciales más céntricas del centro urbano, con el objetivo de dar mayor rotación a los aparcamientos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate