Virgen Grande

Los niños más verbeneros

fotogalería

El protagonista principal del espectáculo '¡Al abordaje!' en plena escena en la Plaza Baldomero Iglesias. / Luis Palomeque

  • Las fiestas infantiles llenan la Plaza Roja con el espectáculo '¡Al abordaje!' de La Banda del Drac

Dentro de la programación dedicada a los niños durante las fiestas de La Patrona destaca este año como novedad la verbena infantil. Un espectáculo dirigido a los más pequeños de la casa y que han llenado los últimos días la Plaza Baldomero Iglesias, la conocida también como Plaza Roja.

Los niños siguen el espectáculo '¡Al abordaje!' de la compañía La Banda de Drac sentados en el suelo y muchos de ellos sin pestañear. No pierden detalle y desde el inicio del montaje permanecen enganchados. Se trata de un espectáculo, con mucha música y canciones pegadizas en el que los niños interactúan gracias al dinamismo de los cuatro personajes. El objetivo del Ayuntamiento, según explica la concejala de Festejos, Patricia Portilla, es hacer que los niños y niñas sean partícipes de los espectáculos, sobre todo aquellos que se celebran en la calle como en la Plaza Roja o en la Plaza Mayor.

«Los Piratas regresan al pueblo a repartir el tesoro entre la tripulación, pero antes harán una gran fiesta en la taberna de los bucaneros. El tesoro será repartir entre todos después de navegar entre juegos y canciones». Este es el argumento del espectáculo puesto en escena por la compañía castellonense.

Una gran fiesta de canciones juegos y juramentos estalla, pero esta se acaba con la aparición de los guardias. Los piratas tendrán que escapar sin poder repartir el tesoro, si no quieren que sus huesos acaben en la cárcel. Y para ello cuentan con la ayuda de los pequeños situados entre el público. Carlos, vecino de Cartes, de seis años, dice que no se pierde los títeres y en este caso la verbena infantil. «Me gusta mucho ver a los actores porque cantan y bailan y además son piratas», dice. También dos hermanas, Lucía y Paula, de siete y nueve años, aseguran que el montaje de La Banda del Drac «está muy bien porque también podemos cantar y bailar nosotros».

Los padres parecen también encantados con la propuesta. José Manuel González, vecino de Torrelavega, dice que «lo mejor es que puedes dejar a los niños aquí en la plaza viendo la verbena, mientras los padres o los abuelos podemos tomar un café o una caña». Y es que la plaza viven de la verbena de los niños. Y si no que le pregunten a los hosteleros de la zona, que en la tarde del domingo, cuando se inauguró el espectáculo «no había una mesa libre en todas las terrazas».

Es el ambiente que se respira estos días por las calles de la ciudad y el objetivo que desde hace años persigue el Ayuntamiento, que quiere sacar las fiestas a la calle y que la gente disfrute, tanto los pequeños como los mayores.

La Banda del Drac es una de las compañías integradas en la productora, especializada en espectáculos de teatro de calle que contiene muchos de los lenguajes teatrales que hoy en día se pueden representar en la calle: animaciones festivas, acciones teatrales, desfiles y cabalgatas, espectáculos itinerantes para niños, danza contemporánea, percusión y otras.

La productora se forma en Villarreal en 1997 y desde entonces ha recorrido miles de kilómetros por caminos, carreteras, autovías y autopistas de toda la geografía ibérica y algunos rincones de Europa. En sus espectáculos utilizan diferentes técnicas teatrales, casi todas basadas en el teatro de calle y la animación. Y entre sus producciones destacan desde espectáculos de formato pequeño hasta los que reúnen una gran cantidad de público.

En fiestas la ciudad se convierte en un escenario al aire libre con propuestas en las plazas más conocidas y céntricas de la capital del Besaya. Además, este año la oferta dirigida al público infantil se refuerza con los 'Juegos Participativos' manteniendo otras actividades con gran éxito, año tras año, como los títeres o los talleres de circo. También se llenó de niños y niñas el desfile previo al chupinazo en el que la gran protagonista fue Doña Leonor de la Vega, acompañada de gaiteros, piteros, gigantes y cabezudos que repartieron cientos de kilos de caramelos a su paso por la ciudad.