«El Ayuntamiento se nos cae encima»

Dos de las trabajadoras de la Agencia de Desarrollo Local realizan labores de mudanza en la mañana de ayer para trasladarse a Barreda./Luis Palomeque
Dos de las trabajadoras de la Agencia de Desarrollo Local realizan labores de mudanza en la mañana de ayer para trasladarse a Barreda. / Luis Palomeque

Los trabajadores de Torrelavega exigen una rápida actuación y el desalojo de todo el edificio «para evitar una desgracia»

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

Una parte del conjunto del Palacio Municipal en el Bulevar Demetrio Herrero se cae a cachos y los trabajadores ya no pueden más. Tras las últimas grietas aparecidas en el vetusto inmueble, los funcionarios hacen público su «hastío» por la precaria situación del edificio desde hace tiempo no sólo en cuanto a su mantenimiento, sino por el riesgo que supone trabajar en estas condiciones. Algunos de ellos, los que desde ayer «hacen las maletas» para trasladarse a otras dependencias municipales, aseguran que el temor cada día es mayor porque «el Ayuntamiento se nos cae encima». Azucena López, técnico de Formación de la Agencia de Desarrollo Local, -uno de los servicios que por motivos de seguridad se lleva al Centro de Formación de Barreda- explica que la situación «es preocupante» a pesar de que «nos digan que no hay riesgo de desplome». Más tranquila por la inminente salida del edificio, tras los últimos movimientos detectados en la estructura del inmueble, recuerda que aún quedan trabajadores cuyos servicios se mantienen en el Bulevar por lo que exige una rápida actuación para evacuar la zona más dañada y el desalojo de todo el Palacio «antes de que ocurra una desgracia».

Entre cajas de cartón apiladas y expedientes de formación que «tenemos que llevarnos a Barreda», cuenta que los compañeros de la ADL llevan meses «con miedo» porque «vemos como el edificio cada vez sufre más daños y en estas dependencias en caso de que se bloquee una puerta o pase algo peor no disponemos de otra salida porque las ventanas están enrejadas». «Este edificio está obsoleto y tiene muchos desperfectos, pero lo que no puede ser es que se nos esté cayendo encima y no se haga nada. Creo que ha llegado el momento porque como ocurra algo más graves esto es una ratonera», lamenta un funcionario del Servicio de Movilidad, Energía y Medio Ambiente. Ubicado en una de las plantas superiores del viejo edificio, este es otro de los departamentos que se pretende trasladar a las oficinas de Urbanismo en el Mercado de Abastos. Allí también se lleva la oficina del Torrebús que ayer seguía atendiendo al público en la planta baja del obsoleto Palacio Municipal. «De momento seguimos aquí, nos han dicho que nos trasladan pero no cuando», señalaba la trabajadora que atiende a los ciudadanos. Justo a sus espaldas se encuentra la sala en la que se encuentra el Servicio de Comunicaciones, del que algunos de los servidores se han llevado al Centro de Promoción e Innovación Tecnológica (CPIT), en Tanos, donde los responsables del área de Informática dicen que «están más seguros».

El Pleno se muda a los antiguos juzgados

En cuanto a la celebración de los plenos, el equipo de gobierno ha decidido que, al menos los dos próximos –en este mes de noviembre, ordinario y extraordinario– se celebrarán provisionalmente en la sala de prensa y de comisiones, situada en el edificio de los antiguos juzgados de la ciudad, lugar al que ya se trasladaron diversos servicios municipales, precisamente, por el estado de deterioro del Palacio Consistorial en el Bulevar. Una sala a la que ayer se llevaron los equipos de sonido para el próximo pleno. Mientras tanto se acondicionará un espacio en el Mercado Nacional de Ganados. Aunque se barajan varias dependencias, la más probable es la antigua cafetería que tiene salida a la calle y se encuentra en la planta baja.

Mientras se toma una decisión firme sobre la rehabilitación del edificio, ayer se inició el traslado de los servicios municipales que tienen su sede en el Consistorio ante la aparición de nuevas grietas y algunos desprendimientos, si bien el equipo de gobierno (PSOE-PRC) insiste en que no hay riesgo de desplome ni derrumbe.

El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, y el concejal de Obras, Javier López Estrada, explicaron que durante el pasado fin de semana se produjo un incremento de las grietas existentes en la zona que une el vestíbulo con la escalinata del edificio principal y pequeños desprendimientos de escayola. Cruz Viadero señaló que, tras reunir a primera hora a la junta de portavoces, se decidió trasladar los servicios municipales que se encuentran en esta parte del edificio, de modo que la Agencia de Desarrollo Local se traslada de forma provisional a la escuela de formación de Barreda. Allí permanecerá hasta que finalicen las obras de la nueva oficina en El Zapatón.

También hizo hincapié en que no existe un problema estructural en los anexos al edificio principal, por lo que en estos espacios permanecerán los despachos de los grupos políticos y el servicio municipal de Recaudación, mientras que el de Movilidad y Energía y la oficina de atención del Torrebús se llevan al edificio de la Plaza de Abastos.

El concejal de Obras manifestó que se ha organizado el desalojo total y de forma inminente del edificio principal del Ayuntamiento, que ya lleva restringido su uso desde hace tiempo, aunque reiteró que la decisión no se ha tomado porque exista un riesgo de colapso estructural «ni mucho menos». López Estrada afirmó que ahora se va a retomar el proyecto, ya redactado, de rehabilitación del edificio consistorial, si bien hay que «readaptarlo» a las necesidades actuales y buscar apoyos para poder ejecutarlo. Inicialmente, la previsión era acometer una inversión de unos 6 millones de euros pero, según Cruz Viadero, «habrá que redefinirla».

Fotos

Vídeos