El Ayuntamiento ordena la reparación o el derribo del antiguo bar Bolado

La edificación está situada en la confluencia de las calles Pablo Garnica y Paseo del Niño/Antonio 'Sane'
La edificación está situada en la confluencia de las calles Pablo Garnica y Paseo del Niño / Antonio 'Sane'
Torrelavega

Los vecinos protestan por el estado de ruina y suciedad de la vieja edificación, habitada por dos mendigos

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOSantander

Al igual que en otras ciudades, el estallido de la burbuja inmobiliaria dejó en Torrelavega numerosos solares y edificaciones en estado de abandono. Una de esas propiedades es el antiguo bar Bolado, famoso en su día por su buena comida y hoy por ser un inmueble en ruina y sucio, habitado por dos personas que ejercen la mendicidad. Ante las protestas de los vecinos de la zona, el Ayuntamiento ha ordenado a la propiedad, una entidad bancaria, que repare el inmueble o lo derribe.

Hace tres años y mediante una ejecución hipotecaria, un juzgado de Torrelavega adjudicó la edificación y los dos solares sobre los que se asienta al banco, que a su vez se los cedió a su empresa inmobiliaria. Esta, con sede en Madrid, ha contestado al Consistorio que no puede atender su requerimiento porque el juzgado aún no le ha hecho entrega de las propiedades y, además, el inmueble está ocupado por «personas desconocidas». Agentes de la Policía Local se personaron en el antiguo bar, situado en la confluencia de las calles Pablo Garnica y Paseo del Niño, y comprobaron que en la primera planta residen dos personas, naturales de Andalucía, que están ocupando ilegalmente la vivienda y ejercen la mendicidad en el centro de Torrelavega.

La Alcaldía acordó el pasado mes de enero iniciar el expediente de orden de ejecución de las obras de reparación integral del edificio (cubierta, fachadas, fisuras, carpintería, cristales, pintura...) o en su caso derribo del mismo y de los restos del almacén anexo. Unos meses antes, en octubre, la Gerencia de Urbanismo emitió un informe sobre el estado del inmueble, a raíz de las quejas de algunos vecinos.

El estudio reflejó que la edificación se encuentra fuera de ordenación, según el planeamiento urbanístico del municipio, y sufre graves daños: el techo está parcialmente hundido, la fachada presenta numerosas grietas y desprendimientos, la carpintería está en muy mal estado y el pequeño almacén anexo (18 metros cuadrados) también se encuentra parcialmente derruido por falta de mantenimiento.

Medidas urgentes

El servicio de Urbanismo señala en su informe que, ante el estado de deterioro que presenta la cubierta, se deben tomar las correspondientes medidas de seguridad, con carácter urgente, para evitar daños a personas o cosas, mediante la colocación de una visera perimetral o mediante una protección similar, que impida la caída de materiales que puedan desprenderse.

La propiedad dice que aún no tiene acceso al inmueble, tras una ejecución hipotecaria

Ante el requerimiento municipal, la propiedad contestó en febrero que no podía atenderle porque no había obtenido la «posesión judicial» sobre la finca, tras la adjudicación en el procedimiento de ejecución hipotecaria. Varios meses después, a finales de junio, la Alcaldía volvió a la carga con un nuevo requerimiento «dado el tiempo transcurrido y considerando que el estado de deterioro del edificio continuará aumentando con peligro de desprendimientos y caídas». En esa ocasión, le daba un plazo de 10 días a la propiedad para que aclarase la situación legal del inmueble, al objeto de continuar con urgencia el expediente de ejecución de las obras y, si fuese necesario, ponerse en contacto con el juzgado que tramita la ejecución hipotecaria.

La entidad bancaria contestó en agosto, como siempre a través de un despacho de abogados, con los mismos argumentos: dice que no tiene acceso a la propiedad y, además, está ocupada por los mendigos. Lo cierto es que el tiempo pasa y la paciencia de los vecinos de la zona se agota, sobre todo tras el incendio ocurrido en el inmueble el 15 de agosto, festividad de La Patrona de Torrelavega, que obligó a intervenir a los bomberos. «Es una vergüenza como tienen esa casa, totalmente abandonada», ha denunciado la presidenta de la Asociación de Vecinos, María Ángeles Argumosa.

Fotos

Vídeos