El concurso para gestionar el servicio de ayuda a domicilio lleva un año de retraso

Una empleada del servicio de teleasistencia explica a una vecina de Torrelavega el funcionamiento del sistema.
Una empleada del servicio de teleasistencia explica a una vecina de Torrelavega el funcionamiento del sistema. / Luis Palomeque

El contrato de prestación de teleasistencia también ha caducado y está prorrogado a la espera de que se redacte un nuevo pliego de condiciones

DAVID CARRERA TORRELAVEGA.

La Concejalía de Servicios Sociales continúa acumulando carga de trabajo, hasta tal punto que ha transcurrido más de un año desde que se anunciara la redacción del pliego de condiciones para la contratación del nuevo servicio de ayuda a domicilio. Una prestación que hasta el momento ofrece la empresa Azvase, gracias a una prórroga del contrato con el fin de que el servicio esté garantizado y los usuarios no queden desatendidos.

Otro servicio, el de teleasistencia, también ha finalizado su contrato hace tiempo, según confirma la concejala del área, Patricia Portilla, que asegura que «cuanto antes» saldrá a licitación ya que igualmente se encuentra prorrogado a la espera de que se redacte un nuevo pliego de condiciones del contrato. Según la concejala de Servicios Sociales en el caso del servicio de ayuda a domicilio, se trata de un contrato más complejo en el que el objetivo del Ayuntamiento es actualizar algunas de las condiciones para que la prestación resulte lo más efectiva posible de cara a los vecinos beneficiarios. Por ello, reconoce que la redacción del pliego de condiciones se ha ido retrasando, mientras que por lo que se refiere al servicio de teleasistencia «está casi listo a falta de algunos detalles», por lo que en breve se convocará el concurso. Portilla recuerda que a pesar de que ambos servicios, «esenciales» para el Ayuntamiento, están caducados, ambos han sido prorrogados a las empresas adjudicatarias de modo que «ningún usuario se vea afectado por la tardanza a la hora de sacar los nuevos concursos». De hecho, la edil señala que la ley permite en este tipo de servicios especiales para el ciudadano que los contratos sean prorrogados mientras se redactan las bases de un nuevo concurso público. La edil indica que en la parte técnica se ha trabajado en «la zonificación» de los trabajadores para «un mejor reparto de las horas» que establezca que cada grupo preste servicio en «una sola zona, limitando la movilidad a los grupos»; o un precio por hora que «garantice un servicio de calidad» para usuarios y trabajadores, entre otras cuestiones.

Portilla insiste en que esta ayuda domiciliaria es un «pilar fundamental» dentro de los servicios sociales del Ayuntamiento tanto por el número de usuarios como por presupuesto. De hecho en los presupuestos hay consignada una partida de cerca de 900.000 euros. Además, se ha apreciado un «ligero repunte» del número de usuarios, pasando de 467 en 2014 a los cerca de 500 del último ejercicio (474). Una demanda «estable» en la que el perfil que predomina es el de una mujer (un 80%), viuda, entre 75 y 90 años, que mayoritariamente viven solos». El número de altas fue de 76 y las bajas definitivas 69.

Programa individualizado

El servicio de ayuda a domicilio se subdivide en asistencia personal y complemento a labores del hogar y todo aquel que desee informarse puede dirigirse a las oficinas de los servicios sociales del Ayuntamiento en la Plaza Baldomero Iglesias. Portilla apunta que el servicio de ayuda a domicilio es un programa individualizado, de carácter preventivo, educativo, asistencial y rehabilitador, en el que se articulan un conjunto de servicios y técnicas de intervención profesionales, consistentes en atención personal, doméstica, de apoyo psicosocial, familiar, convivencial, de relaciones con el entorno y otros, prestados en el domicilio de las personas cuya independencia se encuentra limitada.

Las actuaciones del servicio de ayuda en el domicilio podrán comprender atención personal en la realización de las actividades de la vida diaria, que incluye apoyo y asistencia para levantarse, acostarse, efectuar la higiene personal, vestirse, comer y aquellas otras relacionadas con el cuidado y la atención personal, tales como cambios posturales, movilizaciones, orientación tempoespacial y apoyo a la incontinencia. La atención de necesidades domésticas comprende ayuda a la limpieza de la casa, compra de alimentos y productos de uso común, cocina, lavado, planchado, repaso de ropa u otros.

Fotos

Vídeos