La construcción se reactiva de forma lenta y con urbanizaciones pequeñas

Urbanización casi terminada en la Avenida Fernández Vallejo, de Tanos, compuesta por seis viviendas / Luis Palomeque
Torrelavega

Las cuatro promociones que tienen licencia para edificar suman 39 viviendas y en dos aún no se ha iniciado la obra

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOSantander

Los brotes verdes de la economía de Torrelavega han llegado también a la construcción de vivienda nueva, sector que permaneció parado durante casi una década. La recuperación del sector está llegando de forma lenta y con urbanizaciones pequeñas, para atender un demanda aún muy escasa y selectiva. Si antes de la crisis las precauciones del cliente eran muchas, ahora lo son más. Lo mismo se puede decir de los pocos promotores que lograron sobrevivir al estallido de la burbuja inmobiliaria. Será muy difícil que las grúas vuelvan a formar parte del paisaje urbano como lo hicieron antes de 2007.

«La situación económica sigue siendo difícil, la gente no ha recuperado poder adquisitivo» Agustín del Hoyo. Inmobiliaria

Las cuatro promociones que tienen licencia municipal para construir en Torrelavega suman 39 viviendas y en dos aún no se han iniciado las obras. La más avanzada -está próxima a concluir- es la que promueve el Grupo Pinta en la Avenida Fernández Vallejo, en Tanos, y está compuesta por seis viviendas. Otra obra en marcha es la que promueve Promoviva Cantabria en el mismo pueblo, junto a la Autovía de la Meseta, una urbanización de nueve viviendas y garajes.

Una de las promociones que también tiene licencia pero aún no se ha iniciado se levantará en Mies del Valle, cerca de los nuevos edificios de la Fundación Asilo, y estará integrada por 16 viviendas y garajes. Es un proyecto de la empresa El Soplao. También tiene permiso municipal y tampoco se ha iniciado la construcción de ocho viviendas y garajes en la calle Juan José Ruano, promovida por una cooperativa. Pronto conseguirá licencia otro proyecto de El Soplao, está vez en Campuzano. Se trata de 14 viviendas y garajes a construir en el solar de los antiguos talleres Calleja, en la Avenida de Palencia.

«El sector llevaba diez años bajo mínimos y empieza a tener demanda»

Entre los próximos proyectos a desarrollar también se encuentra otro de Pinta, ocho chalés a construir en Fernández Vallejo. El presidente la empresa y de la Asociación de Constructores y Promotores de Cantabria, Gervasio Pinta, es el primero que reconoce que la recuperación está llegando al sector, pero «muy lentamente, no es ni mucho menos para tirar cohetes».

Perfil del cliente

El empresario, principal constructor en Torrelavega, dice que el perfil del cliente ha cambiado con respecto al que había antes de la crisis. Lo de comprar «sobre plano» parece que pasó a la historia y ahora «quieren ver la obra casi terminada, lo que te obliga a tirar de recursos propios». También se trata de un comprador «más capitalizado», que «trata de evitar la hipoteca», y la mayoría son «parejas jóvenes sin problemas de trabajo». Gervasio Pinta afirma que son tiempos en los que tanto el promotor como el cliente tratan de «evitar riesgos» y respecto al tirón inicial de las viviendas de segunda mano, señala que va disminuyendo porque «si tienes que hacer reforma al final te sale de precio como una nueva».

Proyectos

Son 4

Son las promociones con licencia municipal, dos en construcción.

Fernández Vallejo. Es la obra más avanzada. Está casi terminada y consta de seis viviendas.

Tanos. Nueve viviendas y garajes en construcción avanzada, junto a la Autovía de la Meseta.

Mies del Valle. Dieciséis viviendas y garajes. Obra aún sin iniciar.

Juan José Ruano. Ocho viviendas y garajes, obra sin iniciar promovida por una cooperativa.

Agustín del Hoyo, dueño de una de las pocas inmobiliarias que sobrevivió a la crisis en Torrelavega, dice que la situación económica en la ciudad sigue siendo «difícil» y que los vecinos apenas han recuperado poder adquisitivo, lo que, en la mayoría de los casos, les obliga a tener que renunciar a la compra de vivienda «a pesar de que los precios han bajado mucho». Del Hoyo afirma que la mayor parte de las operaciones de compraventa que se han realizando este año en su inmobiliaria se sitúan «entre los 30.000 y los 80.000 euros», y la mayoría corresponden a inmuebles de segunda mano. Asegura también que casi todos los clientes llegan «con el dinero en la mano» y que las inmobiliarias lo tienen «muy difícil» porque «no podemos competir con los bancos», propietarios de muchas de las viviendas en venta.

«La recuperación está llegando muy lentamente, no es ni mucho menospara tirar cohetes» Gervasio Pinta. Promotor

El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, también se muestra cauto. «Mi valoración es moderadamente positiva -explica-. Es un sector que llevaba diez años bajo mínimos y está comenzando a recuperarse porque poco a poco empieza a haber demanda. De todas formas, el gran reto sigue siendo crear empleo estable y de calidad, para que las familias puedan comprar una vivienda». El concejal del área, José Otto Oyarbide, considera «muy positivo» que el sector vuelva a generar actividad económica en Torrelavega.

Fotos

Vídeos