Un cuarto de siglo en la política local

Las concejalas María Luisa Peón y Blanca Rosa Gómez Morante caminan por la Avenida de España.
Las concejalas María Luisa Peón y Blanca Rosa Gómez Morante caminan por la Avenida de España. / Luis Palomeque

Ambas ediles recuerdan sus primeros pasos en el Ayuntamiento al que llegaron por «vocación» y «convencidas» de convertir a Torrelavega en «una gran ciudad»

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

Blanca Rosa Gómez Morante (Torrelavega, 1956) iba la número 10 en la lista del PSOE a las elecciones municipales de 1987. De la mano del entonces alcalde José Gutiérrez Portilla, las circunstancias hicieron que la joven política escalara puestos hasta convertirse en primer teniente de alcalde y concejala de Asuntos Sociales. Cuatro años más tarde, en la siguiente legislatura, María Luisa Peón (Torrelavega, 1966) irrumpía en la política local bajo la tutela del que fuera senador popular Ricardo Bueno. Afiliada al PP y Nuevas Generaciones desde 1985 era la número 5 de la candidatura de Bueno y la apuesta no pudo salir mejor ya que los votos obtenidos por los populares le catapultaron a la Corporación.

Más de un cuarto de siglo después, ambas continúan enganchadas a la política local a donde aseguran que llegaron por «vocación» y «convencidas» de poner su granito de arena para convertir a Torrelavega en «una gran ciudad». Con la actual, ya son ocho las legislaturas seguidas en la Corporación municipal para Blanca Rosa y siete en el caso de María Luisa. Cómo habrán cambiado las cosas desde entonces que Gómez Morante, alcaldesa durante cuatro legislaturas -con una interrupción en 1999 en la que la Alcaldía la ocupó el regionalista Javier López Marcano- y socialista «hasta la médula», ahora encabeza su propia formación, Torrelavega Sí. Es el precio que tuvo que pagar al no seguir las directrices del aparato y oponerse a apoyar la moción de censura contra el entonces alcalde popular Ildefonso Calderón.

«Al no apoyar la moción de censura, compañeros del PSOE me dijeron: ‘Te quedan diez días’» Blanca Rosa Gómez Morante, Concejala de Torrelavega Sí

«Luis Carlos Albalá y José Manuel Igual han sido y son dos referentes en mi carrera política» María Luisa Peón, Concejala del PP

«Si tuviera que volver a hacerlo, no dudaría. Fue una decisión voluntaria que tomé en su día y de la que me siento muy orgullosa. No compartía la postura del partido porque la moción era una medida tomada de espaldas a la ciudad, y yo sentía y sigo sintiendo que no puedo traicionar a los torrelaveguenses», explica. En su defensa, agrega que «incluso alguno del partido me ha reconocido en privado, claro, que la moción de censura fue un error». Aquella decisión, además del destierro del Partido Socialista, ha supuesto heridas difíciles de cicatrizar, hasta el punto de que «me llegaron a decir algunos de los que se suponían compañeros: te quedan diez días como concejal». Sin embargo, la exalcaldesa se rehizo y se llevó a los ciudadanos más «blanquistas» para sacar cuatro concejales con Torrelavega Sí.

Menos tortuosa es la carrera de María Luisa Peón, que salió a la arena política siguiendo los pasos de su padre, entonces figura de Alianza Popular. Presidenta de la Junta Local del PP desde 2010, recuerda escuchar con atención las tertulias de su progenitor con Chiqui Linares y, sobre todo, la campaña electoral de 1979 en la que «participamos de forma muy activa. También se acuerda de Jesús Díaz, que fue presidente del PP en Cantabria y senador, pero insiste en que «el mejor recuerdo» son aquellas elecciones en las que el país daba sus primeros pasos como democracia.

Sus referentes políticos

Según María Luisa, ese impulso de «poder ayudar» a cambiar las cosas trasladado a la política más local es «lo que me llamó». Otros referentes en su partido han sido José Luis Cid, Gonzalo Piñeiro y José Joaquín Martínez Sieso. Consejos que supo aprovechar para dar el salto a la Administración regional donde ha llegado a desempeñar el cargo de directora general de la Mujer en el Gobierno 1997-2003, cuatrienio en el que también fue diputada en el Parlamento de Cantabria.

Para Blanca Rosa, la figura fundamental en sus inicios fue y «será» José Gutiérrez Portilla. Sin embargo, a quien sigue teniendo un «afecto personal y el mayor de los reconocimientos» es a Jaime Blanco y «también a Lola Gorostiaga». «Hemos andado mucho camino juntos y a pesar de las diferencias que han surgido en todos estos años dentro del partido, los afectos personales siguen muy vivos», añade.

En la actualidad, Blanca Rosa reconoce que es muy importante el apoyo de su compañero de partido en Torrelavega Sí, Arturo Roiz, como antes lo fue Carmen Díaz.

En las filas de los populares, María Luisa ha contado con la complicidad y el respaldo de políticos «claves» en su carrera como Luis Carlos Albalá y José Manuel Igual, a los que considera «dos referentes tanto para mí, como para el PP» y que además «me han enseñado que por encima de los partidos y de las siglas hay decisiones que se deben tomar en beneficio de los ciudadanos».

«Con Marcano de alcalde sí había cierta tensión»

Aunque no se muestran muy partidarias de hablar de nombres, como los futbolistas cuando dicen que lo que ocurre en el campo «se queda en el campo», Blanca Rosa Gómez Morante y María Luisa Peón coinciden en que uno de los adversarios políticos con los que «había cierta tensión» durante los debates era el exalcalde regionalista Javier López Marcano. Como el más divertido señalan a Pedro Lobato que, según María Luisa, «siempre tenía un chiste para todo». Las diferencias entre Aurelio Ruiz Toca y Luis Carlos Albalá también las recuerdan como momentos tensos pero «siempre desde un respeto que va más allá de los colores de un partido». Y después de tantos años como adversarias pero «compañeras» en la Corporación, Gómez Morante solo tiene palabras de elogio para Peón. «Es una oponente de altura, no solo por su formación, sino también porque tiene personalidad». Y viceversa, de María Luisa a Blanca: «Para mí, es la política más valiente que conozco tomando decisiones».

Pero no todo han sido alegrías y satisfacciones en 25 años de servicio a la Administración. Al margen, por supuesto, de la crisis de Sniace y el glosario de concentraciones y manifestaciones que vivió la ciudad para evitar el cierre de la fábrica, Peón rememora como un momento «muy crítico» la aprobación del Plan Parcial de Los Ochos, con el que la tensión creció de tal manera que «incluso a Ricardo Bueno le llegaron a perseguir hasta casa aquellos que estaban en contra de esta actuación». Gómez Morante repasa todos los conflictos laborales como los episodios más negros, así como alguna huelga de basuras, pero a su juicio «los momentos más delicados y que más me han afectado en el plano personal han sido los fallecimientos de Gutiérrez Portilla y de Manuel Rotella».

De los momentos buenos, la concejala popular y gerente de la Feria de Muestras entre 2011 y 2013 considera un hito acontecimientos como la construcción del túnel del Barrio Covadonga, el primer polígono industrial o el aparcamiento subterráneo del Bulevar Demetrio Herrero. Y, por supuesto, la primera victoria del PP en Torrelavega, sobre todo «porque no nos lo esperábamos».

La exalcaldesa se queda con proyectos como el Bulevar Ronda o el Hospital Sierrallana. Respecto al nivel de la clase política visto con la perspectiva que da 25 años en el gremio, Gómez Morante reconoce que «antes había gente brillante y los temas se preparaban en profundidad», pero sobre todo destaca que «se tomaban las decisiones entre todos los partidos». Peón cree que la oratoria, en general, «estaba más cuidada» que ahora, y en su opinión es difícil comparar la actualidad con «aquellas legislaturas en las que había políticos con mayúsculas».

Fotos

Vídeos