Desalojado un viejo edificio de la calle Argumosa por su estado de «ruina total»

El edificio, construido en 1881, sufre graves problemas estructurales./Luis Palomeque
El edificio, construido en 1881, sufre graves problemas estructurales. / Luis Palomeque
Torrelavega

Las dos personas que habitaban el inmueble han sido alojadas en un hostal y los dos negocios de la planta baja han cerrado

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

La céntrica calle Argumosa, de Torrelavega, vuelve a ser noticia por el mal estado de alguno de sus centenarios edificios. El número 10 acaba de ser desalojado por encontrarse en «ruina total», según dictaminaron la arquitecto municipal y la jefa del servicio de Bomberos. Las dos personas que habitaban el inmueble en régimen de alquiler, una de ellas de avanzada edad, han sido realojadas en un hostal cercano y los dos negocios que funcionaban en la planta baja, un bar (La Oveja Negra) y una tienda de ropa (Boutique Marcha) se han visto obligados a cerrar.

El edificio, construido en 1881 -así se indica en el portal-, es propiedad de un grupo de herederos, que fue quien dio la voz de alarma al Ayuntamiento, tras comprobar el resultado de informe técnico al que tienen que ser sometidos los inmuebles más antiguos de la ciudad. «Estos estudios de evaluación demuestran que estamos atentos y que hacemos el seguimiento que las leyes marcan. A esto se suma que los ciudadanos están cada vez más comprometidos con la rehabilitación de sus edificios», señala el concejal de Urbanismo, José Otto Oyarbide.

«Me lo comunicó la Policía el Día de los Inocentes»

Los dos negocios que hay en la planta baja del edificio desalojado, un bar (La Oveja Negra) y una tienda de ropa (Boutique Marcha), se han visto obligados a cerrar con urgencia. «La Policía me comunicó por escrito el desalojo inminente a las seis de la tarde del Día de los Santos Inocentes y a las nueve de la mañana del día siguiente ya estaban apuntalando la tienda y el almacén», explica Carmen, responsable de la Boutique Marcha desde hace 35 años. «Es un edificio muy viejo y no se ha reparado –añade–, así que ya se escuchaban golpes y crujidos. Esa misma semana, el martes, oí un golpe fortísimo y al día siguiente me encontré al abrir la puerta que los dos focos de atrás se habían convertido en una catarata de agua». Pero Carmen tuvo suerte y encontró otro local en alquiler en la calle Ancha «en sólo una hora». «La verdad es que pensaba que la gente de Torrelavega me quería, pero no tanto. He vuelto a abrir el día 2 y me han acogido surperbien. Aquí todos se ayudan. Estoy encantada», concluye Carmen. Los comerciantes de la calle José Felipe Quijano, conocida popularmente con Ancha, han recibido esta semana una mención especial de la Cámara de Comercio por tener el mejor conjunto de escaparates decorados y el mejor espíritu navideño.

Crujidos en el interior

Los técnicos municipales se personaron en el número 10 de la calle Argumosa el 22 de diciembre e informaron de su «ruina total» por diversos problemas estructurales. De hecho, se vienen escuchando crujidos en el interior, según confirma Oyarbide, que ya ha tenido que dar explicaciones en una reciente reunión de la comisión que preside al ser preguntado por Blanca Rosa Gómez Morante, portavoz de Torrelavega Sí. El edil detalló las actuaciones realizadas para el desalojo del edificio, declarado en ruina total por resolución de la Alcaldía, decisión que se comunicó a los propietarios e inquilinos. Oyarbide también informó que el juzgado se había declarado incompetente en este caso.

El asunto también fue objeto de análisis en la última reunión de la Comisión Informativa de Bienestar Social, en la que su presidenta, Patricia Portilla, explicó que las dos personas que vivían en alquiler fueron realojadas primero en el Hotel Marqués de Santillana y después en el Hostal Puerta del Sol, donde aún permanecen. Una trabajadora social emitirá en breve un informe sobre su situación. Portilla se reunió con sus familiares, que fueron informados de la situación jurídica del inmueble a través de la Oficina Municipal de Mediación.

Otros edificios de la calle Argumosa, ya derribados, corrieron la misma suerte en los últimos años. La falta de mantenimiento de los viejos inmuebles está conduciendo a su paulatina desaparición. Los solares permanecen vacíos, salvo el denominado 'Espacio Argumosa', ocupado para uso público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos