La Fiscalía pide 14 años y medio de cárcel para el joven que apuñaló al padrastro de su novia en La Inmobiliaria

El Ministerio Público le acusa de varios delitos: uno de violencia de género en modalidad de maltrato de obra, dos más de violencia de género, otro de coacciones, un quinto delito de asesinato en grado de tentativa, otro de lesiones agravadas y, finalmente, otro delito de daños

DM .
DM .Santander

La Fiscalía pide catorce años y medio de cárcel al joven acusado de agredir en Torrelavega a su novia de 17 años, a la madre de la menor, y también al padrastro de la chica, al que clavó una navaja varias veces.

En sus calificaciones provisionales, que ha consultado Efe, el Ministerio Público acusa a este chico por varios delitos: uno de violencia de género en modalidad de maltrato de obra, dos más de violencia de género, otro de coacciones, un quinto delito de asesinato en grado de tentativa, otro de lesiones agravadas y, finalmente, otro delito de daños. Además de la pena de cárcel, la Fiscalía solicita para este chico diez años de libertad vigilada, multa, prohibición de acercarse a su novia y a su familia y de comunicarse con ellos, e indemnizaciones.

El escrito de calificación provisional estima la alteración psicológica como circunstancia atenuante analógica en todos los delitos menos los de violencia de género, y una agravante de género.

El auto de procesamiento del Juzgado explica que los hechos ocurrieron en la noche del 22 de marzo de 2017, cuando el acusado se encontraba con su novia, de 17 años, en una habitación del piso que compartía en Torrelavega. Se inició una discusión entre ellos y, según el auto, debido al cariz agresivo que estaba tomando, la chica decidió llamar a su madre para que la fuese a recoger, como hacía habitualmente.

Pero no le dio tiempo a quedar porque el acusado comenzó a insultarla, la obligó a colgar el teléfono y también la agredió con patadas y puñetazos en la parte posterior de la cabeza, la espalda y el costado. El acusado llegó a coger una navaja que tenía en la habitación para agredirla, pero la menor se defendió con una patada y logró salir de la habitación.

Después, volvió a entrar pensando que su novio ya se había calmado, pero el chico se sirvió de la navaja para hacerla recoger sus pertenencias y la obligó a abandonar el piso, porque alguno de sus compañeros había llamado a la Policía, para dirigirse a casa de sus padres.

En el trayecto, el acusado siguió golpeando a la chica y, una vez que dejaron las cosas en la casa de los padres de él, la volvió a obligar con empujones a volver al piso para recoger más enseres. Estando en la habitación la volvió a agredir agarrándola del cuello, se colocó encima de ella, la dio puñetazos en la cabeza y en el cuerpo y le quitó el móvil.

Como la madre de la menor estaba preocupada porque no había podido quedar con ella y no le cogía el teléfono, cogió el coche y fue a buscarla con su pareja desde una localidad cercana a Torrelavega, donde viven. Una vez en Torrelavega, vieron por la calle a la menor con su pareja, por lo que la madre bajó del vehículo y salió a su encuentro.

Tras una discusión con el acusado, logró que su hija subiera el coche, pero el chico la agarró y la sacó por la fuerza y obligó a la pareja de la madre a bajarse también del vehículo para evitarlo y poder irse. En esa situación se produjeron varias agresiones, también a la madre de la menor, y cuando su pareja fue a recriminar al acusado por ello y le empujó para apartarlo, el chico le propinó un puñetazo por la espalda que le dio en un ojo y lo dejó aturdido, y después le clavó la navaja varias veces en la espalda.

La madre, al verlo, salió corriendo, lo que provocó que el acusado la persiguiera también para agredirla, y también le clavó la navaja en un hombro. Al final, dos personas intervinieron y consiguieron reducir al chico y arrebatarle la navaja hasta que llegaron las Fuerzas de Seguridad.

El auto de procesamiento relata que antes de este suceso la pareja había mantenido discusiones habituales, en las que el chico insultaba a la menor, y que dos días antes de los hechos durante una discusión también la agredió y la amenazó con la navaja.

Al concluir la instrucción, el juez concluyó que había «indicios racionales de criminalidad» en el caso de este chico, para el que se decretó el ingreso en prisión provisional, por supuestos delitos de asesinato en grado de tentativa, lesiones, violencia de género y daños.

La Audiencia de Cantabria, que cuando se señale fecha de juicio será el órgano encargado de enjuiciar los hechos, ha confirmado el auto de conclusión de sumario. Ya se ha decretado la apertura de juicio oral y se ha emplazado a las partes para que presenten sus respectivos escritos de acusación y de defensa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos