La Fundación Asilo rinde homenaje a sus nonagenarios

Gran parte de los homenajeados por la Fundación Asilo / Luis Palomeque
Torrelavega

La institución cerró el jueves los actos celebrados con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

La Fundación Asilo Torrelavega rindió este jueves un homenaje a los residentes mayores de 90 años, un emotivo acto con el que cerró las actividades del Día Internacional de las Personas Mayores. El reconocimiento público estuvo encabezado por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que hizo entrega de un ramo de flores a una de las dos residentes que acaban de cumplir los cien años. En total son 122 las personas residentes en la Fundación que sobrepasan los 90 años, y 41 los mayores que han llegado a esta cifra este año, y a los que ayer se entregó un obsequio.

Tras las intervenciones de las autoridades, entre las que también se encontraban el obispo, Manuel Sánchez Monge, y el alcalde de Torrelavega, José Manuel Cruz Viadero, además de Luis López Ormazábal, máximo responsable de la Junta de Gobierno de la Fundación y la vicepresidenta, Mercedes Izárraga.

López Ormazábal destacó el esfuerzo «un año más» de la Junta de Gobierno y el personal de la Fundación Asilo San José al participar en este homenaje a los nuevos nonagenarios de la residencia, con motivo de la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores. A juicio del presidente de la Fundación «unos actos sencillos» que completaron un programa iniciado el martes, con actuaciones musicales y folclóricas. Asimismo se aprovechó el acto desarrollado en el salón de actos de la institución para homenajear a dos de las residentes centenarias de la Fundación.

En este homenaje, ya tradicional, participaron en los actos cerca de un centenar de residentes, que finalizaron la fiesta con una merienda en la que muchos estuvieron acompañados de sus familiares. López Ormazábal explicó que el principal objetivo de la jornada es «daros las gracias por vuestra vida y nuestro mayor agradecimiento a la felicidad que habéis conseguido en cada uno de nosotros». También tuvo palabras de agradecimiento para los trabajadores de la Fundación que «con tanto cariño y entrega cuidan de nuestros mayores».

Por su parte, Revilla, que volvió a recordar su fidelidad con este acto de la Fundación Asilo, se refirió a la educación de los niños, que «es la clave de todo»; el cuidado los mayores, «a quienes hay que agradecer lo que han hecho para que vivamos en un país mejor», y la atención a la dependencia y a la discapacidad como tres objetivos que han de ser una «prioridad absoluta» en la actual sociedad. El presidente cántabro señaló que tras cada una de las visitas que realiza «por vocación» a la Fundación, sale «reconfortado» porque en «esta casa» se puede ver que hay «un mundo que merece la pena y gente que trabaja por los demás con una dedicación vocacional» en la atención a los mayores. En alusión a la actualidad, Revilla dijo que en la Fundación Asilo «veo que este país no es tan malo» y que se reafirma en que «España es un gran país que merece la pena», y que además en su opinión es «ejemplar en solidaridad». «Aquí se respira amor, fraternidad y cariño a los mayores y esa es la otra España de la gente normal que trata de salir adelante, trabaja, se ocupa de la familia y sobre todo de sus mayores», concluyó.

Fotos

Vídeos