El Gobierno adjudica en 240.000 euros el proyecto para ampliar Sierrallana

Vista interior del nuevo espacio del Hospital Sierrallana.
Vista interior del nuevo espacio del Hospital Sierrallana. / Casasolo Arquitectos

El nuevo edificio de consultas externas constará de tres plantas y se comunicará con el resto del hospital a través de un patio interior

DAVID CARRERA

torrelavega. El proyecto de ampliación del Hospital Sierrallana va cobrando forma y cerca de convertirse en una realidad después de meses de espera. Y es que el Gobierno cántabro, a través de la Consejería de Sanidad ha adjudicado en 240.091,39 euros (IVA incluido) y con un plazo de ejecución de 60 días, la redacción del proyecto de construcción del nuevo edificio de consultas externas, que supone la continuación del Plan Funcional del centro sanitario.

La adjudicación ha sido realizada a la UTE MMiT Arquitectura y Urbanismo S.L.P. (Cantabria) y Casa Solo Arquitectos (Barcelona), e incluye la dirección facultativa, la dirección de ejecución de obra, la coordinación de seguridad y salud y el estudio geotécnico de las obras. Un equipo conocido para los torrelaveguenses, al menos una de la partes, MMiT, que de la mano del arquitecto Javier Terán fue el encargado de pone en pie el nuevo campo de El Malecón.

El proyecto de ampliación del hospital responde a la necesidad de reorganizar la actividad asistencial y adaptarla a la atención ambulatoria; redefinir la circulación de pacientes, trabajadores y mercancías en el centro; habilitar espacios para pacientes y familiares; y atender las necesidades de crecimiento presentes y futuras de diferentes servicios. Además, con la construcción del nuevo bloque se pretende dar respuesta desde el Servicio Cántabro de Salud a las necesidades de ampliación de la cartera de servicios del centro hospitalario.

Este nuevo edificio de consultas externas, que se ubicará en el ala noroeste del hospital, contará con tres plantas a la altura de la calle además de un sótano. Según recoge la documentación del estudio Casa Solo, el programa funcional de la planta soterrada cuenta con consultas en la mitad de la superficie y locales logísticos en el resto. Unos suaves taludes vegetales permitirán la entrada de la luz natural y ventilación. En la planta baja se situará el acceso principal, consultas y salas de exploración, junto con el servicio de rehabilitación, en su parte posterior. Los dos niveles superiores también albergarán consultas y salas de otras especialidades.

Reducción de la volumetría

En opinión de los arquitectos, la gran apuesta de esta volumetría es reducir al máximo la altura del nuevo bloque, de tan solo tres plantas. De este modo, destacan que se consigue una mejor integración dentro del conjunto existente del complejo hospitalario.

Por otro lado, la transición entre el nuevo bloque y el hospital se configura mediante un patio interior, convenientemente diseñado a nivel paisajístico, con especies vegetales que permitirán a los pacientes y al personal sanitario disponer de vistas e iluminación natural. Desde el estudio de arquitectura catalán encargados de la ampliación de Sierrallana dicen estar «muy satisfechos por haber sido seleccionados, junto a MMiT Arquitectos, para llevar a cabo este proyecto».

Entre las especialidades que albergará el nuevo edificio se incluyen medicina interna, cardiología, neumología, urología, ginecología, neurología, reumatología, oftalmología, otorrinolaringología, endocrinología, alergología, cuidados paliativos, hospitalización domiciliaria, aparato digestivo y rehabilitación y gimnasio.

También están previstas áreas de admisión, zonas de trabajo y administración, sala de extracciones, sala de electrocardiograma, sala blanca, áreas de espera para consultas, almacén y vestuarios. Para la consejera de Sanidad, María Luisa Real, la construcción de este nuevo edificio permitirá incorporar tecnología avanzada, reorganizará los espacios adaptándolos a las necesidades de los pacientes y concentrará en un solo edificio las consultas externas que actualmente se encuentran dispersas entre las plantas. Además de un cambio físico en la estructura del Hospital Comarcal Sierrallana, el nuevo edificio de consultas externas permitirá reordenar la circulación de pacientes y profesionales al disponer de acceso independiente frente al que se ubicará un nuevo aparcamiento.

Se trata de un nuevo volumen claro, distinguible y dotado de una cierta autonomía respecto del resto del hospital, a la vez que reconocible dentro del conjunto del centro actual. El nuevo edificio se adecua parcialmente a la línea arquitectónica del Sierrallana existente, especialmente en cuanto a geometría y acabados, utilizando el ladrillo visto de color rojo como nexo de unión con el bloque actual. Sin embargo, el proyecto también quiere mostrarse como un volumen singular introduciendo nuevos elementos que puedan dotar de riqueza compositiva al complejo.

Fotos

Vídeos