«Estaba muy borracho y tomé cocaína, pero estoy seguro de que no hice nada»

«Estaba muy borracho y tomé cocaína, pero estoy seguro de que no hice nada»
DM .

El acusado de intentar matar a su expareja con un cuchillo en Torrelavega lo niega, pero la mujer asegura que le dijo que iba a ser «la última noche» de los dos y que iban a morir juntos

DM .
DM .Santander

El hombre acusado de intentar matar a su expareja, juzgado hoy en la Audiencia Provincial, ha afirmado que «no se acuerda» de esa noche porque estaba «muy borracho» y había tomado cocaína, aunque ha dicho estar «muy seguro» de que «no hizo nada». Además, ha acusado a la víctima de «no querer decir la verdad» sobre la autoría de los hechos porque estaba «amenazada» por su anterior pareja.

De hecho, según han explicado la Fiscalía y la acusación particular en el juicio de este miércoles, en anteriores declaraciones durante el proceso judicial el acusado aseguró que quien había apuñalado a la mujer había sido la anterior pareja de ella y no él, una versión que no ha ratificado en su declaración en el juicio, donde se ha limitado a señalar que no se acordaba «de nada». No ha sido hasta el uso de la última palabra cuando ha vuelto a mencionar esta posibilidad.

«Creo que ella no quiere decir la verdad porque está amenazada por su expareja», ha dicho el acusado, que ha señalado que, durante su relación, la propia mujer le dijo que tenía «problemas» con él, razón por la que se separaron.

Sin embargo, la víctima y dos testigos de los hechos -uno de ellos, precisamente, la anterior pareja mencionada- han insistido en que fue el acusado el autor de los hechos. En el juicio, los peritos han confirmado que había ADN del acusado en el cuchillo con el que la víctima fue apuñalada hasta en trece ocasiones en el portal de su casa, en Torrelavega, durante la madrugada del 1 de noviembre de 2016. Esto se produjo dos días después de que ella hubiera roto la relación con el procesado.

En la casa, la mujer vivía con su expareja, aunque en distintas habitaciones. Precisamente, la noche de autos, según la versión de la víctima, fue él quién acudió en su ayuda al oír los gritos.

En el juicio, las partes han elevado sus conclusiones a definitivas, con lo que la Fiscalía y la acusación particular han mantenido la tipificación de los delitos -intento de homicidio y hurto (el acusado se llevó el bolso de ella antes de huir)- y las penas solicitadas. En el delito de intento de homicidio han mantenido su petición de que se aplique la agravante de razón de género y de abuso de superioridad.

Por la tentativa de homicidio, piden una pena de cárcel de nueve años y once meses de prisión, diez años de libertad vigilada y la prohibición de acercarse o comunicarse durante once años con la víctima. Y por el delito leve de hurto le piden una multa de 900 euros.

Además, piden que el acusado indemnice a la víctima con más de 17.000 euros por el perjuicio estético que le causaron las lesiones, cerca de 1.300 euros por los días que tardó en sanar y más de 300 euros por los objetos sustraídos. También piden que el acusado abone al Servicio Cántabro de Salud 1.400 euros.

Por su parte, la defensa ha mantenido la petición de absolución de su representado, al considerar que concurre la eximente completa de tener sus capacidades volitivas afectas por las drogas y el alcohol. De forma subsidiaria, entiende que si se condena al acusado debe ser por un delito de lesiones ya que, a su juicio, y al contrario de lo que sostienen la Fiscalía y la acusación particular, no hubo intención de matar. «Con una hoja de ese calibre (26 cm) no se intenta matar: se mata o no se mata. Si no la mató es que no la quería matar», ha concluido el letrado defensor en la fase de informes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos