La red de huertos urbanos se completa con la entrega de las últimas parcelas

La red de huertos urbanos se completa con la entrega de las últimas parcelas
Luis Palomeque

Las 90 huertas, de cultivo ecológico y destinadas a vecinos del municipio, están ubicadas en las fincas de Mies de Vega y Coteríos

David Carrera
DAVID CARRERATorrelavega

La red municipal de huertos urbanos y sostenibles se ha completado con la entrega a los beneficiarios de las 14 últimas parcelas disponibles, once en la finca de Mies de Vega y tres en Coteríos (junto a la Escuela de Minas). Se trata de 90 huertos, todos ellos de cultivo ecológico, que el Ayuntamiento ha puesto a disposición de vecinos de la ciudad, 45 ubicados en Coteríos, y la otra mitad en los terrenos de Mies de Vega, donde han quedado cuatro parcelas libres destinadas a organizaciones con fines sociales que podrán realizar proyectos.

Pedro Tardío Merino, un vecino del Barrio Covadonga de 89 años de edad, es uno de los agraciados con un huerto en Mies de Vega y en la mañana de ayer cuando el alcalde, José Manuel Cruz Viadero y el concejal de Medio Ambiente, José Luis Urraca, le entregaron las llaves para acceder a las instalaciones y al cobertizo en el que se guardan los útiles de labranza, no podía ocultar su satisfacción. «Es el mejor regalo que me pueden hacer», repetía, acompañado de su mujer y su hija Pilar, quienes explicaron que «anoche no ha podido casi dormir de los nervios esperando para ir a ver el huerto».

Llaves en mano, lo primero que hizo Pedro fue ir a ver su huerta y preguntado por la faena que le espera, su hija recordó que quería que le dieran otra porque «le parece pequeña». «Voy a trabajar el huerto con mi nieto de diez años que no ha podido venir porque está en el colegio... pero en cuanto pasen estos días de frío estamos aquí plantando», dijo el valiente octogenario que ya sabe lo que es remangarse en el campo porque «mi cuñado tiene huerta en Santiago de Cartes y voy allí a echarle una mano».

«Voy a plantar todo el huerto con la ayuda de mi nieto de diez años» Pedro Tardío, Barrio Covadonga

«Una maravilla»

Emilia, otra vecina del Barrio Covadonga que en una convocatoria anterior le había correspondido un huerto en la finca junto a la Escuela de Minas, se mostraba encantada de poder cambiar de ubicación. «Esto es una maravilla, aquí lo tengo a la puerta de casa», además de resaltar el buen ambiente que se genera entre los vecinos que participan en el proyecto. «Hay muy buen rollo y eso es lo que me animó, aunque también es una actividad que me gusta porque puedes plantar y comer tus cebollas, puerros, ajos, tomates... Todo menos patatas, que al precio que están no merece la pena pegarse aquí la paliza». Otro de los que está deseando ponerse manos a la obra en su pequeño huerto es el marroquí Houssain Homfri que ya cuenta con experiencia trabajando en el campo por lo que cree que no habrá problemas para plantar perejil, apio, calabacines o pepinos... «Me guata mucho trabajar en la huerta y espero traer a los críos para que aprendan».

«Llevo dos años plantando cosillas en la terraza, vamos a ver que tal se da aquí» Pepe Ventoso, Barrio Quebrantada

Para Pepe Ventoso, que vive en las vecinas torres de Carabaza, es la primera vez que dispone de un huerto de estas características ya que su experiencia hasta ahora se limita a «la terraza de casa en la que he plantado algunas cosillas». «Es una actividad que me resulta gratificante, veremos que tal se da ahora aquí en el huerto. Me lo comentó un amigo y no me lo pensé y ahora vamos a ver lo que sale», indicó mientras se dirigía hacia su parcela para ver cómo está la tierra.

El alcalde subrayó que se trata de un proyecto de carácter social que persigue mejorar la vida, entre otros, de las personas en situación más vulnerable (desempleados, con rentas muy bajas y personas mayores o jubilados). El verano pasado se amplió la red municipal de huertos sostenibles de 45 a 90 parcelas, repartidas entre Coteríos y Mies de Vega. Cruz Viadero señaló que para el Ayuntamiento «este proyecto es todo un éxito dada su buena aceptación por parte de los ciudadanos, completándose al 100% la oferta». En este sentido, mostró su satisfacción por cómo se está gestionando desde la Concejalía de Medio Ambiente el proyecto, y por cómo están trabajando los empleados del Serca para el buen funcionamiento del mismo y la formación de las personas que empezarán a cultivar sus propias hortalizas.

Lista de espera

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente precisó que con la entrega ayer de las últimas parcelas se ha completado la red municipal, aunque queda una pequeña lista de espera por si se produjesen vacantes. «Por ahora con 90 huertos cubrimos la posible demanda que hay en estos momentos en Torrelavega, y no valoramos en este ejercicio seguir ampliando el proyecto», indicó. Urraca dio la bienvenida a las personas, de variadas edades y de ambos sexos, que van a cultivar en estos terrenos, una vez finalice el invierno y comience el periodo para preparar la cosecha de primavera y verano. Para ello se impartirán cursos de formación que comenzarán, aproximadamente en un mes destinados no solamente a los usuarios de la red de huertos sostenibles, sino abiertos también a aquellos ciudadanos interesados como ya se ha hecho en la finca de Mies de Vega.

«Me gusta mucho trabajar en la huerta y espero traer a los críos para que aprendan» Houssain Homfri, Barrio Quebrantada

Por otro lado, el concejal adelantó que una vez acabe el procedimiento de exposición pública para la reforma de la ordenanza municipal de Huertos Sostenibles de Torrelavega, del que el edil dio cuenta a los grupos en la última Comisión de Medio Ambiente, organizaciones con fines sociales podrán optar a realizar proyectos en las cuatro parcelas libres de Coteríos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos