Una 'marea verde' inunda la ciudad

Los participantes en la Marcha Contra el Cáncer esperan en el Bulevar Demetrio Herrero antes de tomar la salida. /Luis Palomeque
Los participantes en la Marcha Contra el Cáncer esperan en el Bulevar Demetrio Herrero antes de tomar la salida. / Luis Palomeque

La convocatoria supera todas las expectativas de participación al convertir las calles en una fiesta solidaria y multitudinaria en la que el tiempo acompañó Cerca de 3.000 personas participan en la cuarta edición de la Marcha Contra el Cáncer

DAVID CARRERA TORRELAVEGA.

Con más de 2.500 dorsales repartidos, una gran marea humana de color verde recorrió ayer los seis kilómetros de la Marcha Contra el Cáncer por las calles de la ciudad. Bajo el lema 'Juntos contra el cáncer', la mañana, en la que acompañó el tiempo con el cielo despejado y el viento más calmado, resultó «histórica», según los organizadores, por el gran número de participantes que se estima rondó las 3.000 personas. Un aluvión de gente que sirve, además, no solo como apoyo moral para enfermos y familiares de afectados, sino para financiar la investigación que trata de combatir la enfermedad.

La cuarta edición de la Marcha Contra el Cáncer, organizada por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) para recaudar fondos para la investigación y la mejora de la calidad de vida de las personas que luchan contra esta enfermedad, se vivió como es habitual en este tipo de encuentros: en familia, entre amigos, en pareja, en compañía de mascotas, unos corriendo, la mayoría andando, otros en bicicleta... todos con el ánimo de pasar un buen rato y disfrutar de una jornada con fines solidarios.

Así se lo toman Rosa González y Jacinta Oviedo, dos amigas que todos los años participan en la marcha y que acuden «a todas las que podemos» con fines benéficos en Torrelavega e incluso en otros municipios vecinos o a las de Santander. Rosa, que ha superado un cáncer, destaca que «lo importante, aunque no te toque de forma directa, es participar y que la gente que trabaja en estas asociaciones, en especial de la lucha contra el cáncer, se sientan arropadas y puedan comprobar que no están solos».

Para Jacinta el caso es distinto, explica que «este tipo de actos son fundamentales para dar visibilidad a una enfermedad de la que nadie está libre y pensar que mañana puedes ser tú o un familiar o amigo el afectado». Por ello y a pesar de que es habitual su participación en otras marchas similares, todavía se emociona al ver la marea de gente en torno al arco de salida de la prueba ubicado en un abarrotado Bulevar Demetrio Herrero. «Impresiona ver a tanta gente apoyando esta causa, resulta emocionante para enfermos y familiares ver que no están solos», agrega.

Rafael Ramírez, vecino de Torrelavega, es otro de los que no falla cuando se trata de ponerse el chándal y ayudar. «Vengo todos los años, ya no sé cuantos van, a esta y otras marchas de carácter solidario en las que además de aportar mi granito de arena trato de enganchar a más gente, amigos, familiares o a las generaciones que vienen por detrás», indica mientras ordena a los chiquillos que le acompañan a tomar la salida. Pero no todo son veteranos, la marcha contra el cáncer sigue creciendo en la ciudad, y Mari Carmen Ruiz, residente en La Inmobiliaria, es uno de los últimos fichajes que cada año ayuda a engordar la lista de participantes. Es su primera vez y está convencida de que se lo va a pasar muy bien. «Se trata de ayudar, de pasar un rato divertido y de paso hacer algo de deporte», afirma pensando en la caminata que partió del Ayuntamiento en dirección a la Avenida de España, Cicero Arteche, Carlos Pondal, El Malecón, el parque La Viesca, el barrio de El Milagro, hasta cruzar el puente blanco de Torres, entrar en la senda paralela al río para salir a la altura de la rotonda de La Inmobiliaria, avanzando por José María Pereda y regresar de nuevo al Bulevar Demetrio Herrero.

6 kilómetros de solidaridad

En total 6,6 kilómetros de solidaridad que para la presidenta de la Junta Local de la Asociación Española Contra el Cáncer, Ana Barca, son fundamentales «para dar a conocer la asociación, fomentar hábitos de vida saludable y recaudar fondos para el desarrollo de diferentes servicios de ayuda al paciente de cáncer y a sus familiares».

Barca recordó que este año la recaudación se destinará a la puesta en marcha del programa de voluntariado 'Primer impacto' que se desarrolla en el Hospital Sierrallana con la ayuda de un trabajador social y tres voluntarios. Además, como en ediciones anteriores, al finalizar la marcha se realizó un sorteo de regalos donados por las marcas y establecimientos colaboradores y también se repartió chocolate, bebida y avituallamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos