Sniace afirma que la expropiación de sus terrenos no tiene justificación urbanística

Luis Palomeque

La empresa defiende que con su propuesta el Ayuntamiento obtendría gratis 236.000 metros cuadrados frente a los 141.000 que contempla la adquisición forzosa

David Carrera
DAVID CARRERASantander

El expediente de expropiación iniciado por el Ayuntamiento para hacerse en propiedad con cuatro parcelas de Sniace ha vuelto a poner de manifiesto las viejas diferencias entre la administración local y la empresa. Tras recibir la notificación del inicio del proceso expropiatorio, Sniace ha presentado en el Ayuntamiento las correspondientes alegaciones entre las que descata que «no está justificado ni desde la perspectiva urbanística, ni desde luego desde la perspectiva de la mejor administración de los fondos públicos municipales».

En su escrito de cinco páginas y dirigido al alcalde, José Manuel Cruz Viadero, la empresa recuerda que en la propuesta de reordenación de sus terrenos presentada al Ayuntamiento se plantea la cesión gratuita al municipio de 236.074 metros cuadrados de suelo, entre los que se encuentran los 141.626 que con este expediente se pretende expropiar.

Sniace se opone a la expropaición forzosa argumentando que «dicha actuación unilateral supone un riesgo innecesario para la viabilidad de la operación urbanística que esta parte ha planteado al Ayuntamiento», y que según la empresa «se encuentra en la fase inicial de conversaciones previas».

En sus alegaciones la mercantil apunta que las normas urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Torrelavega prevé la obtención de los sistemas generales tanto por el sistema de expropiación como gratuita, mediante operaciones compensatorias en suelo urbano con base en las determinaciones del Plan General. Y agrega que siendo estas dos fórmulas las admisibles en cuanto a la obtención del suelo clasificado como dotacional público, a su juicio «resulta incuestionable que la aplicación de una fórmula excluye la puesta en marcha de la otra».

«El planteamiento de ordenación se puede consensuar»

En sus alegaciones, Sniace subraya que a través de la fórmula del convenio el Ayuntamiento podrá incorporar en la propuesta de ordenación los matices que considere oportunos para adecuarla a la mejor satisfacción de los intereses públicos. Por ello, en su pliego de alegaciones hace hincapié en que no se trata de un planteamiento cerrado, puesto que lo que se pretende es lograr el consenso con el Ayuntamiento para su posterior desarrollo y ejecución. La empresa concluye que desde la perspectiva municipal las incertidumbres económicas «son de gran calado» e insiste en que «innecesarias», desde el momento en que Sniace está proponiendo la cesión gratuita de los suelos dotacionales previstos en el Plan General, incluso una superficie mayor a la que ocupa en la actualidad el complejo deportivo Óscar Freire y los terrenos próximos del ‘patatal’.

Por ello, Sniace insiste en que si el Ayuntamiento opta por la vía de la expropiación no podrá acudir a la fórmula del convenio. En este sentido, explica que si se aplica la expropiación y se priva a Sniace de estos terrenos que la propuesta de ordenación de los terrenos prevé ceder gratuitamente, los suelos adquiridos por expropiación tendrían la consideración de suelos dotacionales ya obtenidos y computarían a los efectos del cálculo de aprovechamiento medio del ámbito territorial objeto de la modificación, minorándolo, y perjudicando de «forma innecesaria» la viabilidad económica de la propuesta.

Además, la empresa entiende que con ello se imposibilitará la consecución de diversos objetivos que la propuesta propone y que «son de interés público», como la reordenación de las instalaciones industriales de Sniace, la generación de un parque lineal para disfrute de los vecinos, o la ordenación de los usos terciarios en la parcela resultante.

Ver más

Por todas estas razones, la dirección de Sniace considera que en estos momentos y con la propuesta de ordenación presentada sobre la mesa, «debería de apurarse al máximo las posibilidades de negociación y de acuerdo entre las partes».

Por último, la empresa cree que «no tiene sentido que el Ayuntamiento satisfaga un justiprecio cuando tiene en su mano la posibilidad de obtener este suelo de forma gratuita». Y añade que la expropiación generaría incertidumbres en cuanto al valor de los terrenos, al tratarse de suelos clasificados como urbano consolidado y como no urbanizable, valorados con métodos de cálculo distintos.

Fotos

Vídeos