El soterramiento de la vía del tren propiciará la mayor transformación urbanística de Torrelavega

Integración. El paso de las vías del tren por la ciudad divide a Torrelavega en dos/Luis Palomeque
Integración. El paso de las vías del tren por la ciudad divide a Torrelavega en dos / Luis Palomeque
Torrelavega

El proyecto, valorado en 91 millones de euros, liberará 40.000 metros cuadrados de suelo sobre los que la revisión del Plan General contempla la construcción de viviendas

David Carrera
DAVID CARRERA

Una inversión cercana a los 91 millones de euros permitirá que, dentro de cinco años, los dos kilómetros de la vía férrea que atraviesa Torrelavega discurran bajo el casco urbano. Las obras, calificadas por los responsables municipales como «el proyecto más importante de la ciudad», aliviarán los problemas de tráfico de la capital del Besaya y liberarán los cerca de 40.000 metros de suelo en los que se plantean distintas alternativas, entre ellas, la construcción de viviendas y creación de espacios públicos verdes para uso y disfrute de los ciudadanos.

Y es que la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en concreto el Plan Especial de Reforma Interior (PERI), contempla los usos terciario, industrial y residencial en este suelo liberado de 37.646 metros cuadrados, con una altura máxima de siete plantas para una futura edificación. La ficha del PERI recoge que el uso predominante para el suelo que quedará libre en superficie es «equipamiento», aunque también recoge la posibilidad de usos compatibles «terciario, industrial y residencial».

Torrelavega vivirá durante la próxima década una de las más profundas transformaciones urbanísticas de su historia. El soterramiento de las vías de FEVE, una vieja aspiración municipal, será realidad en el plazo aproximado de cinco años, una vez se ha llegado a un acuerdo entre el Ministerio de Fomento, el Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Torrelavega para la redacción del convenio de colaboración de la integración del ferrocarril y que estos días están revisando las instituciones.

A la espera de que las tres administraciones implicadas en el proyecto aporten sus sugerencias al convenio y se firme de forma definitiva, se abren distintas opciones para aprovechar el espacio liberado una vez estén soterradas las vías. Una de ellas es la construcción de un gran parque público, edificios de viviendas de un máximo de siete plantas, bloques de viviendas de protección oficial y un complejo de ocio. Un esquema que se sigue en otras ciudades similares en las que el Ministerio de Fomento ha tomado la iniciativa para llevar a cabo la integración del ferrocarril.

El proyecto supondría el traslado de los talleres de reparación de trenes actualmente ubicados junto a la estación. Además, dos kilómetros de vía discurrirán bajo el subsuelo, lo que permitirá aliviar los problemas de tráfico de la localidad, que soporta el paso de un tren cada quince minutos, y, lo que es más importante, liberar alrededor de 40.000 metros cuadrados en pleno centro urbano, vitales para el desarrollo urbanístico de Torrelavega. Las obras costarán, según la estimación del Ministerio, unos 91,2 millones de euros, que serán aportados por Fomento, Gobierno regional y el propio Ayuntamiento. Está previsto que los trabajos se adjudiquen a finales del año 2018, ya que lo que resta de este año y el próximo transcurrirán con toda la tramitación administrativa, de modo que hasta 2019 no comiencen las obras.

Posteriormente se urbanizarán los terrenos ganados y es al Ayuntamiento de Torrelavega al que, a través de su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) le corresponde decidir qué usos dar a la zona de suelo liberada. Asimismo el Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (Pitvi) 2012-2014 del Ministerio de Fomento recuerda que los aprovechamientos urbanísticos que se generen por los suelos ferroviarios y queden desafectados deberán utilizarse para la financiación y administración de las infraestructuras ferroviarias.

El Plan Especial de Reforma Interior (PERI) tiene por objeto la ordenación de los terrenos ocupados por el sistema ferroviario constituido por la estación de tren de Feve y las vías del ferrocarril, al quedar liberados por el soterramiento de la línea Santander-Cabezón de la Sal a su paso por Torrelavega.

Los objetivos principales de este Plan Especial contemplan la eliminación de la barrera ferroviaria que separa el barrio del Cerezo del resto de la ciudad, la eliminación de impactos debido a la contaminación atmosférica y acústica, liberar suelo destinado a otros usos y la creación de nuevos nexos entre las dos zonas de la ciudad que hoy en día están separadas por las vías. Por otro lado, se plantea la construcción de una nueva estación de tren soterrada, así como el mantenimiento del edificio de la actual estación de viajeros de Feve, ya que se trata de un edificio catalogado y no se descarta que se destine para otros usos y actividades. También se pretende dar continuidad a las calles Paseo del Niño con Escultor Teodoro Calderón, Pablo Garnica, Avenida Menéndez Pelayo y José Gutiérrez Alonso. Por último se plantea la construcción de una nueva estación de autobuses en el espacio que ahora ocupa el aparcamiento de Feve.

Aunque el principal reto será conjugar la necesidad de espacio para la construcción de nuevas viviendas con la intención de dotar al municipio de una gran zona verde en pleno centro.

Las claves

Acuerdo. El convenio entre las tres administraciones está a la espera de que todas las partes implicadas incluyan sus sugerencias y firmar cuanto antes el documento definitivo.

Presupuesto. El Ministerio de Fomento calcula el coste de las obras en 91,2 millones de euros (IVA no incluido) para las actuaciones ferroviarias, es decir las obras del soterramiento.

Actuaciones. Para las actuaciones urbanísticas Fomento plantea un coste estimado de las obras de 6,5 millones de euros. Se refiere a la transformación del espacio liberado en la superficie de suelo.

Financiación. Adif abonará el 50% del coste de las actuaciones; el Gobierno de Cantabria el 30% y el Ayuntamiento el 20% restante, y según esta proporción se repartirán los aprovechamientos.

Proyecto. Según el borrador del convenio, Adif redactará el proyecto ferroviario asumiendo su coste, unos 4 millones de euros, además de contribuir a la financiación de las obras.

Plan General. El Ayuntamiento deberá facilitar, a través del PGOU, el desarrollo inmobiliario de los suelos ferroviarios propiedad de Adif y que serán liberados tras el soterramiento.

Fotos

Vídeos