Treinta coches amanecen con las ruedas pinchadas en Nueva Ciudad

María Luisa y Gonzalo muestran una de las tres ruedas pinchadas en un Nissan Qashqai. /Antonio 'Sane'
María Luisa y Gonzalo muestran una de las tres ruedas pinchadas en un Nissan Qashqai. / Antonio 'Sane'
Torrelavega

Los vecinos del barrio piden más medidas de seguridad, mientras la Policía investiga el extraño suceso

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOTorrelavega

En Nueva Ciudad, uno de los barrios más populosos de Torrelavega, están preocupados. Una treintena de coches amanecieron pinchados en la mañana del domingo. Una rueda, dos, tres o las cuatro, en diversas calles, al azar... Los vecinos creen que ha podido ser obra de un perturbado y piden más medidas de seguridad. La Policía investiga lo sucedido.

Todos los neumáticos han sido rajados, todo parece indicar que con una navaja o cuchillo, y no llevan reparación. Gonzalo, dueño de Autocenter Besaya, de Barreda, lo confirma: «Este Nissan Qashqai me le trajo la grúa esta mañana porque le han pinchado tres ruedas. Aquel Peugeot 106 le trajo la dueña porque sólo le rajaron una y la cambiaron. Antes vino un chaval con un Volkswagen Passat que tenía dos cubiertas pinchadas. Hace tiempo que no pasaban cosas así». «Y como están rajadas -explica-, no llevan reparación. Es una putada para esta gente. Sólo las cubiertas del Qashqai valen 160 euros cada una».

La dueña del Peugeot 106 es María Luisa, vecina de Nueva Ciudad, que se dio cuenta de que tenía una de las ruedas pinchadas cuando fue a coger el coche el domingo para ir a trabajar. Al final llegó algo tarde y «menos mal que me llevó una amistad». Fue horas después cuando la llamaron del seguro para decirla que no había sido algo fortuito: «Me dijeron que habían rajado el neumático con una navaja. Después me encontré con una vecina y me explicó que había muchos coches por el barrio que estaban igual. Está claro que el que lo hace, no sé si un perturbado o una banda que se está iniciando, lo hace al azar».

«Están por todo el barrio, unos con una rueda pinchada, otros con dos, otros con tres...» Lorenzo Ibáñez, Bar Puchi

«Si no toman medidas, vamos a tener que hacer rondas de vigilancia los propios vecinos» María Luisa, Vecina de Nueva Ciudad

Los neumáticos han sido rajados con un cuchillo y no llevan reparación

María Luisa comenta que la gente está muy preocupada y que no es la primera vez que sucede. «Al parecer -señala-, viene ocurriendo en las últimas semanas, aunque no con la importancia de lo ocurrido el sábado por la noche. En la Policía se han presentado más de 20 denuncias. Hay que tomar medidas, con agentes de paisano, cámaras o algo así, porque si no se hace algo vamos a tener que hacer rondas de vigilancia los propios vecinos».

«Algunos son clientes»

Lorenzo Ibáñez, del Bar Puchi, dice que muchos coches siguen pinchados en las calles de Nueva Ciudad y que algunos de los afectados son clientes suyos. «Están por todo el barrio -afirma-, unos con una rueda pinchada, otros con dos, otros con tres... Dicen que son más de 30 y que fue el sábado por la noche».

Este popular barrio torrelaveguenses fue noticia a mediados de agosto por otros hechos relacionados con la delincuencia: los comerciantes tienen claro que unidos son más fuertes y han decidido dar un paso al frente para atajar una ola de robos. Primero crearon un grupo de WhatsApp que les ha dado «muy buenos resultados» y ahora han lanzado una campaña informativa para que todos los vecinos se sumen a esa «cadena de seguridad» y denuncien, a través de los establecimientos, cualquier hecho que les resulte sospechoso o delictivo. Al final, es la dinámica Asociación de Comerciantes de Nueva Ciudad la que se pone en contacto con la Policía, que ha logrado detener a varios individuos en los últimos meses gracias a esta colaboración ciudadana.

Tanto la ola de robos en los comercios como el suceso de los pinchazos no dejan de ser un «duro revés» para gente humilde que trata de salir adelante como puede tras la mayor crisis económica en muchas décadas. Eso es lo que opina Antonio, jubilado, que no está de acuerdo con las cifras que se manejan y dice que los coches afectados son «muchos más». Él, octogenario, dice que lo conoce bien porque se ha recorrido «todas las calles del barrio» desde que se enteró que su hija era una de las afectadas.

Mientras tanto, continúa el rosario de denuncias en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, cuyos agentes siguen investigando lo sucedido en la madrugada del domingo, y el temor a que los hechos se repitan hace que los vecinos pidan más medidas de seguridad en un barrio que suele ser tranquilo.

Fotos

Vídeos