Los vecinos piden por escrito que se pare la obra del Manuel Barquín

Los vecinos llevaron ayer sus movilizaciones hasta el Registro del Ayuntamiento. :: LUIS PALOMEQUE/
Los vecinos llevaron ayer sus movilizaciones hasta el Registro del Ayuntamiento. :: LUIS PALOMEQUE

Registran instancias mostrando su «total desacuerdo» con la tala de árboles y la cubierta del parque infantil

J. I. ARMINIO

Vecinos residentes en el entorno del parque Manuel Barquín, registraron ayer en el Ayuntamiento de Torrelavega una instancia para pedir que «se desista» de continuar con la obra para cubrir el parque infantil. En el escrito muestran su «total desacuerdo» con la tala «indiscriminada y salvaje» de árboles que se ha llevado a cabo y la estructura «desproporcionada e innecesaria» que se pretende instalar, por «causar un impacto ambiental que rompe con la armonía del espacio arbolado del único pulmón verde del centro de Torrelavega».

El Manuel Barquín es escenario de movilizaciones desde que se inició la obra, hace 15 días. Un centenar de vecinos se concentró el sábado para mostrar su rechazo a los trabajos, que tienen como finalidad convertir la citada zona de juego en el primer parque infantil cubierto de la ciudad. Entienden que es una obra «mastodóntica» y que tiene un impacto ambiental y estético «brutal». Una semana antes, un número similar de vecinos se manifestó para mostrar su repulsa contra la tala de árboles de gran porte que se realizó en el lugar para dejar espacio a la gran cubierta, valorada en 426.000 euros. El alcalde, José Manuel Cruz Viadero, ha dicho que no se modificará el proyecto y ha recordado que fue aprobado por casi todos los concejales y responde a una petición ciudadana para que el parque infantil se pueda utilizar todo el año.

La convocatoria del sábado no fue realizada por el colectivo de defensa de los árboles (Torrearboleda), sino por la comunidad de vecinos El Parque, próxima a la obra. Además de volver a mostrar su «repulsa más absoluta» por la «salvaje» tala de árboles, su portavoz, Julio Sanz, destacó el rechazo de los residentes a la «macrocubierta» que se va a instalar y que ya está teniendo un impacto ambiental y estético «brutal» sobre una de las zonas más «emblemáticas y queridas» por los torrelaveguenses.

«El hecho de tener que talar un sólo árbol -dijo el portavoz- debiera haber sido motivo suficiente para paralizar el proyecto. Es mucho más sencillo, barato, inteligente y civilizado adaptar una cubierta a unos árboles que ya estaban allí cuanto todos éramos niños, que talarlos para instalar un mastodonte de plástico de 11 metros de altura». Los vecinos rechazan también el elevado importe del proyecto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos