Torrelavega se llena de locales en venta, traspaso o alquiler

Torrelavega se llena de locales en venta, traspaso o alquiler
Luis Palomeque

Proliferan los establecimientos comerciales cerrados por jubilaciones o la mala marcha de los negocios

David Carrera
DAVID CARRERASantander

Los carteles de 'se vende', 'se alquila' o 'se traspasa' se han convertido en una estampa habitual en los escaparates del centro de la ciudad. Y lo más preocupante, además de la sensación de abandono que produce entre los vecinos y visitantes, es que muchos de estos locales llevan muchos meses con la persiana bajada. Un simple paseo por las calles céntricas de la ciudad muestra un dato que preocupa. Hay cada vez más locales comerciales cerrados y en alquiler. Se trata de un síntoma de una realidad económica que está golpeando a todos los sectores.

Los propios comerciantes explican que los altos precios de los alquileres, unidos a la falta de ventas son los motivos de esta imagen cada vez más frecuente en calles como José María Pereda, antaño referencia del sector comercial. Ahora, hay hasta varios locales seguidos en este vial con carteles de 'se vende' o 'se alquila'. El primero de ellos, enorme, nada más entrar en la ciudad, y que hasta hace unos meses albergaba la tienda deportes Gándara. Por no hablar de la calle Manuel Carrera, en la que proliferan los locales cerrados, hasta tal punto que hay más que abiertos en esta céntrica avenida continuación de la calle Ancha hasta la Plaza de La Llama. Incluso la calle Consolación -una de las más atractivas del comercio local- no se salva de esta 'sangría', aunque a diferencia de otros lugares hay mayor movimiento y a medida que cierra un establecimiento se abre otro negocio en poco tiempo, como igual sucede en Mártires y Serafín Escalante.

Luis Palomeque

Miguel Rincón, presidente de la Federación de Asociaciones Empresariales de la Distribución y el Comercio de Cantabria (Fediscom), afirma que, aunque últimamente hay nuevas aperturas, la sensación general que existe es que estos negocios no suelen durar mucho tiempo. «La gente se está animando, pero es caro montar un establecimiento con un local que no es tuyo y, con tanto traspaso, es difícil tener una clientela fija», comenta.

Diferencia de precios

Según Leopoldo Saint, de la inmobiliaria Look&Find, un bajo comercial de unos cien metros cuadrados en la zona del centro puede tener un coste medio de unos 1.500 o 2.000 euros de alquiler al mes. Una cuota que quizá no todos los negocios pueden mantener. Sin embargo dice que en la calle Carrera y en otras de Torrelavega hay locales vacíos por 300 euros al mes. En su opinión «el gran problema del comercio en Torrelavega es que no hay OLA. No hay sitio para aparcar y la gente se va a los centros comerciales». «La ciudad está muy tocada por la crisis y eso es algo que se refleja en el comercio pero el problema más grave es que no hay una ordenanza limitadora de aparcamiento que permita esa dinamización comercial como sucede en otras ciudades de igual o menor tamaño», explica.

Agustín del Hoyo, de Agustín Inmobiliaria, reconoce que la situación «está muy delicada» y en concreto sobre calls como José María Pereda o Carrera, dice que «están obsoletas». No obstante, este profesional inmobiliario apunta que las calles más comerciales «también están tocadas», con locales en Consolación, Serafín Escalante o Mártires que «llevan años cerrados». A ello, hay que añadir, según Agustín, «una complejidad burocrática y administrativa que en Torrelavega es especial y que precisamente no anima a abrir un negocio». Indica que en la capital del Besaya el perfil medio de un bajo comercial en el centro es de unos 60 o 70 metros cuadrados y se pagan unos 1.000 euros de media, aunque resalta que «desde hace varios años los propietarios han ido bajando y ajustando los precios a medida de la demanda y ni aún así hay locales que salen el mercado».

Plan Integral para el comercio minorista, pymes y autónomos

El presidente de la Federación de Asociaciones Empresariales de la Distribución y el Comercio de Cantabria (Fediscom), Miguel Rincón, reclama la creación de un Plan Integral para el Comercio Minorista, que su juicio debería abordar, entre otros, aspectos como la fiscalidad; los horarios comerciales; los planes de impulso al consumo; la potenciación de las marcas; los locales vacíos; las sinergias entre los eventos, turismo y comercio; la protección de comercios singulares; el impulso al comercio en los cascos históricos de las ciudades; el uso del comercio electrónico; las tiendas rurales; la mejora de la cualificación profesional de los trabajadores y autónomos; el urbanismo comercial; la innovación y eficiencia energética en los comercios; la cooperación empresarial y la promoción de la calidad y el diseño como factores de diferenciación comercial. El objetivo fundamental del plan debe ser mantener la pyme comercial y los autónomos del sector para fomentar el mantenimiento del empleo de calidad y la eficiencia del comercio minorista como recurso para abastecer al consumidor de forma cómoda en la ciudad.

El presidente de la Cámara de Comercio, Antonio Fernández Rincón, recuerda que «llevamos años» solicitando la instalación de la OLA en el centro de la ciudad porque «entendemos que puede tener un efecto dinamizador para el comercio local» y evitar que los propios vecinos y visitantes se decanten por otras opciones.

Otros empresarios de la zona, más que al precio alto de los alquileres, señalan la caída de las ventas como motivo principal del cierre o traspaso de negocios. «El que quiere estar en el centro tiene que asumir el coste del alquiler, pero el principal problema es la falta de ventas», asegura el propietario de una tienda en la calle Ancha. A pesar de que las asociaciones de propietarios de comercios llevan años tratando de incentivar las compras en el centro, los resultados no parecen acompañar. El trato personal y la exclusividad de sus productos son el valor añadido de estos negocios. «Somos comercio de proximidad, no podemos tener grandes campañas de publicidad o precios tan bajos como las grandes marcas pero competimos con la atención al cliente», explica Verónica Zapata, de El Taller de María.

A menudo los carteles de 'se vende', 'se alquila' o 'se traspasa' inundan calles enteras. Según los integrantes del gremio, un simple negocio puede echar las persianas por muchos y diversos motivos. Ni tan siquiera tiene por qué tener relación con la situación económica del momento. El problema es cuando en una misma calle o avenida (y en la de al lado y en la de más allá) se produce un aluvión de liquidaciones. Ya no se trata de un hecho aislado, estamos ante un mal común e incluso endémico: la paralización en seco de la actividad económica. La crisis se vuelve evidente para todos cuando la mercería de toda la vida se convierte en una oficina más para alquilar o vender. Cuando en la misma semana cierran la frutería y la heladería del barrio.

«Nadie se salva»

Igual que dando un paseo se ven bares casi llenos y comercios con gente comprando y a veces simplemente deambulando, también cada vez es más fácil ver comercios cerrados o a punto de la liquidación. Es un mal que se extiende por toda la ciudad: el centro, José María Pereda, La Inmobiliaria... Y del que no está a salvo nadie: tiendas de ropa, pescaderías, librerías, ... Un claro ejemplo de todo esto es la calle Consolación, una de las principales arterias comerciales del centro de Torrelavega y que a pesar de las últimas obras de peatonalización, en el tramo que conecta con la iglesia de La Asunción, sigue con varios locales cerrados a cal y canto desde hace unos cuantos meses. La situación es privilegiada pero ni siquiera ello ha impedido que una decena de negocios se hayan visto obligados a cerrar por la caída de las ventas.

En Torrelavega, prácticamente en cada calle se puede observar locales cerrados con el cartel de 'alquiler'. En algunas, más de uno. Y muchos de ellos hace ya meses que están a la espera de encontrar un interesado. Recientemente, tras el cierre de una tienda de chinos en el mismo centro de la ciudad, una vecina que pasaba por el lugar sentenciaba: «Esto ya es serio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos