Viérnoles advierte del peligro para los bomberos por la estrechez de los caminos

Uno de los dos vehículos que resultaron parcialmente calcinados en los incendios de hace dos años. /Luis Palomeque
Uno de los dos vehículos que resultaron parcialmente calcinados en los incendios de hace dos años. / Luis Palomeque

La Junta Vecinal dice que sólo la «encomiable profesionalidad» de los servicios de emergencia evitó una «catástrofe sin precedentes» en los incendios de 2015

José Ignacio Arminio
JOSÉ IGNACIO ARMINIOSantander

Los graves incendios forestales que asolaron Cantabria en diciembre de 2015, dejaron un profunda huella en Viérnoles, la única pedanía del municipio de Torrelavega. Además de las cuantiosas pérdidas económicas por la quema de fincas de eucalipto en el Dobra, la Junta Vecinal tomó nota del peligro que sufren los servicios de emergencia al no poder maniobrar con rapidez por la estrechez de los accesos al monte. En aquella ocasión, dos vehículos resultaron parcialmente calcinados.

Desde entonces han pasado dos años y las peticiones de ayuda por parte de la pedanía han resultado infructuosas. La solicitud para que Viérnoles fuese declarado zona catastrófica ni siquiera recibió respuesta. Lo mismo ocurrió con el proyecto para construir apartaderos en los caminos del Dobra, para que los vehículos de emergencia tengan libre el paso en caso de incendio. Pero la Junta Vecinal no se rinde y ha vuelto a presentar la misma petición a la Consejería de Medio Rural, está vez a través del Ayuntamiento.

En su escrito, aprobado por unanimidad, Viérnoles recuerda que los caminos de acceso al Dobra presentan una deficiente conservación, además de un «ancho mínimo» que resulta insuficiente, no sólo para el paso de vehículos en caso de incendio, sino también para ganaderos e industriales que se ganan la vida con aprovechamientos en la zona.

La pedanía urge la construcción de apartaderos en los accesos al Dobra

Según la Junta Vecinal, sólo la «encomiable profesionalidad» de los servicios de emergencia que participaron en la extinción de los incendios que asolaron el monte en diciembre de 2015, evitó una «catástrofe sin precedentes». La pedanía señala también que las autoridades competentes no han puesto en práctica medida alguna para la restauración ambiental de las áreas calcinadas, ni han concedido ayudas a los afectados. Tampoco se ha incrementado la dotación de medios técnicos, formación, prevención y vigilancia para evitar los incendios.

El pueblo solicitó la declaración de zona catastrófica

La Junta Vecinal de Viérnoles solicitó en 2016 la urgente declaración de zona catastrófica para la localidad, tras los incendios forestales que arrasaron hace dos años el monte Dobra, principal fuente de ingresos del pueblo. Viérnoles se sumó sin éxito -aún no ha recibido respuesta- a otras entidades menores y ayuntamientos de Cantabria que pidieron ayudas después de que las llamas calcinasen cientos de hectáreas en pocos días.

La única pedanía de Torrelavega aprovechó la ocasión para mostrar su agradecimiento por «la profesionalidad y el compromiso» con el que actuaron Bomberos, Protección Civil, Policía Local y todas las personas que colaboraron en la extinción de los incendios. Según el alcalde pedáneo, Jorge Gutiérrez, Viérnoles fue una de las zonas más afectadas, ya que «más de 100 hectáreas» de masa forestal resultaron calcinadas.

Evacuaciones

Por todo ello, traslada a la administración competente la propuesta de mejora de los caminos del Dobra, con la construcción de apartaderos para dar servicio a las fincas de aprovechamiento forestal que permitan la circulación sin riesgo de accidente, además de facilitar la entrada de los vehículos pesados del servicio contra incendios y, en su caso, la evacuación de material y personal en situación de emergencia.

El plan diseñado por la Junta Vecinal prioriza la construcción de los apartaderos en zonas residuales de los caminos forestales, sin que sea necesario proceder a ocupaciones en fincas de titularidad privada, lo que «evitará un sobrecoste y dará celeridad a la ejecución de la obra». Los apartaderos que plantea la pedanía en su documentación responden a un aprovechamiento de zonas residuales de los caminos, que precisan un menor coste en la realización de los trabajos: explanada, afirmado con base de zahorra y, en su caso, capa de rodadura de hormigón para garantizar su uso por parte de los camiones y su estabilidad ante la escorrentía.

El alcalde pedáneo, Jorge Gutiérrez, recuerda que se está potenciando también, por parte del Ayuntamiento, la visita al Dobra por sus valores naturales y arqueológicos, principalmente, lo que «incrementa la necesidad de mejorar los accesos». «Hay tramos -explica- en los que te tienes que meter a la cuneta si viene otro vehículo en sentido contrario, porque no hay apartaderos. La situación más peligrosa se produce en caso de incendio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos