eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
tormenta
Hoy 10 / 12 || Mañana 8 / 11 |
más información sobre el tiempo

Más Deportes

Estás en: > > >
La temporada echa el telón con unos magníficos resultados

CAZA Y PESCA

La temporada echa el telón con unos magníficos resultados

Sólo Liébana, la comarca más productiva, se quedó por debajo de las cifras de capturas conseguidas en el último ejercicio

19.02.10 - 00:43 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Terminada la campaña jabalinera en toda Cantabria llega, como siempre, la hora de los análisis. El primero y más evidente es que la temporada ha sido muy buena. Los resultados así lo demuestran. Por mucho que no se haya alcanzado el récord de capturas en la Reserva del Saja, principal referente de la región en lo que a cacerías de jabalí se refiere, el número de animales abatidos ha sido muy elevado. 1.116 suidos han sido cazados según las cifras ofrecidas por la Consejería de Desarrollo Rural (a falta de algunas batidas aplazadas por la presencia de osos). Y eso que el comienzo de la temporada no fue todo lo bueno que hubiera sido deseable. Los hándicaps conocidos por todos que afectan a las batidas que se celebran durante los meses de septiembre y octubre se hicieron especialmente patentes. La maleza tardó en caer y eso siempre dificulta la acción en los tiros. Además, la bonanza climatológica del primer tramo del otoño tampoco ayudó demasiado, sobre todo en comarcas como la lebaniega, que es, sin duda, el gran sustento de la Reserva. En cualquier caso, los suidos fueron poco a poco cayendo y la cifra de capturas, subiendo.
Con la llegada de los primeros fríos otoñales, las cosas fueron mejorando. Los helechos cayeron, lo mismo que la hoja, lo que permitió una mayor claridad en los lances. Además, el monte comenzaba ya a estar más húmedo, lo que permitía un trabajo más cómodo tanto de los perros, actores principales, como de los monteros. En definitiva, las condiciones comenzaban a ser las más adecuadas... y se dejó notar en los resultados que iban arrojando las diferentes batidas.
Metidos ya de lleno en el invierno, la situación fue, si cabe, todavía un poco mejor. Eran los mejores meses, siempre lo han sido, para cazar jabalí en Cantabria y los resultados acompañaban las buenas previsiones existentes. Se comenzaba a hablar, y con motivos fundados, de la posibilidad de alcanzar un nuevo récord en la Reserva.
Llegó el frío
Sin embargo, con la llegada del invierno hicieron acto de presencia también los primeros temporales. Ya se sabe que un año de nieves es un año de bienes. Seguro que el refranero está en lo cierto. Casi siempre lo está. Pero, al menos mientras dura el temporal, para los cazadores no hay bien alguno. De hecho, la pérdida de numerosas batidas -y también los aplazamientos, porque entre semana no se caza igual al no contar en muchos casos con el número de cazadores necesario para cubrir con garantías los lotes- hizo que el récord fuera quedando, poco a poco, en una cifra prácticamente inalcanzable.
En cualquier caso, plusmarcas al margen, ni el temporal ni las malas condiciones del inicio de la campaña, pudieron estropear una temporada que sólo puede recibir el calificativo de magnífica. Y es que, además de los buenos resultados, la campaña se desarrolló con una normalidad que, en los últimos años, ha sido más bien poco frecuente. Los viejos líos por el reparto de las cacerías, por los cupos, por la condición de los cazadores... los antiguos problemas que han hecho acto de presencia en temporadas anteriores, fueron únicamente malos recuerdos. Sólo el envenenamiento de algunos lotes en los que los monteros iban a preparar un poco a sus perros antes de que diera comienzo la actividad cinegética puede afear la campaña. Sólo eso. El resto de noticias han sido inequívocamente positivas y entre ellas, quizá la más importante es que la práctica totalidad de los montes ha contado con jabalíes.
Los lotes tradicionalmente buenos han mantenido su nivel y aquellos que históricamente han ofrecido resultados más pobres han empezado a remontar el vuelo. ¿Cuáles son los motivos? Hay muchos aspectos que influyen en el aumento generalizado de la población de jabalí en la región y el férreo control que se hace de su caza es uno de ellos, quizá el más importante. El establecimiento de unos cupos razonables y el respeto que de ellos hacen la inmensa mayoría de los cazadores ha permitido que durante los últimos años se hayan creado poblaciones estables y más o menos amplias en zonas en las que encontrarse con un jabalí hace apenas unos años era algo casi inverosímil. También el hecho de que en algunas zonas no se haya cazado -la temporada 2008-09 en Valdeiguña y la anterior en Liébana y el Nansa- han tenido una clara repercusión. En cualquier caso, lo que se puede asegurar sin riesgo a equivocarse es que en estos momentos, el jabalí es una especie al alza en toda Cantabria. Lo es en la Reserva, donde el control de las cifras de capturas es más sencillo, resulta evidente. Y también en el resto de cotos de la región, que han deparado magníficas cacerías con unas cifras de capturas realmente positivas, incluso en zonas tradicionalmente poco jabalineras.
Por comarcas
Liébana, con un total de 712 jabalíes, ha vuelto a ser, como no, la estrella de la Reserva. Cierto es que el comienzo, como ya se ha comentado, fue algo más flojo de lo esperado, algo que se dejó notar en el resultado final, que fue inferior en 171 animales al del último ejercicio. Sin embargo, a medida que pasaban las semanas, la situación iba mejorando exponencialmente. Los cupos que eran raros en septiembre y octubre fueron haciéndose más comunes a medida que se avanzaba en los meses de noviembre, diciembre y enero. Al final, Liébana se convirtió en el principal sustento de la 'cuenta de resultados' de la Reserva, aunque eso sí, no llegó a los 883 animales de la pasada campaña, la más brillante de la historia en esta zona.
Tampoco han ido mal las cosas en la comarca del Nansa. Todo lo contrario. La zona alta, la de Polaciones, se mantuvo en su nivel habitual, es decir, bien. Hubo jabalíes y, también, acierto, y esto sólo puede tener como resultado que los aficionados hayan disfrutado de muy buenas cacerías. En la parte más baja las cosas también discurrieron por un buen camino. Sin alcanzar las cifras de los montes altos -los cupos también son diferentes- los cazadores también han vivido una buena campaña. 177 jabalíes se han abatido en esta zona, 16 más que hace un año.
Como en Liébana y en el Nansa, en el resto de comarcas cinegéticas la campaña también resultó positiva. Lo fue en Cabuérniga, una zona en la que la regularidad es el rasgo fundamental. Los resultados -97 suidos abatidos, 16 más que el ejercicio anterior- mantuvieron una línea más o menos homogénea a lo largo de toda la campaña. Los lotes más próximos al santuario bajaron algo su rendimiento, resultando los más productivos los de la zona baja. Campoo, una zona en la que el invierno siempre se muestra con una especial crudeza y, por tanto, marca el devenir de la temporada de caza, ha mostrado dos caras bien diferentes. Una, la del inicio de la campaña, en la que los buenos resultados se sucedían semana tras semana. Otra, la de los últimos meses, en la que la nieve impidió que se mantuviera el nivel de capturas con que se había iniciado el ejercicio. En cualquier caso, el área campurriana no ha sido ajena a la línea de mejora que de forma generalizada ha experimentado la Reserva, tal y como lo demuestra que este año haya dado 73 jabalíes, 26 más que en la temporada anterior, Eso sí, ha registrado el único 'cero' de la temporada, en Fontecha.
Por último queda la comarca de Valdeiguña, la menos productiva en cifras absolutas (57 animales se han abatido en ella, la mejor cifra en los últimos años), aunque esta campaña haya permitido a los aficionados disfrutar de magníficas cacerías. Después de un año en el dique seco, los montes de la cuenca del Besaya han notado, y de qué manera, el aumento de la población de jabalí. En prácticamente todas las batidas se han movido suidos y, lo que es mejor, gracias a los cupos, en casi todo los lotes han quedado animales suficientes como para pensar que los próximos años también pueden ser buenos.
En definitiva, la temporada 2009-2010 ha terminado con unas cifras realmente positivas en lo que a las capturas se refiere, con una población de jabalí en evidente aumento y, lo que es mejor, dejando unas perspectivas magníficas para las campañas venideras.
En Tuenti
La temporada echa el telón con unos magníficos resultados

Componentes de la cuadrilla de San Mateo, con dos jabalíes abatidos en el tramo final de la temporada. :: DM

La temporada echa el telón con unos magníficos resultados

buscador

Buscador de deportes
buscar
Videos de DEPORTES
más videos [+]
DEPORTES
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.