El ultramarinos con más solera

El nieto de los fundadores, Petra Cámara y Anselmo Lázaro, sigue al frente del negocio en la avenida del Puente Carlos III. La octogenaria tienda 'La Petra' sobrevive gracias al relevo generacional

JAVIER DYSART
Foto de 1945, (de izda. a dcha.) con Manolita Lázaro, una amiga, Anselmo Lázaro, Petra Cámara, Agustín Lázaro y un amigo de la familia. ::                             DM/
Foto de 1945, (de izda. a dcha.) con Manolita Lázaro, una amiga, Anselmo Lázaro, Petra Cámara, Agustín Lázaro y un amigo de la familia. :: DM

'La Petra' es una clásica tienda de ultramarinos, fundada en 1928, que a pesar de la transformación que han sufrido este tipo de actividades continúa funcionando en la ciudad con bastante buena salud.

Desde hace alguna década suele resultar extraordinario descubrir en los núcleos urbanos negocios comerciales de los denominados 'ultramarinos'. La viabilidad de este tipo de tiendas, que hace ahora poco más de treinta años eran habituales, cesaron en su actividad por circunstancias varias. En algunos casos, y a pesar de la antigüedad del negocio, la jubilación de los regentes determinó el fin de la etapa. En otros, se hizo por razones de competencia. El factor que posiblemente tuvo mayor incidencia en la desaparición de los ultramarinos fue la implantación de las grandes superficies comerciales.

En el caso que nos ocupa, tras 82 años de actividad, los relevos generacionales de 'La Petra' han sabido capear con éxito todas las etapas difíciles. También ahora parece que afrontan con buen grado de salud los tiempo de crisis que vivimos.

Allá por los años 20 llegó a Reinosa la familia de Anselmo Lázaro y Petra Cámara. Provenían de la localidad burgalesa de Huerta del Rey y se afincaban en la entonces villa reinosana con experiencias comerciales desempeñadas, primero, en Reocín de Los Molinos, y posteriormente en Los Carabaos. En estas idas y venidas del periplo, tuvieron nueve hijos, tres de los cuales nacieron en Reinosa. En un primer momento, la señora Petra regentó un comercio de frutería y venta de artículos de barro, que se ubicó en diferentes locales de la avenida del Puente Carlos III. En 1928 se estableció en su actual ubicación de la misma avenida.

En la 'Frutería La Petra', la matriarca de la saga demostró sus innatas habilidades comerciales, por lo que fue variando su formato al típico comercio de ultramarinos de la época. A finales de los 50, Anselmo, el hijo más pequeño de la numerosa familia, fue el que al lado de su esposa, María del Carmen González, continuó con el negocio. En los 70, y debido a la enfermedad de Anselmo, su esposa, emulando a su suegra Petra, toma las riendas. Unos años más tarde de nuevo se vuelve a repetir la historia y es otro Anselmo, el menor de los hijos de Anselmo y María, el que sigue actualmente llevando el timón y dando continuidad al negocio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos