eldiariomontanes.es
Jueves, 24 abril 2014
nuboso
Hoy 12 / 15 || Mañana 10 / 15 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
¡Alberto se casa a los 52!

SOCIEDAD

¡Alberto se casa a los 52!

El príncipe de Mónaco supera su alergia al altar con Charlene Wittstock, una nadadora 20 años más joven

24.06.10 - 00:10 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Pasaron de lo más inadvertido en la boda de Victoria y Daniel de Suecia. Unas palabras para el elegante modelito que lucía Charlene Wittstock y otras para esos kilos de más que había añadido Alberto de Mónaco a su flotador. Poco más. Pero las campanas que repicaban en la catedral de San Nicolás en Estocolmo sonaban también para ellos, aunque sólo el exclusivo y cerrado círculo de la realeza europea conocía que el esperado compromiso de la pareja monegasca ¡por fin! estaba al caer. Por eso la casa real sueca se 'olvidó' del estricto protocolo que rige los enlaces de alta alcurnia y dejaron a la hasta ahora novia oficiosa de Alberto pasear junto a él como una princesa más. Cuatro días después, el anuncio -y la novia, de 32 años- ya es oficial: Alberto de Mónaco se casa a los 52. Adiós al soltero de oro de la realeza europea cuando incluso las apuestas se decantaban por Guillermo de Inglaterra como el próximo príncipe en dar el 'sí, quiero'. Eso sí, aún puede ganar el primogénito de Carlos, porque en Mónaco no tienen cerrada la agenda.
A Alberto Alejandro Luis Pedro de Mónaco le ha costado unas cuantas décadas superar su alergia al compromiso. Eso le valió que más de un diario sensacionalista especulase sobre sus tendencias sexuales viendo que al soberano se le iba pasando peligrosamente el arroz. Hasta surgieron chistes de lo más rocambolescos tras ser pillado en una sauna con otros hombres. Pocos apostaban así por esta boda tras cuatro años de relación... y casi de convivencia marital. Eran la viva imagen de novios eternos que no querían que nada cambiase en sus vidas. Hacía tiempo que Charlene vivía en palacio e incluso actuaba como la primera dama con el visto bueno de sus 'cuñadas' Carolina y Estefanía. Con la ex nadadora sudafricana el soberano ha enterrado su más que merecida, y ganada a pulso, fama de 'playboy'. Por sus brazos han pasado modelos de la talla de Naomi Campbell, Claudia Schiffer y Tasha de Vasconcellos Mota e Cunha. Sin olvidar a la actriz Brooke Shields, entre una larga lista de acompañantes -preferentemente rubias de largas piernas- con las que, el por entonces heredero, se paseaba y hacía arrumacos por medio mundo llenando portadas y miles de páginas de la prensa rosa. Y sin ser precisamente un adonis.
Rainiero de Mónaco se murió con la espinita de no verlo casado y con un nieto que asegurase la sucesión de la dinastía Grimaldi tras siete siglos en el poder. Otra cosa son los descendientes no reales... de los que Alberto se ha coronado como un experto en la materia. Por el momento ha reconocido a dos hijos ilegítimos: Alexandre, que tiene 7 años, y Jazmín, de 17. Para ellos el Principado se tendrá que inventar nuevas normas de protocolo si quieren ser testigos de excepción del enlace de su padre, al no haber sido engendrados dentro de un matrimonio católico y, por tanto, sin derechos dinásticos reconocidos.
«¡Si Rainiero levantase la cabeza!», se ha escuchado más de una vez en el pequeño estado que ocupa una extensión similar a la mitad de Central Park. Al menos el último señor feudal de Europa vería que Charlene tiene mucho de la belleza que a él le encandiló de Grace Kelly... y que por ella su hijo ha dejado atrás su obsesión por las modelos, que no por el deporte.
Alberto llegó a ser cinco veces olímpico en la categoría de 'bobsleigh' y precisamente en Sydney 2000, ya como miembro del Comité Olímpico Internacional, fue donde conoció a la sudafricana que ahora domina el corazón del 'príncipe deportista'. Aunque no sería hasta 2006 cuando se oficializó la relación, un año después de que heredase el Principado.
La misma edad que la suegra
Rubia, alta, de intensos ojos azules, deportista de alto nivel, con una espalda digna de Estefanía de Mónaco y una madre de la misma edad que su futuro marido. Charlene es, a sus 32 años, la discreción personificada. Hace años que dejó todo por seguir en segundo plano a su amado Alberto por todo el mundo. Incluso aparcó su preparación olímpica para Beijing 2008 en estilo espalda con la selección de Sudáfrica, lo que desató los rumores sobre un inminente enlace que finalmente se ha hecho esperar dos años más. De ocho horas nadando en una piscina pasó a aprender francés, ocupar las antiguas habitaciones de Estefanía en el palacio monegasco y jugar de vez en cuando al golf. Se ha hecho una incondicional de los diseños de Armani y no ha dudado en pasar por quirófano para suavizar sus facciones, retocando levemente su nariz.
No será una estrella de Hollywood como su predecesora, pero su elegancia poco le tiene que envidiar a la actriz cuando preside el tradicional Baile de la Rosa. «La sirena monegasca», como ya la denominan en las calles de un Principado que ve con muy buenos ojos la que será su boda del siglo. De hecho, hace tiempo que la consideran una más de la todopoderosa familia Grimaldi y, pese a que todavía no se ha confirmado el lugar del enlace, están seguros de que el 'sí, quiero' será en la Catedral del Principado, donde se casaron Rainiero y Grace y donde también descansan sus restos mortales.
Junto con el deporte, Charlene comparte con su futuro consorte la defensa del planeta y su preocupación por el cambio climático. Aun así, no le ha acompañado en sus expediciones a cuarenta grados bajo cero por los dos polos, aunque sí está muy pendiente y le asesora en la fundación de tipo medioambiental a la que da nombre el 'monseigneur', el tratamiento que otorgan sus fieles al soberano. Por cierto, sólo hay 7.000 monegascos entre los más de 32.000 habitantes a los que gobierna. Ellos serán los invitados de honor de su matrimonio, como ya ocurriera en su coronación. Con ellos no faltarán todas las casas reales europeas, incluida la española, que ya ha olvidado la incómoda pregunta de Alberto -bajo la atenta mirada de la Reina- sobre ETA y los posibles atentados en Madrid cuando la capital optaba a organizar los Juegos Olímpicos de 2012. La crisis tampoco será un problema para unos fastos que se antojan memorables. El paraíso fiscal no sufre excesivos problemas de liquidez. La fortuna personal de Alberto se estima en 818 millones de euros y en más de dos mil millones, la familiar. Para los detalles habrá que esperar un poco más. El príncipe y la sirena ni siquiera lucen anillo de compromiso.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
¡Alberto se casa a los 52!

El príncipe Alberto y Charlene Wittstock han paseado su amor por todo tipo de competiciones deportivas, incluidos los Juegos Olímpicos de Beijing en 2008. :: REUTERS

Videos de SOCIEDAD
más videos [+]
SOCIEDAD
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.