eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 16 / 21 || Mañana 17 / 23 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«Para hacer los arreglos contactamos por e-mail»

SOTILEZA

«Para hacer los arreglos contactamos por e-mail»

Muyayos de Raïz, una banda española de espíritu nómada y fundada en Holanda, publican el 27 de este mes el disco 'Sinpa' como ganadores de Escenario Prau

12.11.10 - 00:15 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Con dos puntos sobre la 'i'. Los componentes de Muyayos de Raïz, ganadores de la quinta edición Escenario Prau, se consideran unos nómadas del siglo XXI. Cada uno de sus integrantes reside en un punto diferente. Les encanta agitar la escena del folk con una propuesta original, ecléctica, y sin utilización de percusiones. Desde los tiempos de Radio Tarifa (en otra onda, Ojos de Brujo) no se postulaba un grupo en España hacia el mercado de la world music internacional. Muyayos de Raíz, publicarán el 27 de noviembre su segundo álbum 'Sinpa', después de presentarlo la noche anterior en la sala Heaven de Cacicedo de Camargo. Es grupo de folk-fusión étnica fundado en Utrecht (Holanda) en 2005, donde tres de sus miembros llegaron a residir. Ahora sólo vive en esta ciudad centroeuropea Yosu Ramajo, solista de oboe. El resto de los miembros, todos con formación clásica y que habitan en ciudades españolas diferentes, son Iván García (violín), Mario Siles (guitarras) y Ximo Clemente (contrabajo). Muyayos de Raïz han actuado en numerosas ocasiones tanto en Holanda como en España, Portugal y China, siendo la energía, la fuerza y la felicidad ingredientes básicos en sus conciertos. Melodía de raíz europea (desde España a los Balcanes) y ritmos jamaicanos (reggae) componen un repertorio que puede convertir a esta banda en una referencia de futuro. Su violinista Iván García, afincado en Madrid, completa una radiografía de esta singular banda.
-¿Por qué Muyayos?
-Fue una casualidad, como tantas otras en la vida del grupo. En Canarias los chavales se llaman entre ellos 'muyayos', y dado que no teníamos ninguna vinculación con Canarias nos pareció tan surrealista como la música que hacíamos. Ademas la doble 'Y' nos sonó muy musical en nuestros labios. Lo de de Raïz estaba claro; nuestra música se nutre de las raíces de distintos pueblos, de distintas culturas. Así quedó, Muyayos de Raïz, con diéresis, para poner los puntos sobre la i.
-Observo una forma de estar en escena que recuerda a las bandas gipsys balcánicas, tipo Taraf de Haidouks.
-Eso es un halago. Sí es cierto que bebemos de bandas gipsys tipo Taraf de Haidouks, Bratch o Fanfarre Ciocarlia, pero también nuestra puesta en escena se nutre de los directos de música jamaicana (no dejando silencios entre canción y canción) y del eclecticismo circense. Sobre el escenario apostamos por sacar nuestra verdadera esencia, haciendo así lo que nos viene en gana, dándoles un toque muy personal. Bailamos muchísimo, derrochamos toda la energía que tenemos, para nosotros tocar con Muyayos es como ir al gimnasio. Una manera de mantenerse física y psicológicamente en forma. Cada concierto es también una orgía musical.
-¿Se consideran nómadas por sus continuos cambios de residencia?
-Sí, se nos podría considerar nómadas del siglo XXI ya que en pocas ocasiones estamos una semana en el mismo lugar. Cada miembro del grupo trabaja en varios sitios a la vez (orquestas de cámara y sinfónicas, Conservatorio Superior de Salamanca, con la cantante Luz Casal, con artistas del flamenco actual) y eso es un continuo enriquecimiento que nos permite conocer lugares y músicos muy diferentes. En septiembre hemos tocado con Muyayos en la Expo de Shanghai, donde hemos podido comprobar que nuestro sonido es muy aceptado fuera de Europa.
-Son de gustos muy eclécticos...
-Tocamos lo que nos gusta escuchar. Nuestros gustos son muy dispares pero tenemos la suerte de que a todos nos gusta mas o menos lo mismo. Para músicos «clásicos» como nosotros Bach es la piedra angular, después d el todo fueron variaciones sobre un mismo tema. Por otra parte, en cada disco metemos una versión de los Beatles ya que los consideramos el cuarteto por excelencia. Los grupos de música tradicional (Gwendal, Oskorri, The Chieftains) nos enseñaron lo mejor de sus culturas, son leyendas vivas. Django Reinhardt demostró en su día que no hace falta percusión para hacer mover el cuerpo, y Camarón, Los Chichos, Jorge Pardo no sólo son únicos en flamenco sino que también se atrevieron a innovar. Muyayos es una especie de batidora musical. Al final todo encaja perfectamente porque hay dos tipos de música, la que dice algo y la que no dice nada.
-La banda se funda en Utrecht, Holanda, ¿Qué hacían por allí?
-Nos conocimos en el Conservatorio Superior de Utrecht, donde fuimos a ampliar nuestros estudios. Allí como en todos los conservatorios se estudia música clásica, pero las ganas de explorar nuevos sonidos y de hacer un poco el gamberro nos unió y nos entró ganas de buscar. Desde el Conservatorio se nos apoyó mucho, de hecho la primera maqueta la grabamos en los estudios de grabación del conservatorio.
-Ahora sólo sigue allí Yosu Ramajo, vuestro oboísta. Los demás están repartidos por España.
-Sí, el es el único que sobrevive en Holanda, se quedó por allí a trabajar después de terminar el máster de oboe. Trabaja con orquestas sinfónicas de allí, hace música de cámara pero no pierde la oportunidad de venir a trabajar a España. Se puede decir que ahora es la diáspora de los Muyayos.
-¿Cómo se ponen de acuerdo para quedar para ensayar, actuar en directo y grabar?
-Organizar nuestra agenda suele ser una difícil tarea. Para hacer los arreglos solemos utilizar el e-mail. Uno manda la primera idea grabada y los demás van montando sobre lo que se ha mandado. Para ensayar copiamos el modus operandi de las jóvenes orquestas de las que fuimos miembros (Joven Orquesta de España, Orquesta Joven de la Comunidad de Madrid), haciendo pequeños encuentros antes de los conciertos para cuajar todo lo que hemos montado por email. Y para grabar esta vez nos unimos una semana en San Fermin para montar los temas dentro de un ambiente festivo y nos metimos ocho días al estudio.
-El estilo del grupo camina entre la diversidad melódica de las tradiciones europeas, desde la música gitana a la celta y la vasca, y el ritmo del reggae jamaicano. ¿Qué tal suena esta macedonia estilística?
-Suena muy real, muy personal, creo que bastante diferente a lo que se escucha hoy en día. De todos modos es difícil definir el sonido, lo mejor es escucharlo para sacar tus propias conclusiones, y si es en directo, mejor. Todas nuestras actuaciones, así como vídeos y música s+e pueden ver en nuestra web: 'www.muyayosderaiz.com'.
-Hablan de aportar un aire fresco al folk en España. ¿Cómo lo hacen?
-Un aire fresco, renovado y lleno de vida. La escena folk en España goza de un buen momento, sólo hay que buscar un poco en Internet para ver que se están haciendo cosas muy buenas y diferentes. Pero Muyayos es otro concepto. Es apostar por la personalidad, por las diferencias de cada ser humano. Lo nuestro no es ni folk, ni world music, ni urban, es música planetaria, del planeta tierra. En cuanto a la instrumentación, no hay ningún grupo hasta el momento que utilice el oboe, por ejemplo, del modo que lo empleamos nosotros. Lo hemos desencasillado de su función, que hasta ahora había estado a merced de la música clásica y contemporánea.
-Ya habían grabado un primer disco el año pasado bajo la producción de Paco Ortega. ¿Cómo resultó la experiencia?
-La experiencia del primer disco fue muy enriquecedora. Era la primera vez que grabábamos los cuatro juntos, y lo quisimos hacer como los Beatles, todos a la vez, sin claquetas ni trampas. Trabajar con Paco Ortega fue una suerte, ya que nos dejó la libertad de hacer lo que realmente queríamos pero también nos guió hacia lo que funciona en un estudio, que no es lo mismo que tocar en directo. Nuestro primer disco se llama como nosotros, Muyayos de Raïz.
-Y se presentan en Escenario Prau, concurso que de consolidado prestigio. ¿Qué les empuja a competir?
-El primer disco lo grabamos tras el Primer Premio del Concurso Fundación Canal, y pensamos que era una buena manera de grabar el segundo si ganábamos en Prau. Y tuvimos suerte, porque en un concurso de música no gana el mejor, sino el que más gusta. Los demás grupos que se presentaron tenían un nivel muy alto y sinceramente nos lo podríamos haber llevado cualquiera. Fue un gran honor ganar el concurso y también fue un impulso para seguir creando música.
-¿Cómo ha sido la grabación de 'Sinpa', su segundo trabajo?
-Desde Prau nos dieron la posibilidad de grabar donde quisiéramos. Estuvimos buscando mucho y encontramos los Estudios Katarain, que están en un caserío de Azkárate (Navarra) en medio de la montaña y nos pudimos manos a la obra. El sitio era idílico y ayudó para crear el ambiente que queríamos. Fue un placer trabajar con un técnico de la talla de Jonan Ordorika y ser nuestros propios productores.
-El material sonoro, exclusivamente instrumental, ¿sigue las pautas del primero o introducen algunas novedades?
-Sigue en la misma línea, pero un paso más allá. La diferencia con el primero es la madurez. Aunque posee la misma energía y felicidad, es más intelectual. También hemos incorporado cortes de películas y archivos sonoros muy valiosos, que han de ser escuchados para saber de que se trata y que le dan un toque humorístico. Es una buena señal que a todos nos gusta más este que el anterior. Señal de que nos vamos superando.
En Tuenti
«Para hacer los arreglos contactamos por e-mail»

Nómadas. Los componentes de Muyayos de Raïz representan una alternativa sólida de implantarse en el mercado de la world music internacional.

Videos de Cultura
más videos [+]
Cultura
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.