El temporal pasa factura a la Reserva

Once batidas tuvieron que ser suspendidas el último fin de semana debido a las malas condiciones climatológicas

F. FERNÁNDEZ-CUETOSANTANDER.
Componentes de la cuadrilla de San Mateo, con tres jabalíes cazados en la presente temporada. ::                             DM/
Componentes de la cuadrilla de San Mateo, con tres jabalíes cazados en la presente temporada. :: DM

Los primeros temporales del año han dejado helada la Reserva del Saja. Hasta once de las batidas programadas para el pasado domingo tuvieron que ser aplazadas y, lo que es peor, muchas de ellas, la mayoría, tampoco se pudieron cazar después. El motivo, el temporal de lluvia y nieve que desde hace unos días azota la región.

Los primeros fríos, todavía otoñales, no impidieron el sábado una actividad que puede calificarse como normal. Así lo demuestran los resultados conseguidos en lotes como Panda Carrielda, la joya de Liébana, en donde la cuadrilla de José María Sebrango consiguió el cupo.

Tampoco le fueron mal las cosas a los de Benjamín Martínez en Calejo Linares, de donde se bajaron con siete jabalíes. Raíz Acebal, con tres ejemplares, Poda Cordancas, con un par de ellos, y Arretuerto, con otros dos, completaron la actividad en la comarca lebaniega, en donde Bicobres Sur y Cotera Oria marcaron sendos ceros.

En otra comarca, la del Nansa, destaca el monte de Casal Norte. En él cazaron los hombres de José Delfín Gutiérrez. Y lo hicieron bien, porque se fueron para casa con seis 'chones'. La Cestera, con tres ejemplares, también destacó en esta zona.

La Cotera, en Cabuérniga, dio los dos únicos jabalíes que se abatieron en esta comarca, en donde también se batió, sin tanta fortuna, el monte de Candanoso. Mazandrero, con un jabalí, y Argüeso, con dos, cumplieron en Campoo, lo mismo que La Bacera, en Valdeiguña, donde los de Rafael Núñez hicieron el cupo (dos jabalíes).

Para este fin de semana, los aficionados a la caza tienen la mirada puesta en el cielo y es que el anuncio de nieve a cotas muy bajas puede hacer peligrar el desarrollo en condiciones normales de muchas de las batidas programadas, sobre todo los de los montes situados en las zonas más altas de las diferentes comarcas cinegéticas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos