eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
claros
Hoy 14 / 20 || Mañana 16 / 23 |
más información sobre el tiempo

Deportes

Estás en: > >
La crisis se carga el fútbol sala

MÁS FÚTBOL

La crisis se carga el fútbol sala

12.01.11 - 00:14 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El fútbol sala, el deporte de moda en su momento, no puede con la crisis. En los últimos dos años más de 20 equipos federados han desaparecido en Cantabria, algunos de ellos después de una dilatada trayectoria. Los patrocinadores, en medio de la coyuntura económica, ya no ven rentable la inversión y las cifras de participantes han disminuido de un modo alarmante. Los gastos de mutalidad, viajes, seguros, fichas... Son tan altos que muchas de las firmas no pueden hacerlos frente y abandonan el patrocinio de los equipos. Ese abandono supone la desaparición y el reajuste de la competición en muchos casos.
La Federación Cántabra gestiona, actualmente, cinco divisiones de fútbol sala masculino, además del femenino y las categorías inferiores. Con respecto al año pasado son diez los equipos que ya no compiten. El número de licencias, sin embargo es similar, 2.259 la temporada 2009-2010 y alrededor de 2.200 en la presente campaña, a la espera de que se cierre el año. La cifra es un tanto engañosa ya que se mantienen los números gracias al incremento de pequeños futbolistas en categorías prebenjamín, benjamín y alevín. Precisamente, en estas edades la cantidad de chavales adscritos a la Federación Cántabra es la tercera más alta a nivel nacional. Aquí, el coste es testimonial, por lo que la crisis no incide con la virulencia que lo hace entre los 'mayores'.
La situación económica actual con lo que no puede es con los gustos y las aficiones. No es que la gente haya dejado de jugar al fútbol sala, sino que ahora ya no lo hace al nivel dónde los gastos son insostenibles para algún 'mecenas' de los de antes.
Fin de los derbis
Lejos quedan los días de vino y rosas en los que Cantabria tuvo hasta tres equipos en División de Plata: Grupo Deportivo Tepor, Candesa Camargo y Castro Fútbol Sala. De hecho, desde 2006 no se juega un derbi de aquella envergadura. Una división dónde los presupuestos eran cercanos a los 200.000 euros. Diez años han pasado de aquella época. Desde entonces, paulatinamente, el descenso de equipos ha sido vertiginoso. Las categorías Nacional Autonómica, Regional Preferente o Primera Regional han pasado de llegar a tener dos grupos de 16 equipos a no sumar más de doce en total en cada una.
Menos equipos cada año
Todas las categorías, sin excepción, han visto mermar sus componentes del año pasado a éste. Los mayores exponente de este deporte que quedan son dos, el Flaviobriga-Castrogres y el F.S. Guarnizo de chicas, que militan en la División de Plata Nacional. En estos casos, los directivos, a base de rifas, papeletas y financiación particular logran, no sin esfuerzo, cubrir el año.
En cuanto a los chicos, en la Primera Nacional A, el año pasado militaban cuatro cántabros: Peñucas, Construcciones Urrutia, Los Corrales y Castro Fútbol Sala. Este año, sólo los rojillos y los de Muriedas sobreviven. El equipo del Barrio Pesquero y los corraliegos decidieron descender de categoría, pese a que en la pista hicieron méritos para mantenerla, por no tener el suficiente presupuesto para afrontar el año. De esta manera, en la Primera B, máxima competición a nivel cántabro, de 16 en 2008 pasaron a 14 en 2009 y a 12 en 2010. Todo motivado por la falta de recursos para poder sufragar los gastos.
Presupuestos mínimos
De entre los chicos, los de más nivel son el Castro Fútbol Sala y Construcciones Urrutia. Los primeros poseen un presupuesto de 85.000 euros y los segundos no tienen estipulada ninguna cantidad. Luis Urrutia actúa de presidente, entrenador y utillero. Su caso empieza a ser muy habitual. Los castreños, además, tienen dos equipos, uno juvenil y otro cadete que juegan en Vizcaya, ya que no existe competición para ellos en Cantabria. Los gastos de mutualidad pueden ascender a unos 2.000 euros, a lo que hay que sumar cerca de 7.500 en viajes y desplazamientos. La otra partida prioritaria es la destinada al pago de los arbitrajes, que asciende a 6.500 euros. A estas cantidades hay que sumarle cada caso concreto: Fichas, alquiler de pabellón, material... Insufrible.
Los patrocinadores buscan otros soportes para rentabilizar la inversión. Evidentemente, la crisis no hace desaparecer las ganas de jugar. Las Asociaciones de Vecinos han creado competiciones paralelas que con un coste muy inferior permiten la posibilidad de jugar a todos aquellos que no lo pueden hacer de otra manera. El Campeonato de Fútbol Sala de Asociaciones de Vecinos (CAFSAV) se creo el año pasado en la región y es un ejemplo de tantos. Engloba a más de 1.600 jugadores. El campeonato se compone de cinco categorías de 16 equipos cada una, más una sexta de seis conjuntos y una Liga de veteranos de ocho clubes. Para competir en ella, tan sólo se requieren cuarenta euros de inscripción. Diez euros de ficha por jugador, veinticinco euros cada arbitraje y veinte de un seguro obligatorio. Los gastos, en muchos casos, son afrontados por los propios futbolistas cuando no cuentan con una entidad patrocinadora.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
La crisis se carga el fútbol sala

Díficil que se repita una foto como ésta, en la que el Pedro Velarde rugía en el mítico derbi Candesa-Castro. :: ROBERTO RUIZ

El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.