eldiariomontanes.es
Miércoles, 22 octubre 2014
llovizna
Hoy 19 / 21 || Mañana 17 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
El siglo XXI será religioso

TRIBUNA LIBRE

El siglo XXI será religioso

13.02.11 - 00:55 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El debate sobre las raíces cristianas de Europa sigue marcando la agenda de las discusiones sobre la importancia de la religión en los albores del siglo XXI. Ha terminado la primera década del reciente siglo y no sólo se sigue debatiendo sobre la importancia de la religión en estos tiempos de ultramodernidad, sino que los cristianos empiezan nuevamente a ser perseguidos con saña por los laicistas de toda laya y a ser asesinados por fanáticos islamistas enloquecidos.
De forma diversa y de manera muy particular, el cristianismo ha marcado la historia del mundo en el curso de pasados siglos y lo va a seguir haciendo a lo largo de este estrenado siglo XXI. Es un siglo que ha comenzado con esperanzadores signos de vitalidad religiosa y con ataques inquietantes del laicismo más reaccionario o del fundamentalismo islámico más radical. La confrontación con los poderes políticos hace que las diferentes confesiones se encuentren con serias dificultades para ser respetadas. En esta primera década del siglo XXI, la población mundial, estimada en unos siete mil millones de personas, comprende cerca de un tercio de cristianos. Es delicado avanzar cifras precisas en cuanto al reparto poblacional entre las diferentes confesiones. Pero aventurando alguna estimación, podríamos decir que los católicos girarían alrededor de los 1.100 millones de fieles, los protestantes sobre los 330 millones, los ortodoxos en torno a los 225 millones, los anglicanos se aproximarían a los 65 millones y para el resto de los cristianos hablaríamos de unos 390 millones.
El siglo XX, y en cierto modo el XXI también, estuvo marcado por la proliferación de ideologías antirreligiosas y mortíferas. Muchas veces y paradójicamente, los cristianos se sintieron fascinados y seducidos por ellas, cayendo encantados en sus redes para defenderlas con argumentos de los más variopinto y falaz. Por el contrario, hubo quien reaccionó valientemente, defendió su fe y cayó asesinado enarbolando la palma del martirio. Es posible que en el transcurso de los últimos cien años más de cuatro millones de cristianos hayan muerto a causa de sus creencias y de su fe.
Para muchos, para las diversas confesiones cristianas (en especial para el catolicismo) el pasado siglo y lo que vamos viendo del presente, es el momento de la confrontación con el laicismo más virulento y con el islamismo más sanguinario. Ello va a producir un freno a la indiferencia, a la oposición o a la heterodoxia gratuita, para ser un aldabonazo de atención a las sociedades descreídas y en profunda mutación.
Las transformaciones del mundo y los cambios acelerados en la coyuntura global invitan a los creyentes a prestar una atención constante sobre las realidades en mutación con el fin de que su mensaje de fe sea perfectamente percibido por sus conciudadanos. Si el adaptarse a los nuevos tiempos es necesario para anunciar la fe a los nuevos hombres, el mensaje excesivamente centrado en realidades temporales puede desviar a los creyentes de sus convicciones originales.
Los mensajes almibarados de la sociedad de consumo, la zapa constante de las sectas, la labor discreta de las logias o el desarrollo silencioso del esoterismo desvían a los creyentes de su fe y de su religiosidad. La urgencia de la misión se impone en esta España profundamente secularizada e increyente con unas nuevas formas de presencia en el mundo, ya que -como dijera el presidente Vaclav Havel- «nuestra época de profundos cambios radicales nos conduce a un cambio completo de nuestra vida» y ello nos debe servir para "»encontrar de nuevo las fuentes de la fe y los nuevos valores espirituales».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.