eldiariomontanes.es
Jueves, 17 abril 2014
sol
Hoy 11 / 17 || Mañana 10 / 16 |
más información sobre el tiempo

REOCÍN

Aquí no hay playa

La basura acaba con el arenal del río El Camarao, en Villapresente

05.07.11 - 00:30 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La sensación de abandono que se percibe en la Playa Internacional de El Camarao, en el municipio de Villapresente, ha entrado en claro conflicto con la percepción de sosiego que ofreció durante la década de los 90, cuando este singular paraje del río Saja se convirtió en lugar de ocio y esparcimiento de los vecinos del municipio de Reocín y alrededores. Hasta esta playa de río se acercaban incluso turistas de fuera del país. De ahí viene lo de 'Internacional'. Pero eso era antes. En los años 90. Hoy, la dejadez de las autoridades, que han obviado este entorno, ha terminado por convertirlo en un lugar casi olvidado.
«¡Quién lo ha visto y quién lo ve!», dicen repetidamente los vecinos de un lugar con una peculiar historia a sus espaldas.
El Camarao comenzó a popularizarse a comienzos de los años 80, cuando allí acudían a descansar y divertirse vecinos del municipio. Poco a poco se fue corriendo la voz de su existencia. Y, claro, se llenó. Hasta tal punto que se hizo preciso adecentarla y, luego, ampliarla. El por entonces alcalde pedáneo de Villapresente, Luis Rodríguez Mata, solicitó una subvención a la Diputación para crear en ese punto un complejo de ocio y esparcimiento. Las instalaciones se inauguraron en el año 1987 y costaron 25 millones de pesetas. O lo que es lo mismo, 150.000 euros.
En su época de esplendor contaba con un parque infantil, un área de descanso con bancos y mesas, un servicio de bar ubicado en una cabaña de madera a la orilla del cauce, baños públicos y una pista polideportiva al aire libre. Dos décadas después, de aquello ya queda poco. Una parte de la valla que limitaba la pista de deporte ha desaparecido. De los baños públicos no hay rastro. Y el bar ha sido saqueado; hay restos evidentes de la práctica del botellón y basura de muy diversa naturaleza. Un panorama desolador que habla por sí mismo de la decadencia del lugar.
Movilización juvenil
El deterioro de El Camarao ha trascendido también a las redes sociales y a las asociaciones juveniles como 'Reocín Te Habla', formada por un grupo de jóvenes que recuerdan que hace ni diez años «aquello ya mostraba signos de deterioro». «Había, y aún hay, muchísima suciedad. El césped lo siegan una o dos veces al año y después lo dejan crecer a su libre albedrío», recuerda este colectivo.
Además, 'Reocín Te Habla' denuncia que lo que ha sucedido con El Camarao «no entiende de ideologías, porque ha estado igual con todos los partidos». ¿La solución?. Según ellos, es simple. O lo parece. «La administración debería restaurar el parque, devolverlo a su estado mejor adecuándolo para su uso, dando una buena utilización al bar y restaurando las instalaciones». Todo ello, dicen, «reforzando la vigilancia policial».
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti
Aquí no hay playa

La Playa Internacional de El Camarao presenta hoy un deplorable aspecto que ha convertido a la zona en un lugar abandonado. :: L. PALOMEQUE

Aprobación en el pleno del Ayuntamiento de Santander la modificación del PGOU
El Ayuntamiento de Santander ha aprobado este jueves…
Llega al puerto de Santander el AidaMar
Este moderno buque con cerca de 3.000 pasajeros…
Rulo presenta su segundo disco en Reinosa
El cantante abarrota el Teatro Principal de Reinosa…
Videos de Sucesos
más videos [+]
Sucesos
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.