eldiariomontanes.es
Martes, 29 julio 2014
claros
Hoy 17 / 21 || Mañana 15 / 22 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > >
Cómo cultivar miles de lechugas en una piscina

CULTIVO INNOVADOR

Cómo cultivar miles de lechugas en una piscina

La santanderina Purificación González da un giro radical a su vida con un producto que quiere exportar a Inglaterra, Alemania y Francia

30.01.13 - 00:07 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
Cómo cultivar miles de lechugas en una piscina
Purificación González, en su invernadero de lechugas hidropónicas ubicado junto a Mercasantander. / Javier Cotera
La crisis hay que encararla de frente. Así lo ha entendido Purificación González, una santanderina emprendedora que ha dado un giro radical a su vida cambiando los números por el huerto. Hace tres años se quedó sin trabajo como contable y hace tan solo cuatro meses que ha iniciado su propio negocio: el cultivo de lechugas hidropónicas que se desarrollan en agua con nutrientes sin necesidad de tierra. «Me apetecía hacer algo innovador; navegando en Internet con la ayuda de mi marido me decidí por las lechugas en agua, un cultivo mucho más limpio que trabajar la tierra». El desarrollo de esta variedad de lechugas de hoja de roble (seurat) y tipo convencional (descartes) es tan novedoso que en España Purificación sólo conoce otra producción como la suya ubicada también en Cantabria en la zona de Anero.
El sueño de su vida «era tener mi propio negocio» y lo está consiguiendo a sus 53 años. De momento está empezando y no quiere hablar de números. Vende a restaurantes, alguna tienda de alimentación natural y a la cadena de tiendas Diferente y la Gallofa. Actualmente está negociando dar servicio a grandes hipermercados y espera que en febrero pueda cerrar algún contrato importante.
Pero «mi objetivo es la exportación a Alemania, Inglaterra y Francia», países grandes consumidores de este tipo de lechugas. Purificación defiende vehemente su producto porque es «totalmente ecológico» y «más rica y con muchas más vitaminas» que la lechuga tradicional. El precio de venta al público es de 1,95 euros algo más cara que la lechuga de tierra, que dependiendo de su variedad puede costar entre 0,95 y 1,45 euros pero tiene la ventaja de que «se aprovechan todas las hojas».
En su invernadero de más de 2.000 metros cuadrados junto a Mercasantander cuenta con más de 25.000 lechugas que una vez retiradas de las piscinas para la venta directa al público «pueden permanecer frescas durante diez días», ya que es como si estuvieran vivas al seguir con la raíz en agua.
«Estoy feliz»
Purificación compra la semilla en Holanda y el nutriente procede de Francia. Está trabajando todavía con la primera producción ya que «tardan bastante en crecer» entre dos y tres meses. Se sigue un proceso que incluye tres fases. Primero se planta la semilla hasta que brota la lechuga y luego se traslada a una piscina a una distancia de diez centímetros. La tercera fase es a una distancia de veinte centímetros. Luego hay que esperar a su crecimiento.
El negocio lo lleva ella sola con la ayuda de su marido y dos hijas de 23 y 18 años. Aunque «salgo todos los días de trabajar a las diez de la noche, desde primera hora de la mañana», no deja de sonreír: «Estoy feliz de tener mi propio negocio, es lo que siempre he querido. Primero pensé poner una asesoría por mi experiencia laboral de 30 años como contable pero luego tuve claro que el cultivo de lechugas hidropónicas tiene futuro».
Purificación, desde su puesto de adjunta a dirección era hace tres años ajena al mundo de la agricultura aunque le gustaba la jardinería. Se ha documentado navegando en Internet, informándose y «experimentando en la parte de atrás del jardín de mi casa en Sancibrián». Fue entonces cuando «hice números y comprobé que podía hacerlo» y no oculta que al principio tuvo muchas dificultades administrativas y también de gente que le decían: «Estás loca, cómo te vas a meter en este lío».
Tampoco ha tenido apoyo de las administraciones y únicamente Sodercán «me ha hecho el plan de empresa». Incluso en la actualidad se encuentra con problemas ante la imposibilidad de crear puestos de trabajo. «No tengo ninguna ayuda y necesitaría al menos contratar a seis personas».
El producto fue la estrella de la última feria gastronómica celebrada en el Palacio de Exposiciones de Santander el pasado mes de diciembre. La empresaria tuvo que salir a buscar más mercancía ante la alta demanda de los asistentes al certamen. Fue la puesta de largo de las lechugas de su invernadero.
En Tuenti
Videos de ECONOMÍA
más videos [+]
ECONOMÍA
El Diario Montañes

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.