Sigue la batalla jurídica contra la línea Soto-Penagos-Güeñes

La Asociación Cántabra de Afectados por la Alta Tensión (ACAAT) denuncia por prevaricación y delitos contra el medio ambiente a los responsables de Red Eléctrica Española

EFE |SANTANDER
Los vecinos de Penagos se han manifestado muchas veces contra la línea de alta tensión./CESAR CAMACHO./
Los vecinos de Penagos se han manifestado muchas veces contra la línea de alta tensión./CESAR CAMACHO.

ACAAT anunció hoy en un comunicado que ha presentado ante la Fiscalía de Cantabria una denuncia por prevaricación y delitos contra el medio ambiente contra los responsables de la compañía eléctrica y de las administraciones que han intervenido en la concesión del permiso para ampliar la subestación de Penagos.

Este grupo de afectados argumenta que Red Eléctrica de España pretende construir la línea de 400.000 voltios Soto-Penagos-Güeñes con una política de "hechos consumados" que contaría con "la connivencia de la Administración", y que, a su juicio, persigue que "posibles sentencias judiciales posteriores (contra ese tendido eléctrico) no tengan ningún efecto práctico".

Por ello, asegura que se sienten "obligados a acudir a la vía penal de exigencia de responsabilidades delictivas".

En su denuncia ante la Fiscalía, este colectivo asegura que, para ampliar esa subestación eléctrica, se ha desviado "de manera ilegal y sin las preceptivas autorizaciones un arroyo de gran importancia ecológica": el arroyo Saguales, que alimenta al humedal de La Llama.

ACCAT acusa a Red Eléctrica de España de haber "ocultado" el desvío de ese arroyo "en todos los trámites seguidos para obtener la declaración de impacto ambiental, la autorización y, en su caso, la declaración de interés público de la subestación de Penagos".

Ello implica, a su juicio, que "todas las autorizaciones concedidas hasta el momento" para llevar a cabo la ampliación de la subestación de Penagos "son manifiestamente ilegales".

ACCAT también ha denunciado ante el Ministerio Fiscal la construcción de "una pista de rodadura de casi dos kilómetros de longitud y de gran impacto ambiental, en el área de protección de la cueva Cobrantes, en el término municipal de Voto, de gran interés arqueológico".

A su juicio, esa pista se está construyendo "pese a las reiteradas denuncias de los vecinos, con la pasividad cómplice de las Direcciones Genenerales de Biodiversidad y Cultura".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos