Navarro inicia su aventura americana

«No hay vuelta atrás. Estoy muy ilusionado por dar este paso»

SERGI OLEGO

Juan Carlos Navarro ya está en Memphis. Allí inicia la aventura más osada de su vida. En la tierra de Elvis dará carpetazo a toda una carrera en las filas del Barça para intentar triunfar en la NBA bajo el amparo de un guía de lujo como Pau Gasol que le ayudará a integrarse en la nueva competición.

Navarro y Gasol tomaron el pasado sábado un avión con destino a Memphis. Pau ya es un experto en Estados Unidos. Su trayectoria deportiva y personal le servirá para aconsejar a su amigo del alma. La ayuda de la estrella de los Grizzlies resultó fundamental para que 'La Bomba' fichase por su equipo.

Ahora también será clave para integrarse tanto a nivel personal como profesional en su nuevo hábitat. Y es que el escolta de Sant Feliu lo tiene muy claro. «No hay vuelta atrás. Estoy muy ilusionado por dar este paso. Mi pensamiento es retirarme en la NBA», apuntó los días previos a su viaje. En Memphis empezará una nueva vida. Tener a Gasol a su lado le resultará clave. El de Sant Boi le ayudará a buscar casa, el colegio para las niñas, la canguro, le asesorará sobre el súper en el que comprar y, sobre todo, le echará un cable con el inglés. Cuestiones importantes para aclimatarse a un nuevo entorno.

En la pista, el soporte de su amigo será menos decisivo. Sobre el parquet, Navarro deberá demostrar que tiene un hueco en la mejor liga del mundo. «En Memphis tendré que ganarme los minutos, pero ya no hay vuelta atrás, he madurado como jugador y me siento seguro».

Las cifras de su nuevo contrato revelan una confianza ciega en sus posibilidades. A sus 27 años, Navarro cambia un contrato multimillonario con el Barça por uno muy bajo en la NBA, ya que los 540.000 dólares que cobrará durante este año sitúan su sueldo entre los diez peores de la liga. Además, la duración de su acuerdo con los Grizzlies, una única temporada, le obligará a demostrar que puede tener un hueco en la NBA para ganarse un mejor contrato que no le obligue a regresar a un Barça en el que se sentía un «poco acomodado».

Navarro acepta su papel de segunda fila que nada tendrá que ver con el que asumía en el Barcelona o el que tiene en la selección. «Va a ser un cambio radical en mi vida, tanto para mí como para mi familia. Ahora, debo hacerme un sitio en un equipo que tiene buenos jugadores y en el que yo seré uno de los dos únicos 'rookies' que la franquicia tiene este año», explicó antes de viajar a Memphis.

'Quinteto español'

Un cambio de rol que no conllevará un nuevo estilo. «Sin duda me harán trabajar muchísimo pero el físico no es una cosa que me obsesione. Todo el mundo me ha visto jugar y sabe que me he defendido ante cualquier jugador más fuerte que yo en varias ocasione y lo he hecho muy bien» aseguró.

Navarro será el quinto español en la NBA. Al margen de Gasol, el escolta catalán también tendrá tiempo de comprobar como les va a Calderón y Garbajosa por Toronto y a Sergio Rodríguez por Portland. Cinco campeones del Mundo y subcampeones de Europa que ya tienen un lugar en la NBA.