Primera victoria del Lobos

El conjunto de Mateo Rubio venció con claridad al Palma Aqua

REDACCIÓN
El Lobos dio la primera alegría a su afición. / CELEDONIO/
El Lobos dio la primera alegría a su afición. / CELEDONIO

El Lobos debutó ante su público con una clara victoria sobre el Palma Aqua Mágica (86-71), con la que estrena su casillero de triunfos en el curso.

El conjunto que prepara Mateo Rubio tardó en encontrar el ritmo del encuentro, muy acelerado por sus ganas de agradar a los aficionados del Palacio de los Deportes, fruto de ello, un exceso de errores en los lanzamientos. Por parte del rival, Jarrius Jackson cargó con la responsabilidad de capitanear el juego ofensivo del equipo.

A pesar de que el Lobos no se encontraba cómodo, logró minar al Palma Aqua Mágica a través de las faltas personales. De hecho, la temprana segunda falta personal de Guillermo Rejón impidió que pudiera disputar más minutos en cancha, una circunstancia que aprovechó Ryvon Covile para hacerse con el control.

Si había un jugador que los aficionados querían ver, ése era Betinho. El internacional luso no estuvo muy afortunado al principio, pero a mediados de cuarto supo desquitarse de la presión con un gran triple que lograba aventajar a su equipo en cuatro puntos. Una gran asistencia de Puyada entre las piernas de Xabi Rey para M'Bengaue lograba reducía a dos puntos la ventaja local al término del primer cuarto.

A los dos minutos de juego del segundo cuarto, Diego Tobalina sentó en el banco a un deslucido Lou Rou. Sin embargo, un triple sobre la bocina de Stacey le devolvió a pista cuando solamente habían transcurrido treinta segundos del cambio. La renta se incrementó hasta los siete puntos gracias al acierto anotador de Larragán y Xavi Rey. No obstante, las diferencias volvieron a ser mínimas como consecuencia de un triple espectacular de Anderson Schutte. Una técnica sobre el pívot francés M'Bengue y el acierto de los cuatro tiros libres dieron aire a los pupilos de Mateo Rubio. A falta de unos segundos Romeo Travis se colgó del aro, tras una magnífica asistencia de Betinho, y puso a los santanderinos diez arriba. El buen hacer de Ricardo Guillem en defensa mantuvo ese marcador hasta la segunda parte.

Tras el descanso, el Lobos volvió al parqué con el mismo ánimo. No obstante, aunque los hombres de Rubio anotaban con facilidad, no eran capaces de cerrar filas en defensa, con lo que las diferencias no crecieron.

El último cuarto fue de control absoluto por parte del conjunto santanderino, que se permitió alguna acción espectacular, como un mate de Betinho que consiguió levantar de sus asientos a los aficionados. A cinco minutos del final del partido, Lobos y Palma intercambiaron golpes a través de Adrián Boccia y Lou Roe. Ya en el último tramo, Boccia, Covile y Guillem acabaron con las escasas esperanzas del contrincante y dejaron en 15 puntos la ventaja.

Satisfecho

Mateo Rubio, técnico del Lobos, no escondió su satisfacción por la buena imagen de su equipo. «Creo que hemos mostrado nuestro verdadero potencial; este resultado nos dará la confianza necesaria para seguir en esta línea». También dejó claro que uno de los factores más determinantes fue la mejora que experimentó el conjunto cántabro en tareas defensivas. «Hemos defendido de forma física, si bien es cierto que la intensidad de la que hemos hecho gala a veces nos ha ocasionado alguna canasta fácil por parte del rival. No obstante prefiero esto a que defendamos con miedo a mostrarnos muy intensos», finalizó.

Por su parte, Diego Tobalina, entrenador del Palma Aqua Mágica, reconoció las diferencias existentes entre uno y otro conjunto como consecuencia de la mayor amplitud del banquillo local y lamentó la celeridad con la que su equipo se cargó de personales.