Muere a los 40 años el contratenor santanderino José Antonio Maza

El cantante, tras una intensa carrera interpretativa y docente, plena de inquietudes y en busca del perfeccionamiento técnico, desaparece en su madurez musical

G. BALBONA
El contratenor José Antonio Maza. / ANDRÉS FERNÁNDEZ/
El contratenor José Antonio Maza. / ANDRÉS FERNÁNDEZ

El contratenor santanderino José Antonio Maza falleció ayer a los 40 años de edad tras una larga enfermedad que trunca la trayectoria de una voz en su plena madurez y proyección. La interpretación y la docencia, la coherencia y el ansia de perfeccionamiento técnico, la inquietud formativa y el deseo de crecer en la música caracterizaron su intensa labor.

Durante tres décadas desarrolló una carrera dedicada por completo a la música, sin descuidar nunca la continua formación. Maza, así, cursó estudios en Santander, Madrid, Londres - estuvo becado durante tres años, a finales de los noventa, por la Fundación Botín- e Irún, donde en los últimos años perfeccionó su técnica con el maestro Olazábal. Entre sus actuaciones destacan la participación en los festivales internacionales de Mallorca y Santander y en el Teatro Real de Madrid junto a Plácido Domingo. A través de su pasión musical y su entrega se fue forjando una proyección plasmada en actuaciones y realizaciones diversas, caso de su primer CD, 'Arias Sacras Solemnes', editado hace dos años. De su filosofía, vivencia y manera de sentir la música baste esta reflexión expresada por el cantante en estas mismas páginas: «un músico nunca debe encasillarse, y menos aún dejar de disfrutar con su trabajo». Ya a la edad de cinco años quedó vinculado al mundo musical al ingresar en la Escolanía Salesiana 'Santo Domingo Savio', donde aprende técnica vocal y asimila y perfecciona la de contratenor con el maestro Carlos María Labarta. Durante esta primera etapa ya consiguió once primeros premios provinciales, campeonatos de España, premios al mejor solista y galardones a la técnica de canto, caso del Festival de Bratislava.

Desde los 90 simultaneó actuaciones con la Schola Ars Poliphonica de Santander y el Coro Concentus Musicus. Maza, una de las voces singulares del panorama nacional, llegó a decir de su voz: «lo que a simple vista sería una ventaja innegable, en España es un lastre más». En ocasiones, con fundamento, razones y criterio lamentó «el miedo al rechazo de un público poco acostumbrado al timbre del contratenor», la falta de oportunidades, o el irregular o escaso apoyo desde determinados ámbitos culturales.

El intérprete fallecido, que trabajó en un repertorio sobre música cubana junto a la pianista santanderina Laura Garmendia, desarrolló una inquieta labor docente como técnico vocal de agrupaciones corales, o a través de conferencias y clases, y cultivó distintos repertorios, aun cuando el barroco fue el punto central de su dedicación.

De su voz dijo: «es 'femenina', blanca, dentro del cuerpo de un hombre. Canto una octava por encima del tenor, con una fuerza y un color especial». Maza, que concluyó en 2002 los Estudios Superiores de Canto con la calificación de sobresaliente en el Conservatorio de Madrid, participó en el estreno absoluto de la obra 'Mon cher Miró' del compositor mallorquín Joan Valent. En 1998 tuvo lugar su primer recital en la Fundación Marcelino Botín, en el Ciclo Jóvenes Valores. Otros hitos en su trayectoria fueron la grabación de la Ópera 'Merlín' de Albéniz, junto a Plácido Domingo y Carlos Álvarez; su participación en la iniciativa de la Caja, Plan de órganos de la región; el Ciclo Caja Cantabria de Música Religiosa; amén de decenas de programaciones culturales, talleres y conciertos en diversas comunidades como Asturias y Cataluña. En este 2007, antes de que el cáncer asomara en su vida, impartió técnica vocal a 17 coros de la región, dentro de los cursos organizados por la Federación Cántabra; y ofreció en mayo un concierto sacro, junto con Masó, en León.

El consejero de Cultura, Javier López Marcano, expresó ayer su pesar por la muerte del contratenor. «Es sin duda una pérdida para la cultura de nuestra región y, sobre todo, para la música vocal, ya que Maza formaba parte de una brillante generación de jóvenes cantantes, que ya están destacando a nivel nacional e internacional y su fallecimiento trunca una carrera que sin duda tenía un futuro brillante», manifestó.