Morder a la policía se paga con la cárcel

Cuatro meses de prisión para una ciudadana argentina que mordió a un agente en Santander

EFE |SANTANDER

Los hechos, según la sentencia, ocurrieron el pasado 7 de octubre a las 4:55 horas cuando agentes de la policía local de Santander acudieron a un inmueble de la calle Gerardo Diego tras recibir el aviso de un vecino porque se estaba celebrando una fiesta con "notable alboroto".

A pesar de ser recibidos al principio de forma cortés por el inquilino del inmueble, uno de los ocupantes, Carlos B.G., de nacionalidad argentina, increpó a los agentes a quienes mostró una actitud desafiante y amenazante para después negarse a ser identificado.

A continuación, la hermana de Carlos, Florencia G., intervino en la trifulca, forcejeó con los policías y propinó un mordisco en la mano a uno de los agentes, al que causó lesiones de las que sólo precisó asistencia inicial.

Un tercer implicado, Jorge F. también argentino, participó también el forcejeo, increpó a los agentes, intentó fotografiar el incidente, si bien no efectuó agresiones.

El juez ha condenado a Florencia G. a cuatro meses de prisión por resistencia grave a agentes de la autoridad y a 120 euros de multa por una falta de lesiones.

Carlos B.G. y Jorge F. también deberán pagar sendas multas de 120 euros como autores de una falta contra el orden público, según el fallo de la sentencia.