¡¡Rocky Balboa II!!

Jorge Lorenzo logró su segundo título de campeón del mundo de 250 cc Talmacsi ganó en 125 cc y Faubel, tercero, se jugará el campeonato en Valencia

MARÍA JOSÉ GARCÍA
Jorge Lorenzo lidera el grupo de cabeza, en donde ninguno se lo puso fácil para que consiguiese rematar su aspiración a la corona en 250cc. / AP/
Jorge Lorenzo lidera el grupo de cabeza, en donde ninguno se lo puso fácil para que consiguiese rematar su aspiración a la corona en 250cc. / AP

En Malasia se volvió a confirmar la ecuación que dicta que cuando Jorge Lorenzo no arranca desde la 'pole' no gana, pero lo que sí consiguió el mallorquín fue el 31º título para el motociclismo español, al conquistar su segunda corona consecutiva en 250cc, aunque no fue nada fácil. Las opciones de su ya único rival, Andrea Dovizioso, eran realmente ínfimas y obligaban al italiano a ganar, mientras que Lorenzo podía permitirse el lujo de acabar décimo. Sin embargo, ambos pilotos corrían acompañados de una jauría de contrarios que no iban a dejar pasar la oportunidad de lucirse.

El español arrancó bien, situándose tercero detrás de Dovizioso, mientras que Mika Kallio tomaba la primera posición. El italiano se puso primero con rapidez rebasando al finlandés y Lorenzo hizo lo propio, rodando siempre detrás de Dovizioso, que parecía dispuesto a escaparse. Sin embargo, el grupo, que contaba con Thomas Luthi y las dos KTM, volvió a darles caza, uniéndose a ellos finalmente también Héctor Barberá. Éste llegó remontando, al igual que Álvaro Bautista, a pesar de salir bastante mal, pero fue una avería de motor la que le obligó a retirarse cuando rodaba cuarto.

A mitad de carrera, Lorenzo llegó a ponerse primero, cuando aún rodaba en un mano a mano con Dovizioso, pero el mallorquín se llevó un buen susto y dejó que el italiano le pasase. Ambos perdieron su ventaja hasta ser alcanzados por un grupo donde nadie andaba con miramientos. El piloto balear llegó a cerrar el pelotón ocupando una sexta plaza que le hubiese proclamado de todas maneras campeón, pero por si quedaban dudas, en la última curva de la última vuelta Kallio provocaba la caída de Dovizioso.

Casi al mismo tiempo estallaba el júbilo y la alegría en el box de un Lorenzo que cruzaba la meta tercero, con el título ya en su poder. La victoria fue finalmente para el japonés Aoyama, seguido por Barberá, que sufrió un fin de semana cargado de nuevo de averías e inconvenientes.

Lorenzo consiguió su objetivo en el Gran Premio de Malasia y plantó su bandera, pero esta vez se trataba de la bandera de España, que fue el preámbulo antes de una meditada celebración que le llevó a colocarse un batín dorado de boxeador, con guantes a juego, emulando una vez más a Rocky Balboa. Con el segundo título del mundo ya resuelto, dentro de dos semanas el Mundial llegará a su fin en el circuito de Valencia, que decidirá el nombre del nuevo campeón de 125cc, aunque Héctor Faubel lo tiene complicado, ya que el español acabó tercero en Sepang, donde el húngaro Gabor Talmacsi se adjudicó la victoria.

Talmacsi salió como un tiro, colocándose primero de principio a fin con un ritmo que nadie pudo seguir. Ni siquiera Faubel, que notó a las primeras de cambio que su Aprilia no le respondía como esperaba. A partir de ahí el húngaro se limitó a ir aumentando su ventaja, mientras que Faubel tenía que sobrevivir lidiando en un grupo donde nadie tenía nada que perder, salvo, claro está, el valenciano. Al final, el valenciano sólo tuvo que ceder ante Koyama y consiguió subir al tercer puesto del podio.