Los jugadores esperarán hasta finales de noviembre antes de denunciar al Teka

El club tratará de implicar al Gobierno de Cantabria y al Ayuntamiento de Santander para conseguir un nuevo convenio a cuatro años

E. V.
Claudio Gómez, gerente de la Asociación de Jugadores. / A. F./
Claudio Gómez, gerente de la Asociación de Jugadores. / A. F.

Después del paso por Santander del gerente de la Asociación de Jugadores, Claudio Gómez, y de reunirse con los jugadores y con el club, se ha llegado a un principio de acuerdo para realizar una moratoria hasta finales del mes de noviembre.

El gerente de la asociación se entrevistó con la plantilla y les informó de cuáles eran sus derecho ante esta situación -una reunión meramente informativa- y que debían de ser los propios jugadores los que denunciasen sus contratos, ya que la Asociación sólo asesora a los jugadores, pero en ningún caso denuncia, según Claudio Gómez.

En la reunión con el club el gerente de la asociación recibió explicaciones por parte de la directiva sobre la situación actual y su intención de encontrar una solución formalizando un nuevo convenio con el Ayuntamiento de Santander y con el Gobierno de Cantabria a cuatro años, con los que podrían coger una línea de crédito y tener posibilidad de afrontar los pagos pendientes.

De todas formas esta solución no parece la ideal en una entidad que tiene unos números rojos de 900.000 euros. Si bien cuando la actual junta directiva cogió las riendas del club la misma ascendía a un millón cuatrocientos mil euros.

La actual situación se debe a la retención que ha efectuado una entidad bancaria a la subvención de 300.000 euros del Gobierno Regional, al tener una deuda con ellos.

La plantilla está muy intranquila ya que a algunos de sus componentes la deuda es mayor que el mes y medio que se adeuda a los que han llegado esta temporada. De no encontrar solución los jugadores podrían denunciar y ejecutar el aval de 50.000 euros que tiene depositado el club.

En la Liga Asobal y en la propia Federación Española de Balonmano han indicado a la Asociación de Jugadores que no pueden hacer nada mientras no les lleguen las denuncias de los jugadores, tanto en este caso del Cantabria como en el del Algeciras y el Teucro.

Deuda arrastrada

La deuda del Cantabria viene arrastrada desde la etapa de Tomás Franco, en la que el alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro, tuvo que intervenir para evitar la desaparición del club. Desde entonces las cosas no han cambiado demasiado, ya que habiendo estado en manos del Racing, Dmitry Piterman, Roberto González y ahora Pedro Ruiz, el club sigue debatiéndose todas las temporadas con malos ejercicios económicos.

Está semana no hay competición liguera y servirá para que se calme un poco el tenso ambiente que se había generado en el seno de la propia liga, ya que algunos clubes no quieren que se les implique en el tema y que se ajusten los presupuestos al máximo. Entre los clubes grandes y los pequeños existen serias diferencias hasta el punto de que el G-14 europeo está tratando de crear una competición al margen de las propias federaciones.