La tormenta tropical 'Noel' deja devastación y muerte a su paso por el Caribe

El estado mexicano de Tabasco vive la peor catástrofe natural en 50 años, con un muerto y cerca de 700.000 personas damnificadas

Las asistencias trasladan a un afectado por las inundaciones en Ciudad del Sol, cerca de Puerto Príncipe. / THONY BELIZAIRE-AFP/
Las asistencias trasladan a un afectado por las inundaciones en Ciudad del Sol, cerca de Puerto Príncipe. / THONY BELIZAIRE-AFP

MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO CORRESPONSAL EN LA HABANA

El estado mexicano de Tabasco vive la «peor catástrofe» en 50 años, la capital parece Nueva Orleáns tras el paso del huracán 'Katrina', se informa de un muerto y 700.000 damnificados por las lluvias.

La tormenta tropical 'Noel' afincada desde hace días en el Caribe está dejando una estela de devastación y muerte allá donde pasa. Familias enteras fueron devoradas en sus viviendas por las aguas, padres vieron desaparecer en fango fluido y turbulento a alguno de sus hijos, algunos debieron elegir a qué hijo salvar, otros, más afortunados, resistieron hasta ser rescatados de las copas de los árboles o del techo de sus viviendas.

Oficialmente se cuentan cerca de un centenar las víctimas mortales, 27 desaparecidos, y decenas de miles de evacuados y damnificados. Las inundaciones y los corrimientos de tierra han destruido centenares de casas, campos de cultivo y carreteras y los vientos han tirados tendidos eléctricos en muchas comunidades caribeñas.

Informes de prensa citan a Charo Vidal, relatando cómo su vecino intentaba aferrarse a un árbol con sus bebes mellizos pero no logró salvar a una hija mayor. «No pudo hacerse cargo de los tres». Eso es algo muy triste, que un hijo te sea arrancado de las manos y no puedas hacer nada por él», dijo. La mujer afirmó que fue testigo de la desgracia de otro hombre que tenía a su hijo de 6 años en su espalda. «El niño decía: 'Papi, me estoy resbalando. Papi, me estoy resbalando. Y resbaló».

La furia de 'Noel' se ha materializó en lluvias torrenciales que azotaron sin piedad la isla La Española, cuyo territorio comparten la República Dominicana y Haití pero también fue sentida en Jamaica y en el oriente y centro norte de Cuba, donde se evacuaron a 3.000 cubanos. Ayer el meteoro emprendía un errático rumbo hacia las Bahamas, donde podría llegar convertido en huracán.

El presidente dominicano, Leonel Fernández, decretó el estado de emergencia para facilitar las labores de rescate y ordenó la evacuación de familias residentes en zonas de riesgo. A muchas poblaciones sólo se puede llegar por helicóptero. En este país se registran 56 muertos, 27 desaparecidos y 58.328 damnificados. En Haití hubo 24 muertos mientras que en Jamaica solo uno.

En México

También en México dos frentes fríos han provocado el desbordamiento de siete ríos en el estado de Tabasco que anegaron la capital dejando un muerto, 700.000 damnificados en la capital del estado y en otros municipios, y todos los cultivos perdidos.

En la madrugada se cortó la electricidad en la zona del malecón de Villahermosa, la capital, que quedó convertida en una isla y según el gobernador del Estado, Andrés Granier Melo, era «como una olla, como Nueva Orleáns. Estamos debajo de los niveles de los ríos».

Hombres, mujeres y niños, pala en mano, se ofrecieron voluntarios para llenar sacos de arena y armar barricadas para intentar frenar el agua. Hasta el presidente mexicano, Felipe Calderón, con botas de goma, agarró la herramienta para ayudar a detener la corriente, y ordenó a los mirones: «¿Vénganse a jalar!, !vente o mando por ti!... !Vienen o mando por ustedes!».