El Racing tendrá que afrontar un duro calendario para cerrar la primera vuelta

El equipo de Marcelino recibirá en El Sardinero a Valencia, Mallorca y Athletic y tendrá que visitar a Real Madrid, Murcia, Sevilla y Osasuna

F. FERNÁNDEZ-CUETO
Jorge López y Colsa, durante el partido contra el Espanyol, el último jugado por el Racing en El Sardinero. / ANDRÉS FERNÁNDEZ/
Jorge López y Colsa, durante el partido contra el Espanyol, el último jugado por el Racing en El Sardinero. / ANDRÉS FERNÁNDEZ

El Racing afrontará en las próximas semanas un complicado calendario para cerrar la primera vuelta del campeonato liguero. El conjunto santanderino, que hasta el momento está manteniendo una trayectoria que sólo puede calificarse como muy positiva, tendrá en las siete últimas jornadas del primer tramo liguero algunos escollos que, sin duda, serán difíciles de superar, el primero de ellos, el próximo fin de semana, cuando el Valencia visitará El Sardinero.

De cómo salga el conjunto verdiblanco de estos siete partidos de la primera vuelta del campeonato que aún restan por jugar dependerá si los de Marcelino podrán mantenerse en la zona alta de la tabla o, por contra, se verán obligados a situarse en una posición no tan ilusionante.

El primero de los partidos que tendrá ante sí el conjunto santanderino es el del próximo fin de semana -todavía no se ha fijado una fecha definitiva para su disputa por el conflicto que mantienen las plataformas televisivas- contra el Valencia. Pese a que el equipo 'ché' no esté atravesando por su mejor momento, lo cierto es que se trata de un rival peligroso para el Racing. En la actualidad, el equipo dirigido desde hace un par de jornadas por el ex barcelonista Koeman, es cuarto en la clasificación, en la que tiene cuatro puntos más que el equipo de El Sardinero.

Pasado el 'trago' del Valencia, el Racing tendrá ante sí otro 'hueso' duro de roer: el Real Madrid.

El conjunto blanco, que se está mostrando, en lo que al juego se refiere, demasiado irregular, está manteniendo una trayectoria poco menos que impecable, lo que le ha llevado a mandar con más o menos claridad en el campeonato. Más complicado es todavía el partido si se tiene en cuenta que se jugará en el Santiago Bernabéu, en donde los hombres de Schuster se muestra como un equipo poco menos que inexpugnable.

El resto, en peor situación

Estos dos enfrentamientos son los únicos contra equipos situados por encima del Racing en la clasificación. El resto de rivales están, en estos momentos, en una peor situación que los cántabros.

Uno de estos equipos es el Mallorca. Los de Gregorio Manzano, tras un comienzo titubeante, han conseguido enderezar el rumbo y ya están situados en la novena posición, a cuatro puntos del Racing, que en la actualidad es séptimo. El partido contra el conjunto balear se jugará en El Sardinero.

Tras este encuentro, el equipo de Marcelino tendrá que afrontar dos partidos como visitante. El primero, contra el Murcia de un viejo conocido del Racing, Lucas Alcaraz, que se encuentra situado en una posición nada cómoda ya que está a sólo un punto de los puestos de descenso. Tampoco es que sea para tirar cohetes la situación del Sevilla, décimo en la clasificación a cinco puntos del Racing, aunque el nivel del equipo es sensiblemente superior al conjunto murciano.

Los sevillistas, después de un ajetreado inicio de temporada que ha culminado con la salida de su entrenador, Juande Ramos, hacia el Tottenham, parecen haberse reencontrado con el juego que le llevó la campaña pasada a obtener unos resultados históricos.

Parón navideño

Tras estos dos compromisos y pasado el parón navideño, el Racing recibirá en su campo al Athletic. Los bilbaínos están en una situación similar a la del Murcia, es decir, a un sólo punto del descenso, y las sensaciones que están ofreciendo tampoco son demasiado positivas, aunque eso sí, parece que van de menos a más.

El último partido de la segunda vuelta para el Racing será el que le enfrente al Osasuna en Pamplona, un campo que en los últimos años no se le ha dado nada mal al conjunto santanderino. Los navarros, como murcianos y vizcaínos, están a un único paso de los puestos de descenso.