El Lobos corta su mala racha ante el rival más difícil

Un parcial de 23-7 en el segundo cuarto dio la victoria a los de Rubio

REDACCIÓN
La reacción llega en el momento más necesario. / M. DE LAS CUEVAS/
La reacción llega en el momento más necesario. / M. DE LAS CUEVAS

El Lobos 'aprovechó' la visita de uno de los rivales más difíciles de la categoría, el Alicante, para cortar una racha negativa que le ha hundido en los últimos puestos de la clasificación. Tras siete derrotas consecutivas, su técnico, Mateo Rubio, por fin pudo respirar, más o menos aliviado, porque el conjunto santanderino deberá demostrar en próximos compromisos que este triunfo no es fruto de la casualidad si es que aspira a reengancharse a la competición.

Lo cierto es que al Lobos le costó entrar en el partido. El primer cuarto, que concluyó con ventaja visitante (14-17), ya hacía presagiar lo peor, el enésimo tropiezo con billete a la zona de descenso.

Fue en el segundo episodio del encuentro cuando el cuadro de Rubio despertó. El acierto de jugadores como Camps y Rey consiguió dar la vuelta a la tortilla para llegar al descanso con una ventaja considerable, apoyada en la sequía de puntos de un Alicante -con un parcial escandaloso de 23-7- que no encontraba el aro.

El rapapolvos del vestuario funcionó para el Alicante, que volvió más entonado tras el descanso. No obstante, el trabajo del Lobos, con un Betinho muy eficaz, anuló la reacción visitante, que apenas pudo recuperar el terreno perdido (57-49). La historia se repitió en el último episodio. Los de casa contestaron cada acción del Alicante, que vio cómo se le escapaba un partido que al inicio daba por ganado (72-65)