Que la historia se repita

El Racing tratará de dar un nuevo paso hacia el objetivo de la salvación y, además, imponerse a un rival al que el pasado año ganó 5-4

F. FERNÁNDEZ-CUETO
Los jugadores del Racing celebran uno de los goles del partido del pasado año contra el Athletic. / M. DE LAS CUEVAS/
Los jugadores del Racing celebran uno de los goles del partido del pasado año contra el Athletic. / M. DE LAS CUEVAS

El 1 de abril de 2007 pasará a la historia racinguista como la fecha de uno de los mejores partidos del equipo santanderino. Lo fue por el resultado -el equipo verdiblanco acabó ganando por 5-4- y, también, por el rival al que se midió, el Athletic, uno de los 'enemigos' deportivos del Racing. Y hoy, apenas unos meses después, cántabros y bilbaínos vuelven a medir sus fuerzas.

El encuentro, como en la pasada temporada, llega en un buen momento para el Racing. El conjunto santanderino, poco habituado a estar por encima de los vizcaínos en la clasificación -el año pasado acabó por delante de los rojiblancos por primera vez en su historia-, afronta el encuentro con la vitola de favorito. Su buena trayectoria y, en ocasiones, su buen juego, son su gran aval ante un contrario que, como ya le ocurriera en la pasada temporada, ha tenido un mal arranque, lo que le ha impedido alejarse de los puestos de descenso lo suficiente como para poder estar tranquilo.

Sin embargo, esta teórica superioridad cántabra ha sufrido un ligero revés en las últimas dos jornadas. El Racing ha empañado un tanto su trayectoria después de encadenar dos derrotas consecutivas (ante el Murcia y el Sevilla), mientras que el Athletic ha cosechado dos empates para cerrar 2007 (ante Mallorca y Murcia).

En cualquier caso, el Racing afronta el partido de esta tarde como si de una verdadera final se tratara. No es que esté muy necesitado de puntos, sino que quiere dejar zanjada cuanto antes la consecución de su gran objetivo de la campaña: la salvación. Una victoria ante el Athletic, permitiría a los de Marcelino llegar a los 29 puntos cuando todavía queda un partido para cerrar la primera vuelta del campeonato o, lo que es lo mismo, les permitiría dejar prácticamente sellada la permanencia con casi cinco meses de antelación.

Además está la rivalidad histórica entre ambos clubes. El año pasado la suerte sonrió, y de qué forma, a los cántabros, que este año tratarán de conseguir que la historia se repita para satisfacción de una afición que vive con especial intensidad este enfrentamiento.

El rival

Después de cerrar el año con un triste empate frente al Murcia en San Mamés que le permitió esquivar la zona de descenso por un punto, el equipo de Joaquín Caparrós necesita disipar dudas y recuperar buenas sensaciones en un campo donde ha ganado en cuatro de las cinco visitas realizadas desde el último ascenso del Racing. La única derrota rojiblanca en Santander durante ese periodo se produjo, precisamente, la pasada temporada con aquel recordado 5-4 que tantos daños morales causó en la tropa dirigida entonces por José Manuel Esnal 'Mané'. Aún con el recuerdo de aquel disparatado encuentro, Caparrós intentará retomar la senda de los buenos resultados con un equipo titular sobre el que no ha ofrecido pistas, pero que seguro volverá a tener en la portería a Aranzubia después de que Iraizoz no haya podido completar plenamente su recuperación.