Cerrar una vuelta histórica

El Racing, mermado por las lesiones, viaja a Pamplona con la intención de conseguir un triunfo para prorrogar su magnífica trayectoria en la Liga

F. F.-C.EFE
Tchité es ante el Osasuna la principal referencia ofensiva del conjunto que dirige Marcelino García Toral. / ANDRÉS FERNÁNDEZ/
Tchité es ante el Osasuna la principal referencia ofensiva del conjunto que dirige Marcelino García Toral. / ANDRÉS FERNÁNDEZ

Con el objetivo de cerrar una primera vuelta del campeonato de liga que sólo puede calificarse como histórica, el Racing viaja a Pamplona, en donde le espera un Osasuna que no atraviesa por su mejor momento, pero que, sin duda, será un rival complicado. Además, por si fuera poco, el equipo de Marcelino García Toral se presentará en el Reyno de Navarra completamente mermado por las lesiones.

El técnico racinguista reconocía en el último entrenamiento previo al partido que su equipo había tenido fortuna hasta ahora con las lesiones en los puestos claves de la alineación y que lo ocurrido esta semana, en la que ha perdido a Munitis, Smolarek y Oriol, «podía pasar en cualquier momento». A esas tres lesiones, se suman las de Moratón y Jonatan y la baja por sanción del lateral Luis Fernández, así que el Racing acude a Pamplona con los 17 jugadores que le quedan en la primera plantilla y un refuerzo del filial: Edu Bedia. Nadie se queda en Santander.

Pese a todo, el conjunto verdiblanco afronta el partido con el aval de su magnífica trayectoria en la presente temporada en la que, tanto en la Liga como en la Copa del Rey, se ha mostrado como un equipo sumamente competitivo y complicado para cualquier tipo de enemigo. Incluso en el último partido (octavos de final de la Copa ante el Zaragoza), en el que el equipo cántabro ya estuvo muy mermado por las bajas, se mantuvo el nivel exhibido durante todo el ejercicio.

Para poder seguir por la senda del triunfo que el Racing retomó en su último partido liguero ante el Athletic, Marcelino contará con Toño en la portería, ante el que colocará a Pinillos y Ayoze, sustituto del sancionado Luis Fernández, en los laterales, y a Garay y Marcano en la zona central. El centro del campo será para Duscher y Colsa, en la zona del doble pivote, y a Jorge López y Óscar Serrano, en las bandas.

Arriba, las cosas parecen claras, toda vez que Marcelino sólo tiene a dos delanteros de la primera plantilla. Así, Tchité, que volvió a tiempo de su país, y Bolado formarán, salvo sorpresa, la pareja de ataque.

El rival

Osasuna, tras dos derrotas consecutivas en el comienzo del año, anhela ofrecer a sus aficionados la primera alegría del 2008, aunque para ello tendrá que pasar mañana un exigente examen ante un Racing situado en puestos de UEFA.

El equipo pamplonés ha encadenado en la primera semana del año dos derrotas contra el Mallorca, en Copa del Rey y frente al Murcia en la Liga.

Sin embargo, los 'rojillos' ganaron su último compromiso en el estadio Reyno de Navarra, donde mañana necesitan una victoria para acabar la primera vuelta en promedio de puntos de permanencia.

El conjunto navarro tiene las bajas por lesión de Nekounam y Delporte. Puñal, Dady y Vela se han ejercitado sin problemas y han recibido el alta médica. Los dos primeros serán titulares, pero el mexicano ocupará inicialmente un sitio en el banquillo, según el ensayo realizado por Ziganda.