166 perros, un cerdo y una vaca

Readjudicado al Centro Canino Besaya el servicio de recogida de animales abandonados, con un coste para las arcas municipales de 19.980 euros anuales

R. Mª ECHEVARRÍA
El servicio de recogida de perros ha vuelto a recaer en el Centro Canino Besaya. / L. PALOMEQUE/
El servicio de recogida de perros ha vuelto a recaer en el Centro Canino Besaya. / L. PALOMEQUE

El Centro Canino Besaya ha sido el adjudicatario, de nuevo, del servicio municipal de recogida de animales abandonados, extraviados o vagabundos, renovando así el contrato para dar un servicio que, en 2007, retiró de la vía pública 177 animales. El plazo del convenio será de un año, prorrogable por otro más.

Así lo ha informado el concejal de Hacienda, Aurelio Ruiz Toca, quien indicó que la Mesa de Contratación optó por readjudicar al Centro Canino Besaya este servicio por ser la única que acudió al concurso. La empresa se encargará de recoger y alojar (sus instalaciones están ubicadas en la carretera a Mercadal) a los perros abandonados o extraviados y también de la recogida de perros a domicilio, cuando estén desahuciados por sus dueños. Este servicio tendrá un coste para las arcas municipales de 12.000 euros anuales.

Además, la empresa adjudicataria deberá ocuparse de otros servicios complementarios, que se realizarán de lunes a viernes, de siete de la tarde a ocho de la mañana, y los fines de semana, «y que se prestarán cuando, a juicio de los responsables municipales, sea necesario», detalló Ruiz Toca. Este apartado tendrá un coste anual que no podrá superar los 7.980 euros.

Actividad en 2007

Como balance de este servicio, el concejal de Hacienda detalló que en 2007 el Centro Canino Besaya retiró 166 perros, cuatro unidades de ovino/caprino, cinco de equino, un cerdo y una vaca. Además de la retirada de los animales de la vía pública, la empresa deberá ocuparse de darles alojamiento temporal cuando no estén censados ni identificados de acuerdo con la normativa vigente.

El Centro Canino Besaya se ocupará no sólo de retirar de la calle aquellos animales que estén abandonados, sino los que sufran maltrato o que, a juicio de la autoridad competente (generalmente los servicios veterinarios municipales), supongan una molestia o peligro para los vecinos.

En el contrato de adjudicación de este servicio se establece que los animales recogidos deberán custodiarse en las instalaciones del Centro Canino Besaya por un periodo mínimo de 14 días, en los casos de aquellos animales que hayan causado lesiones por mordedura (lo que dura el periodo de cuarentena que se establece). Cuando los animales recogidos estén perfectamente identificados, a través de la Consejería de Desarrollo Rural y Ganadería se instará a su propietario a que pase a retirar el animal en el plazo máximo de tres días. Si no está identificado, dicho plazo se prolongará durante diez días, tras los cuales los responsables del centro podrán donar o ceder el animal.

La perrera de Capab

Junto a este servicio municipal, en Torrelavega existe otra perrera, la del Centro de Adopción y Protección de Animales del Besaya (Capab), atendida por un grupo de voluntarios que, de forma altruista, se encarga de recoger perros abandonados. Con sede en una finca situada en Torres, cuentan con aproximadamente 300 animales a los que atienden con ayudas oficiales (municipales y regionales) y donaciones de particulares. Capab lleva años recogiendo perros abandonados.