"Duele perder ante el Barcelona a balón parado"

J. AHUMADA

Marcelino no escondió su decepción tras la derrota ante el Barcelona, aunque pareció más disgustado por la forma en que ésta se produjo. «Si hay una forma de perder ante el Barcelona que te duele, es a balón parado, por un rechace». Para el técnico, este borrón en el expediente que ayer presentó el Racing, impidió poder regresar a Santander con un empate.

«No hemos estado muy lejos de sumar. Hemos estado muy bien en el partido y por eso me siento triste, por perder así, en un balón suelto». «Nos pudimos adelantar en los primeros quince o veinte minutos de la primera parte, pero no lo logramos por alguna mala decisión con opciones claras en el último pase. Luego, pudimos empatar en los quince o veinte primeros minutos de la segunda. Si no hubiéramos fallado en alguna opción puntual, nos podríamos haber llevado otro resultado», señaló.

Apuros

Sí reconoció que en el último tramo del encuentro sus hombres pasaron apuros, con un Barcelona más lanzado al ataque y un Racing lleno de jugadores fuera de sus demarcaciones. «Está claro que al final nos hemos resentido por no tener dos delanteros. Son circunstancias que se dan porque no tenemos más jugadores arriba y nos vemos obligados a alinear a algunos futbolistas en posiciones en las que no juegan habitualmente. Jugando de este modo teníamos que repetir pases, y el Barcelona pudo sentirse más cómodo y nos robó balones en el centro del campo».

Aclaró que Tchité no se encuentra lesionado, y que decidió su sustitución después de que el delantero sufriese un calambre en el gemelo y una sobrecarga muscular por el intenso trabajo realizado.

Respecto al rival, Marcelino reconoció que hubiese preferido que la reaparición de Messi se hubiese producido unos días después. «Para nosotros, hubiese sido mejor que se hubiese recuperado tres o cuatro días más tarde. Parece que juega con una marcha más que el resto, como se ha visto en esta ocasión. Está en un estado de confianza impresionante y se trata de un jugador muy determinante en el fútbol actual».

Sin críticas

Por el contrario, evitó hacer una crítica del trabajo de Frank Rijkaard con su plantilla. «¿Quién soy yo, un entrenador del Racing, para dar lecciones magistrales aquí? Bastante tengo con mi equipo. A veces hasta demasiado».