«Este año el socio se siente querido, protegido, mimado»

«La gente no es fría, es divertida, pero hay que prender la mecha» José Campos sigue pensando cómo atraer más público al club

A. SANTAMARÍA
José Campos, la cara más pública del Racing. / CELEDONIO/
José Campos, la cara más pública del Racing. / CELEDONIO

-Se ha alcanzado la cifra mágica de abonados. Otro éxito además del deportivo.

-Se ha parado todo porque ya no se pueden hacer más. Es un éxito en el que, sin duda, ha influido el nivel deportivo del equipo, pero lo que está claro es que el tope de abonados se ha alcanzado y la gestión de todo el consejo, encabezado por Francisco Pernía, ha sido un éxito. Y a mí me han dejado hacer. Es verdad que haría muchas más cosas, pero para haber empezado ahora, ni tan mal, porque el proyecto dura hasta el centenario en el 2013. Hablo de un éxito, pero no es nuestro, sino de la sociedad santanderina y cántabra. Este año el socio, el abonado, se siente querido, protegido, se siente mimado. Es un núcleo muy importante del entorno del Racing. Antes era fútbol, fútbol y sólo fútbol, y ahora a la gente se la valora más.

-¿Y cuál es su grado de responsabilidad?

-A mí me contrató el presidente para esto, por eso primero tengo que agradecer su confianza, pues no dudó de mí cuando, en una situación difícil en mi vida, no confió nadie, ni en el Gobierno regional, ni en el Ayuntamiento de Santander, ni en ningún ámbito social de aquí. Él sí, con los problemas que acarrearía mi situación social, porque no es fácil, y él apostó por mí a pesar de las críticas. Pero el tiempo da y quita razones, y cuando llegue el 9 de junio de este año, volveremos a hablar.

-Y usted siente que ha cumplido.

-Insisto en que agradezco todo al presidente, porque en esta región ha sido la única persona que confió en mí, pero también es cierto que yo me he entregado al 200 por ciento. En lo deportivo no he entrado en nada, porque ni siquiera me quedo en el despacho cuando el resto de consejeros habla. Mi trabajo es colaborar en el tema social, independizándolo del deportivo. Mi trabajo se demostrará cuando el Racing vaya mal.

-De todas las iniciativas llevadas a cabo bajo su responsabilidad, ¿con cuál se queda?

-Me siento muy orgulloso de la campaña de las bufandas. La de Navidad también resultó clave: 'Regala Racing', con unos abonos en condiciones ventajosas. Lo de las bufandas, ese detalle de la entidad hacia los abonados, supuso un esfuerzo y 20.000 regalos. Pero cuando la gente las ondeó y cantó 'La fuente de Cacho' me emocionó, porque era algo de lo que yo había participado. Otra buena idea fue la canción de Bustamante para una campaña de abonados. Nunca se entendió como un himno, de la misma forma que digo que estoy encantado de que se cante 'La fuente de Cacho'. Los que mandan ahí son los aficionados, las peñas. Me emocionó cuando se cantó tras el partido del Zaragoza. Se me puso la carne de gallina. La gente no se quería ir del campo.

-Vamos, que se ha logrado que El Sardinero sea una fiesta.

-Es lo que yo quiero. Que la gente vaya a divertirse al campo, y cuando el equipo vaya mal ya nos estrujaremos la cabeza para pensar en cosas para que la gente se siga divirtiendo. Ése será el día en que la gente tendrá que animar. Se está creando un clima propicio para ello. La gente en Santander no es fría, es muy divertida, pero hay que prender la mecha. Una vez que se prende, responde. Recuerdo una anécdota de la Copa Davis. Álex Corretja me decía que la gente no animaba, y yo le expliqué que somos un público respetuoso, más serio, que tenemos una forma de animar educada, elegante la gente aquí no insulta, no se falta a nadie. Sí que opino que hay que quitar la vergüenza de que nos vean con una camiseta del equipo o con una bufanda.

-¿Qué asuntos le quedan pendientes?

-Tengo muchas ganas de saludar a Su Majestad el Rey y a su esposa Doña Sofía, de conocerles y saludarles. Si se llega a la final de la Copa tendré que ir y será un buen momento. En el tema de socios ya no se puede hacer más que preparar la campaña del año que viene, volver a ofrecer iniciativas a la gente. Las campañas tienen que ser divertidas, desarrollarlas en verano, con un spot. Ya tengo pensadas unas cuantas ideas. Lo que sucede es que ya no cabe más gente en el campo, no se pueden hacer más socios. No hay sitio material para que se siente la gente.

-Ahora pretende que la gente pueda ver la ida de la Copa en El Sardinero en unas pantallas.

-Sí, queremos poner pantallas en el campo del Racing, pero dependen de Audiovisual Sport. Y queremos hacer lo mismo en el partido de vuelta, instalar una pantalla fuera del campo en el Palacio de los Deportes, para las cuatro o cinco mil personas que pueden quedar fuera del estadio. Si tuviéramos un campo con capacidad para 30 o 35.000 espectadores, lo llenaríamos.

-Al final le faltan asientos para tantos socios.

-Al presidente se lo dije. Me hubiese gustado llegar a 20.000 abonados. Así lo puse en una hoja en mayo pasado. El Racing está capacitado para ocupar un estadio con un aforo de diez mil personas más. También hay que tener los pies en el suelo y que no ocurra lo que pasó con el balonmano. Pero el fútbol es diferente. Como el equipo vaya bien la gente se anima y se pueden hacer mucho carnés con empresas, colectivos En partidos contra el Real Madrid, el Barcelona, o en una fase avanzada de la Copa yo creo que 30.000 personas podrían entrar. El campo se nos ha quedado pequeño, pero eso ya es un asunto que no depende de mí.

-¿Le quedan fuerzas para continuar la próxima temporada?

-Me imagino que mi presidente me renueve. Tengo ganas de que se confirme, que haga balance y que Pernía cuente conmigo. Además de un trabajador, yo soy un simpatizante del club. Yo no presumo de racinguista, porque lo que hago es trabajar en esta empresa, cuya base es el fútbol. Reconozco que no entiendo demasiado de fútbol. Para gente que es como yo me gustaría hacer el carné de simpatizante, para gente de fuera de Cantabria, por el simple gusto de tener el carne de simpatizante, y se podrían tener 50 o 100.000 simpatizantes de fuera de Cantabria y de España. Es otra idea que quiero presentar y que imagino que al consejo le guste.

-¿Mantiene reuniones frecuentes con el presidente?

-Nos reunimos todos los días. Comemos juntos todos los días. Y eso para una empresa es lo mejor, porque hay buen ambiente. Surge una idea, la apuntas en una servilleta y luego la desarrollas.

-Para terminar, ¿qué mensaje le enviaría a la afición?

-Que disfruten el momento. Nosotros seguiremos trabajando, pase lo que pase, para que el equipo vaya mejor, pero el aficionado tiene que disfrutar el momento, el presente. Nosotros tenemos que trabajar pensando en el futuro, pero el aficionado, el santanderino, el cántabro, que diferente este momento, porque es la primera vez que se está viviendo. Y quiero dar las gracias a todos los abonados, porque hemos llegado a límites inimaginables. Que lo disfruten. Que disfruten con su bufanda, con 'La fuente de Cacho, con las victorias.