El Teka se estrelló ante el Ciudad Real

Los cántabros derrocharon entusiasmo, pero no pudieron con el líder, que ganó con la ley del mínimo esfuerzo

E. V.
La defensa del Ciudad Real se empleó a fondo y no permitió demasiadas alegrías a los jugadores del Teka. / ROBERTO RUIZ/
La defensa del Ciudad Real se empleó a fondo y no permitió demasiadas alegrías a los jugadores del Teka. / ROBERTO RUIZ

El Teka Cantabria cayó derrotado ante el Ciudad Real por 20-31, en un partido que los manchegos dominaron desde el minuto 16 de la primera parte, y en el que terminaron imponiendo el mayor potencial de su plantilla. El conjunto santanderino mostró mucho entusiasmo, pero que se tuvo que rendir ante el líder de la Liga Asobal.

El partido comenzó con el Teka planteando una defensa 6-0 y haciendo un cambio defensa-ataque. Era Solis el que ocupaba la demarcación de central y cedía su puesto a Cmiljanic para tareas de contención. El equipo manchego planteo una 5-1 con variante a 3-2-1 y realizando un doble cambio defensa-ataque. Entraban en juego ofensivo Rutenka y Laen, mientras que en defensa jugaban los dos especialistas de los manchegos: Viran Morros y Dinart.

Los 15 primeros minutos fueron de tanteo. La iniciativa la llevó, en los cinco primeros minutos, el conjunto santanderino. El Teka llegó a tener un 4-2 a su favor, pero poco duró la alegría ya que Entrerríos, Stefanson y Rutenka, este por dos veces, consiguieron dar la vuelta al marcador y poner las bases de su victoria.

A los 16 minutos un gol de Solis situó el marcador con 7-8, pero en ese instante el conjunto de Dujshebaev comenzó a apretar más en su trabajo defensivo. A esto se unió que el meta Sterbik comenzó a despertar, y un parcial de 0-5 situaba en el marcador en un 7-13 a falta de 20 segundos para llegar al descanso. Una última acción de los santanderinos a cargo de Brajkovic, muy apagado en el partido de ayer, hizo posible un tanto más (8-13).

Más superioridad

En la segunda mitad se mantuvo la misma tónica que en los minutos finales del período inicial. Los manchegos dominaban y no tenían demasiados problemas para plantarse ante el meta local Kaffatos, que fue de los más destacados.

Durante los primeros quince minutos las diferencias oscilaron entre 5 y 6 goles. Pero mediada esta segunda mitad la balanza se inclinó del lado de los manchegos.

El ataque santanderino se atasco ante la defensa rival y las diferencias fueron aumentando hasta el término del encuentro.

Al final, victoria del Ciudad Real (20-31) en un partido en el que cada equipo se ajustó al guión que de inicio le correspondía.