Un hombre resulta herido de un disparo en Torrelavega

El estado de la víctima, que recibió un tiro en la cara, no reviste gravedad. El presunto agresor, vecino de Barreda, utilizó una pistola de pequeño calibre

GARCÍA LAHIDALGA |TORRELAVEGA
Una joven indica el lugar donde se produjo el suceso./ Sane/
Una joven indica el lugar donde se produjo el suceso./ Sane

Se desconoce el móvil

Aunque se desconoce la causa que pudo motivar el incidente, la Policía parece haber descartado un posible ajuste de cuentas por drogas u otro móvil relacionado con la delincuencia organizada. La posibilidad de algún problema de sentimental relacionado con sus parejas es una de las hipótesis que se barajan en la investigación.

De lo que no parece haber ninguna duda es de la identidad del presunto autor del disparo, ya que la víctima lo conocía, y que a la hora del cierre de esta información no había sido todavía localizado. J. A.J.C., de unos 40 años de edad, es conocido por la Policía por haber protagonizado algunas broncas, mientras que del herido no constan antecedentes.

Hubo varios testigos

El disparo, realizado con una pistola de pequeño calibre, se produjo en torno a las once de la noche de ayer a la altura del número 9 de la calle Berta Perogordo, en Torrelavega, cerca de la Comisaría de Policía y a poca distancia, también, de la zona de vinos. Personas que vieron lo ocurrido relataron a El DIARIO MONTAÑÉS que los dos hombres caminaban por la acera, uno detrás de otro, cuando, sin mediar palabra (la discusión debió de ser anterior), el agresor realizó un disparo a quemarropa estando la víctima de espalda. «Daba la impresión de que se lo temía porque caminaba como queriendo protegerse la cabeza; acto seguido, el agresor se dio la vuelta y se fue andando, con la misma tranquilidad con la que disparó», explicaron las mismas fuentes, mientras que el herido buscó auxilio. «Por favor, ayúdame, me han pegao un tiro», le dijo a la camarera del bar Amnexia, establecimiento al que entró L. C.U. tras cruzar unos 50 metros de un aparcamiento público entre las calles Berta Perogordo y Félix Apellániz. Asustada «porque le salía sangre de la cara a borbotones» la chica le aconsejó que fuera a Los Ángeles 24 horas, un servicio médico con sede en esa misma calle. Ayudado por dos jóvenes, así lo hizo, y tras ser asistido por un médico de Los Ángeles, fue trasladado al Hospital Valdecilla en una ambulancia del 061. No facilitó detalles del incidente que pudo costarle la vida, ni tampoco sobre la causa que lo motivó. Sólo le dijo a la Policía que avisaran a su esposa y a su abogado.

Recuperado el casquillo

Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía iniciaron la investigación una vez recabado el testimonio de varias personas que presenciaron los hechos, y tras reconocer el lugar donde se produjo el disparo, en el que recogieron el casquillo de la bala que hirió al vecino de Cartes. Un reguero de sangre por toda la zona dejó testimonio de lo sucedido, que se extendió rápido por la ciudad.