Contra el 'hombre del tiempo'

M. Á.

Las palabras del presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, pidiendo «rigor y cautela» a los meteorólogos y criticando los «errores» en las predicciones del pasado fin de semana, fueron apoyadas desde la Asociación de Empresarios de Hostelería.

Las tormentas, fuertes vientos y descenso de la cota de nieve que se anunciaba desde el viernes «nos ha hecho mucho daño», declaró ayer el presidente del colectivo, Emérito Astuy. Tanto es así que, asegura, numerosos asociados pretendían plantear algún tipo de protesta contra los pronosticadores de un mal tiempo que no fue tal hasta ayer, lunes, cuando «qué lástima, han acertado», decía Astuy.

Sus palabras coinciden con el caso del hotel Miramar, de Castro Urdiales. Dicen que «la televisión perjudica más que la lluvia». «Se notará. Y lo peor es que te dejan tirado y no llaman para avisar. Teníamos habitaciones reservadas desde el fin de semana y no han venido».

Ojo con esos otros clientes que no cancelan y, simplemente, no se presentan, los llamados 'no-shows', «estos sí que nos hacen daño», dijo Astuy. La mayoría viene a Cantabria por carretera y la lluvia puede hacer «que den la vuelta y cambien de destino».

Con el fin de semana «perdido» la Semana Santa se presenta relativamente optimista si se atiende a que el visitante de aquí es fiel: «En general, los hoteles y casas rurales de Cantabria han logrado un alto índice de fidelidad», añadió. Además, el que viene al Norte «no elige sol y playa, y menos en marzo». Eso sí, «algunos, si tenían previsto quedarse cuatro días, si el tiempo no mejora hoy o mañana se quedarán dos».

Turismo gastronómico

¿Alguien puede resistirse a un cocido montañés en un día de lluvia? Es uno de los muchos placeres a los que beneficia el mal tiempo. Y es la recomendación de la Asociación de Empresarios de Hostelería a todos los que estos días visitan Cantabria: «Ir a comer, sin duda, a deleitarse con la enorme oferta gastronómica de nuestros restaurantes». Una ruta gastronómica que abarca desde Castro Urdiales a Unquera y a todo el interior. Y, para visitar, hay lugares cuyo encanto crece en días grises, «toda la Cantabria interior es preciosa con este tiempo», recomendó el presidente de los hosteleros.

«Hay que ver el lado bueno al mal tiempo», concluyó Astu, no hay que olvidar que la ecuación 'Cantabria, verde, lluvia' es indivisible.