«Cayón ha dejado de ser un pueblo y se ha convertido en una miniciudad»

Accedió a la Alcaldía de Santa María de Cayón en 1999, con 30 años de edad, fruto de un acuerdo entre socialistas (2 ediles), regionalistas (2) e independientes (4), que dejó al PP en la oposición municipal (5). Sin embargo, Gastón Gómez abandonó su condición de independiente y, tanto en el año 2003 como en el 2007, logró la mayoría absoluta como número uno de la lista del PP.

ÍÑIGO FERNÁNDEZ
Gastón Gómez lleva nueve años al frente del Ayuntamiento de Santa María de Cayón. / ROBERTO RUIZ/
Gastón Gómez lleva nueve años al frente del Ayuntamiento de Santa María de Cayón. / ROBERTO RUIZ

Accedió a la Alcaldía de Santa María de Cayón en 1999, con 30 años de edad, fruto de un acuerdo entre socialistas (2 ediles), regionalistas (2) e independientes (4), que dejó al PP en la oposición municipal (5). Sin embargo, Gastón Gómez abandonó su condición de independiente y, tanto en el año 2003 como en el 2007, logró la mayoría absoluta como número uno de la lista del PP. Cumple pues nueve años al frente del Ayuntamiento de Santa María de Cayón, un municipio que «ha cambiado mucho» en esta etapa, según explica.

- Nueve años como alcalde y, en este momento, en el primer año de una nueva legislatura ¿Cuáles son sus retos inmediatos?

- El más importante es que los ciudadanos del Valle de Cayón tengan un bienestar alto. Esto engloba darles equipamentos deportivos, culturales, educativas, igualdad de oportunidades, puestos de trabajo... servicios, en definitiva. Que Cayón sea un lugar cómodo para vivir y que se sienta cómodo el ciudadano.

- ¿Ha cambiado mucho el municipio en estos años?

- Mucho. Cayón ha dejado de ser un pueblo y se ha convertido en una miniciudad. En estos años se han creado muchos y buenos servicios. Los servicios han ido creciendo en consonancia con el número de vecinos: se ha completado la red de agua en todos los pueblos del mun icipio; la piscina cubierta, con cafetería, sauna, gimnasio y dos piscinas; el campo de fútbol de hierba artificial; la bolera cubierta; una nueva biblioteca y la mejora de la ya existente; el programa Artesles; una nueva guardería; la ampliación del colegio y del instituto, así como un centro de Educación Infantil en Sarón; el programa de ayuda a domicilio, que en la actualidad atiende a 75 vecinos; se ha dotado al Juzgado de un nuevo edificio; el centro avanzado de comunicaciones; la extensión del gas ciudad por la mayoría de los pueblos del municipio; y se ha conseguido que el Gobierno de Cantabria acometa obras importantes como las carreteras Santa María-Esles, Esles-Lloreda y actualmente Santa María-Pomaluengo, con seis millones de euros de inversión.

- ¿Y qué les falta?

- Adolecemos de un centro cultural. Marcano vino en el 2003, lo prometió y a día de hoy no hay ni proyecto, ni cine, ni teatro, ni me recibe. Llevo cuatro o cinco años pidiéndole cita, y ni me recibe. Puedo demostrarlo. Estoy muy molesto con él, no porque no reciba a Gastón, sino porque no recibe al alcalde de Santa María de Cayón.

- Con el resto de los miembros del Gobierno ¿Cómo es la relación?

- Es fluida y buena, sobre todo con los consejeros del PSOE. Los consejeros del PSOE son menos sectarios que los del PRC.

- ¿Y con el presidente?

- Es que el presidente ha delegado todo en los consejeros y se dedica más bien a las relaciones públicas. Pero hay buena relación con el presidente.

- En su momento hizo público su interés por formar parte de la candidatura regional del PP. Sin embargo, no fue incluído en la lista.

- Sí. Así fue. Y quedé muy decepcionado por eso. Entendía que en la zona del Pas, Pisueña y Miera ni hay ni ha habido nadie que nos represente. Por eso creí que era interesante. Pienso que se equivocaron al no llevarme en la lista regional, pero sigo trabajando por y para el PP. Estoy para lo que el partido me pida, pese a que muchos piensen lo contrario.

- ¿Quizá más adelante?

- La ilusión nunca se pierde, pero no depende de mí. Depende de los dirigentes que están en este momento. De los dirigentes del PP, lógicamente.

- Se ha referido a la comarca Pas, Pisueña y Miera. ¿Cómo valora su situación?

- Lo que más valoro es que se están potenciando los programas europeos alternativos a la ganadería, como la plantación de arándanos, nogales, la apicultura, los viñedos... Se están recuperando actividades perdidas, que está demostrado que, con un buen proyecto, son rentables. La ganadería se la han cargado y todos estos programas europeos buscan dar alternativa a quienes viven del mundo agrario y ganadero. Entiendo que estos proyectos se están gestionando bien.

- ¿Por dónde pasa el futuro de la comarca?

- Uno de los proyectos importantes es el polígono industrial del Valle de Cayón. va a ser un éxito por su proximidad con la autovía. Santa María de Cayón está situado en un lugar estratégico y esa autovía va a ser el impulso definitivo a toda esta zona. De hecho, Nestlé ha solicitado ampliar en 60.000 metros cuadrados los 200.000 metros de que dispone. Este impulso industrial, junto con la diversificación del mundo rural y un poco de turismo, puede ser el futuro de la comarca.

- ¿Cómo va a ser ése polígono?

- El polígono tendrá 307.000 metros cuadrados, con un enlace desde la autovía. Estará ubicado en Argomilla de Cayón, al sur de la autovía.

- ¿Y cómo están los trámites?

- Se está trabajando con la Consejería de Industria del Gobierno de Cantabria.

- ¿Estará listo en esta misma legislatura?

- Sí.

- ¿La autovía será determinante en el desarrollo de la zona?

- Sí. De hecho, siempre fuimos partidarios de esta autovía frente al trazado Parbayón-Zurita, porque creemos que vertebra mejor la comunidad autónoma y permite el desarrollo no sólo de la bahía y la costa. también tenemos derecho los del interior. Además, en materia de comunicaciones ha habido dos logros muy importantes: hemos pasado de ocho autobuses de ida y ocho de vuelta con Santander, a 24 y 24. Hay un autobús cada media hora. Y otro autobús interurbano recorre todos los pueblos del municipio. Por cada pueblo pasa once veces diarias.

- ¿Eso explica el crecimiento que ha tenido el municipio?

- Estamos creciendo del orden de 500 habitantes al año, en los últimos cuatro años. Básicamente es gente joven que se casa y viene a vivir aquí desde Astillero, Maliaño o Santander, donde el precio de los pisos está un 40 ó un 50 por ciento más alto. Hay mucha gente joven y muchos niños. El futuro del Valle de Cayón está asegurado por el número de niños que tenemos. El problema es que los ayuntamientos no tenemos dinero y vamos a pasarlo muy mal a corto plazo si queremos dar los mismos servicios, porque no hay licencias de obras y el Gobierno no transfiere dinero. La situación será insostenible en un corto espacio de tiempo, aunque la culpa la tenemos los alcaldes, porque no hay unión entre nosotros.