El albergue y el descanso de los peregrinos

L. MENA|

Los peregrinos que llegan a Santillana pueden descansar en el albergue Jesús Otero, un lugar pensado y contemplado para hacer lo más agradable posible la estancia a un máximo de 16 personas. Esta edificación se encuentra ubicada en un enclave más que privilegiado, dentro del entorno del Museo Jesús Otero y en la misma plaza de la Colegiata de Santa Juliana.

El precio en metálico, ya que no se admiten pagos con tarjeta, de este rinconcito para descansar un día es de 6 euros para peregrinos con credencial, estudiantes con carnet joven y mayores de 65 años; y de 12 euros para el resto de las personas. La estancia máxima permitida es de sólo un día ya que este albergue está concebido como un alojamiento eventual de paso, en el transcurso del camino a Santiago o a Liébana, ya que una de las etapas de la ruta peregrina atraviesa Santillana del Mar.

Para llegar al albergue, los peregrinos deben buscar la calle de La Fontanilla, que desemboca frente al ábside de la Colegiata de Santa Juliana y una vez ahí girar a la izquierda hacia la plaza del Abad Francisco Navarro, donde está el Museo Jesús Otero y al fondo de su jardín se yergue el albergue municipal, que fue inaugurado el pasado mes de marzo.