Pedro Ruiz: «La situación del Cantabria es inviable»

El presidente y su junta directiva dimiten y se abre el proceso electoral. El club no descarta ejercer acciones legales contra la Federación y Asobal

E. V.
Los socios no acudieron en el número esperado a la llamada de la directiva. / ROBERTO RUIZ/
Los socios no acudieron en el número esperado a la llamada de la directiva. / ROBERTO RUIZ

«La situación del Balonmano Cantabria es inviable». Así lo dijo ayer el presidente de la entidad, Pedro Ruiz, ante los únicamente 43 socios que se dieron cita en una asamblea extraordinaria clave para el futuro del club santanderino. La reunión respondió a lo esperado. Dimisión de la actual junta directiva y apertura del proceso electoral con el objetivo de encontrar a alguien que se quiera hacer cargo de un club que, si nadie lo remedia, camina hacia su desaparición. Entre las posibles candidaturas no estará la de Pedro Ruiz, tal y como él mismo anunció.

La asamblea sirvió para conocer otros datos, como la posibilidad de ejercer acciones legales contra la Federación Española y la Asobal por las exigencias planteadas para poder competir en la máxima categoría. Una posición que, según la directiva dimisionaria, fue «injusta» y clave para explicar la situación actual.

En la reunión y tras meses de silencio, Pedro Ruiz explicó los detalles -prácticamente ya conocidos por todos- de las gestiones realizadas ante la Federación y Asobal.

«Presentamos -relató- la documentación normal en Asobal, con los avales de 70.000 euros y un presupuesto equilibrado con los contratos de patrocinio de varias empresas que servían como respaldo al presupuesto. Entendieron que no estaba equilibrado el capitulo de ingresos con el de gastos para pagar a los jugadores y por ello nos pidieron la modificación». Según Ruiz «lo hicimos como otros clubes, es decir bajando el montante de los gastos de los jugadores y no les sirvió, ya que entendían que entonces tendríamos un equipo muy malo. Presentamos nueva documentación y la Comisión de Seguimiento consideró que no era válida y nos pidió un aval de 175.000 euros como garantía para pagar a los jugadores».

El presidente explicó que se intentó cambiar la postura de la mencionada comisión, pero ésta no hizo caso y se mantuvo en su postura inicial. «Tratamos de explicar que sí habíamos depositado un aval de 70.000 euros y que depositar uno de 175.000 euros significaba crearnos una situación insostenible. Para hacer estos avales -insistió el presidente del club- nuestra garantía eran los convenios con las instituciones, por lo que nos dejaban sin liquidez. No nos hicieron caso, el Comité de Competición de la Federación Española nos descendió y nos dio un plazo de 48 horas para presentarnos en División de Honor B».

Situación límite

Para el presidente, el club quedó en una situación límite, ya que en la nueva categoría lo ingresos se reducen notablemente. «Estudiamos la posibilidad de entrar en la División de Honor B, incluso algunos socios quisieron adelantar el dinero para pagar los 5.500 euros de derechos de participación y fianza, pero no era la solución necesaria. En la nueva categoría los convenios con las instituciones tienen un nuevo valor, es decir ya no se recibirían los 600.000 euros. A esto hay que unir que los patrocinadores no aportan lo mismo en la segunda categoría en un deporte que cuesta mucho venderlo. Por ello se decidió no perder más dinero y no coger la plaza en División de Honor B».

El presidente explicó que en el mes junio ya habían anunciado la intención de comenzar un proceso electoral, motivo por lo hacen ahora. Al mismo tiempo tuvo palabras de agradecimiento para las instituciones y para las empresas que han colaborado con ellos en esto cuatro años, temporadas que consideró «para olvidar».

Pedro Ruiz dejó patente su intención de ayudar a todo aquel que se presente como candidato. «Siempre que he podido he ido al club a ofrecer mi ayuda en la medida de mis posibilidades, y sigo diciendo lo mismo a la nueva junta directa. Contarán con mi apoyo».

Ruegos y preguntas

Después de está intervención y de la aprobación del calendario electoral se entró en el capítulo de ruegos y preguntas que fue el que más tiempo llevó.

La intención de llevar a los tribunales a la Federación Española, a la Comisión de Seguimiento y a la propia Asobal -a la que se considera una competición ilegal- fue una de las peticiones realizadas por varios socios, que acusaron al actual presidente de la Española, López Ricondo, de no haber sido una persona justa con el trato dado al Balonmano Cantabria.

También hubo acusaciones para las anteriores juntas directivas, salvo para la presidida por Tomás Franco, ya que un miembro de la misma recordó que cuando abandonaron el club el débito quedó a cero gracias a la mediación del entonces alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro.

La situación de los profesionales del club es uno de los aspectos que más preocupan ahora. Según Pedro Ruiz se va a tratar de buscar la mejor salida a la complicada situación. «Vamos a tratar de minimizar de la mejor manera los muchos daños que se han ocasionado», dijo. «Se está trabajando para ello y tenemos en cuenta la situación de todos».

Respecto a las subvenciones de este año del Ayuntamiento de Santander y del Gobierno regional la junta directiva reconoció que se habían cobrado y que habían sido embargadas. «La petición de nuevos avales nos dejaba sin posibilidad de liquidez para la temporada»

Fotos

Vídeos